EL ENGAÑO DELONGE 2ª PARTE

En la primera parte de este artículo, he argumentado que el ex cantante pop-punk convertido en icono de la Revelación-Ovni, Tom DeLonge, es utilizado como un conducto involuntario de desinformación y suave propaganda en apoyo del estado de seguridad nacional de EE.UU. Sugerí que la comunidad OVNI está siendo explotada en este contexto como un campo de pruebas fértil para monitorear cómo la desinformación moldea la creencia en una subcultura controlable y que la agenda puede relacionarse con la guerra psicológica, el potencial de militarizar la creencia en el país y en el extranjero.

Antes de continuar, vale la pena recapitular los temas y mensajes dominantes de la emergente narrativa de seguridad nacional de DeLonge, tal y como se expresa en su primer libro y en sus múltiples entrevistas para medios impresos y audiovisuales:

El fenómeno OVNI es real.
Las tecnologías exóticas están involucradas.
Mientras que las inteligencias no-humanas juegan un papel en la larga historia de los OVNIs, el fenómeno moderno es más el resultado de los programas de investigación y desarrollo humanos más secretos.
Estas tecnologías han sido ocultadas al público por razones legítimas de seguridad nacional. Muchas naciones se han dedicado desde hace tiempo a una secreta Guerra Fría por el acceso y el control de las tecnologías OVNI. Naturalmente, todo esto tiene implicaciones de largo alcance para la seguridad global.

DeLonge también ha insinuado sistemáticamente una influencia “no humana” detrás del enigma OVNI, pero hasta ahora se ha negado a especificar la naturaleza y el origen de esta influencia como le han descrito sus misteriosos “asesores”. DeLonge ha prometido que su narrativa transmedia continuará desarrollándose durante los próximos años, y, al hacerlo, “revelará” más de este intrigante hilo argumental. Sin embargo, podemos estar seguros de que todo lo que DeLonge ‘revele’ será totalmente inverificable para nuestro fin. Simplemente tendremos que tomar su palabra –para todo ello– tal como él a primera vista ha tomado la palabra de individuos y agencias que se especializan en el arte del engaño.

Escucha atentamente … ese timbre, ¿lo oyes? Ese es tu sentido común sonando la alarma. No lo ignores.

Si todavía no has leído la primera parte, te recomendamos que lo hagas ahora antes de ahondar más profundamente conmigo en el engaño DeLonge. Aquí, en la segunda parte, me concentraré menos en DeLonge y más en la historia documentada de los esfuerzos de desinformación de OVNIs. Es una cronología del engaño que se remonta a unas cuatro décadas. Debemos tratar de comprender la historia de DeLonge dentro de este marco histórico. Esto no será ni corto ni dulce, pero es necesario, y te animo a leer cada palabra.

Volveremos a Tom DeLonge al final de este artículo. Por ahora, si estás inclinado a seguir leyendo, ponte cómodo y prepárate para una historia digna del más paranoico de los thrillers de conspiración de Hollywood.

Espías, mentiras y gestión de la percepción

Los esfuerzos formales del gobierno de Estados Unidos para manejar la percepción pública de los OVNIs se remontan a principios de la década de 1950, cuando el Panel Robertson patrocinado por la CIA instigó una campaña de “desacreditación” a los OVNIs empleando el talento de psiquiatras, astrónomos y celebridades. En sus primeros años, las estructuras oficiales de poder parecían seguir las recomendaciones del Panel Robertson al pie de la letra, utilizando medios de comunicación tanto fácticos como de entretenimiento para “desmitificar y desacreditar” los OVNIs cada vez que se presentaba la oportunidad.

Un memorándum de la CIA desclasificado de principios de 1952 escrito por Walter B. Smith, Director de la CIA, dirigido a Raymond Allen, Director de la Junta de Estrategia Psicológica. En parte, dice: “… objetos voladores no identificados parecen tener implicaciones para la guerra psicológica, así como para la inteligencia y las operaciones … Sugiero que discutamos en una reunión temprana la posible utilización ofensiva o defensiva de estos fenómenos con fines de guerra psicológica”.

Mi opinión es que la propia CIA llegó a considerar sus tempranas tácticas de desprestigio como toscas, ilógicas e insostenibles. La Agencia pronto habría reconocido la futilidad de intentar refutar la existencia de un fenómeno que persistía en manifestarse públicamente a escala global. Sin embargo, fue posible manejar cómo el público percibiría el fenómeno. Más importante aún, era posible manejar cómo el público percibía la relación histórica del oficialismo con el fenómeno. A medida que pasaba el tiempo, el aparato de seguridad nacional de EE.UU. se alejó de la desacreditación absoluta de los OVNIs y en su lugar trató de abrazar y explotar lo que se estaba convirtiendo rápidamente en un sistema de creencias de la Nueva Era. A partir de la década de 1970, las agencias del estado hicieron esfuerzos concertados para manejar las percepciones populares de los OVNIs a niveles subcultural y pop-cultural en forma de “fugas” desinformativas a través de la comunidad OVNI, o a través de las narraciones de los productos de Hollywood. Los objetivos eran variados, pero la contrainteligencia y la guerra psicológica parecían ser factores de motivación clave. El efecto de estas operaciones encubiertas fue sembrar una densa narrativa conspirativa en el tejido de la moderna subcultura OVNI. Fue (y es) una interesada historia que estimulaba una desconfianza popular en las instituciones gubernamentales, mientras que simultánea -y paradójicamente- anima a los teóricos de la conspiración a mirar a esas mismas instituciones para la Verdad definitiva.

Ilustraciones de Jim Nichols

Por el bien del tiempo y el espacio, aquí saltaré tanto la gestión de la percepción OVNI y los esfuerzos de guerra psicológica de los años setenta. Puedo saltarlos porque han sido documentados a fondo en otro lugar. Si no estás familiarizado con los casos de Robert Emenegger y Paul Bennewitz, te animo encarecidamente a leer sobre ellos. Estos fueron los primeros intentos por parte de los agentes de inteligencia militar estadounidense de sembrar y empujar creencias particulares dentro de la comunidad OVNI.

Comienza el juego

Para los propósitos de este artículo, nuestra historia comienza en 1980, cuando los agentes de inteligencia fueron a toda velocidad con una ambiciosa y enormemente exitosa campaña de desinformación de OVNIs. Comenzó con el investigador William Moore, coautor de El Incidente Roswell, que había sido publicado a principios de ese año. Moore comprendió que estaba siendo utilizado por la inteligencia estadounidense, se lo habían dicho así de explícitamente aquellos que le utilizaban. Sin embargo Moore estaba bien con esto, ya que había hecho un trato secreto con ellos.

El contacto original de inteligencia de Moore era un enigmático individuo al que no se le dio nombre durante muchos años. Finalmente el autor Greg Bishop reveló que había sido Harry Rositzke (ya fallecido ), un ex oficial de alto rango de la CIA sacado del retiro. Moore se refirió a Rositzke públicamente sólo como “Halcón”. En su libro Project Beta, Greg Bishop describe cómo Halcón (Rositzke) le dijo a Moore que “representaba a un grupo de agentes de inteligencia en el gobierno de Estados Unidos que estaban cansados del secretismo que rodeaba al tema OVNI y estaban ansiosos por divulgar información más precisa al público. Ellos querían hacer esto a través de un investigador de renombre.” Moore, al parecer, era su hombre. O uno de ellos, al menos.

Director de espionaje de la CIA, Harry Rositzke , un hombre de gran prestigio e influencia en la CIA. Murió en 2002, de 91 años.

Sin embargo, había una trampa. “Para llegar a la información OVNI, tendría que estar de acuerdo en dar algo a cambio al gobierno.” Este “algo” era  ayudar a los agentes de inteligencia a plantear ideas particulares a la comunidad OVNI, mezclar la verdad con la ficción y monitorear e informar sobre cómo se estaba recibiendo, interpretando y difundiendo esta información. “Moore era un recurso, y nada más”, escribe Bishop. “Era sólo otra pieza del juego en el tablero de Halcón.”

Entra Richard Doty

En octubre de 1980, Halcón presentó a Moore a Richard Doty, un Agente Especial de la Oficina de Investigaciones Especiales de la Fuerza Aérea en la Base Aérea de Kirtland en Nuevo México. Doty se convertiría en el principal contacto de inteligencia de Moore. En otras palabras, Doty se convirtió en el controlador de Moore. Pero Doty era manejado por Halcón (Rositzke), quien estaba actuando bajo la autoridad de la CIA, o elementos dentro de ella.

Se pondría aún más complicado, como Greg Bishop observa:

En unos pocos años, Moore y sus colegas empezarían a asignar nombres de código a su creciente círculo de contactos para que pudieran hablar libremente sobre los progresos sin miedo a la identificación si fueran escuchados. A todos se les dieron  nombres de aves, y se les llamó colectivamente el “Aviario”.”

Moore acabaría por confesar de manera espectacular su papel como un activo de inteligencia en la conferencia MUFON anual en 1989. En lugar de ofrecer su prevista charla OVNI, describió cómo había hecho un trato con la comunidad de inteligencia, pero que había estado “jugando el juego de la desinformación y ensuciándose las manos lo suficientemente como para llevar a aquellos que dirigían el proceso a creer que estaba haciendo exactamente lo que querían que hiciera. Todo el tiempo continuaría abriéndose camino en la matriz de defensa e inteligencia para saber quién lo estaba dirigiendo y por qué.

La comunidad OVNI estaba indignada ante la confesión de Moore, y Moore sabía que era mejor no quedarse. Dejó el escenario rápidamente esa noche, y el campo ovnilógico también. Otros investigadores tenían poca inclinación para recoger las piezas, y la campaña de desinformación estaba lejos de haber terminado.

Richard Doty aparece en el documental de 2013, Mirage Men , dirigido por John Lundberg y basado en el libro de 2010 de Mark Pilkington.

En 1983, tres años después de su primera reunión con William Moore, Richard Doty invitó a la investigadora Linda Moulton Howe a la base de la Fuerza Aérea de Kirtland, donde le mostró lo que decía eran documentos secretos referentes a los accidentes/recuperaciones ovni y visitas de antiguos alienígenas. Los documentos sugerían que los extraterrestres de Zeta Reticuli eran los creadores de nuestra especie. Doty insinuó a Howe que los poderes ahora estaban listos para divulgar algo de esta información al público en general, y que ella debía desempeñar un papel en el proceso de aclimatación.

Pocos meses antes de la visita de Howe a Doty, el abogado de Nueva York Peter Gersten, el asesor legal de Citizen’s Against UFO Secrecy (CAUS)[Ciudadanos Contra el Secreto Ovni], también había recibido información “interna” de Doty. Howe resumió más adelante esta reunión:

Doty afirmó que el gobierno y los ETs tienen un acuerdo. Los extraterrestres podrían realizar mutilaciones animales y secuestros humanos a cambio de enseñar a expertos estadounidenses sobre tecnologías avanzadas alienígenas.”

MJ-12

Al año siguiente, en diciembre de 1984, el socio de investigación de William Moore, -el productor de Hollywood Jamie Shandera-, recibió un rollo de película sin revelar que, cuando se procesó, mostró fotos de documentos que discutían un supuesto choque de un platillo cerca de Roswell, Nuevo México, en 1947. Los documentos describían cómo la colisión del platillo llevó al establecimiento de ‘Majestic 12‘ o ‘MJ-12’, un grupo de doce científicos y militares de primera línea encargados por el presidente de dirigir secretamente el asunto de los OVNIs y comprender la verdadera naturaleza y propósito del fenómeno, especialmente las tecnologías avanzadas involucradas.

En los años siguientes, otros documentos MJ-12 fueron “descubiertos” silenciosamente. El contenido de los nuevos documentos apoyaba el de los originales, convenciendo a Shandera y Moore de que el MJ-12 era el verdadero acuerdo y que elementos dentro del gobierno de Estados Unidos habían estado involucrados en la investigación y desarrollo de tecnologías alienígenas que se remontaban a finales de la década de los 40 e incluso habían establecido tratados con los ocupantes de los OVNIs. Los hombres se sentaron ante los documentos MJ-12 durante tres años antes de que Moore los compartiera con la comunidad OVNI en junio de 1987. Lo hizo siguiendo el consejo de Halcón (Rositzke).

Los documentos MJ-12 han sido sometidos a un extenso examen forense y se ha demostrado convincentemente que son fraudulentos. Sin embargo, se está de acuerdo en que quienquiera que los creó se tomó muchas molestias para hacerlo. En resumen, los documentos, de forma realista, sólo podían ser producto de una laboriosa operación de contrainteligencia. Esto no ha impedido que la mayoría de los investigadores ovni acepten, en esencia, la historia del MJ-12. Como señaló George P. Hansen en su libro The Trickster and the Paranormal (El Tramposo y lo Paranormal), a partir de los años 80:

MJ-12, o un grupo similar de cualquier otro nombre, se convirtió en una pieza central de la teórica de los ovnílogos. Estableció un paradigma principal para muchos investigadores. Recopilaron fragmentos de evidencias e intentaron integrarlos en este marco.”

Era un marco construido alrededor de Roswell y la tentadora noción de que los círculos oficiales tenían una comprensión íntima y un firme control de la cuestión de los ovnis.

OVNIS en directo

Esta historia central emergente fue enriquecida y popularizada el 14 de octubre de 1988, con la emisión de UFO Cover-up ?: Live! (¿Encubrimento Ovni? En Directo), un programa televisado nacional de dos horas de duración que examinaba la historia y el secreto de los ovnis. Presentado por el actor Mike Farrell, el espectáculo fue catalogado como la exposición definitiva del encubrimiento OVNI. Robert Friend y el ex portavoz del Pentágono, el Coronel William Coleman, así como el cineasta Robert Emenegger y el oficial de seguridad de la Base de la Fuerza Aérea Holloman, Paul Shartle (quien afirmó haber visto unas prometidas imágenes de aterrizajes alienígenas pero nunca entregadas a Emenegger en los años setenta). También se entrevistó a varios testigos OVNIS de alto perfil.

Las estrellas del espectáculo fueron William Moore y Jamie Shandera, quienes presentaron al mundo a sus informantes aviarios, Halcón y Cóndor, que aparecieron en el espectáculo siluteados y con sus voces distorsionadas electrónicamente. Como si las cosas no fueran ya lo suficientemente misteriosas, el silenciado ‘Halcón’ no era el verdadero Halcón, sino Richard Doty, que estaba al lado de su jefe, Harry Rositzke. Más tarde se supo que Rositzke estaba sentado en el auditorio del estudio todo el tiempo, observando silenciosamente  el asunto. Más adelante se relevaría que “Cóndor” era el antiguo capitán Robert Collins de la USAF, que, como Doty, también había estado estacionado en la base de la fuerza aérea de Kirtland.

Entre ellos, Moore, Shandera, ‘Halcón’ (Doty) y Condor discutieron sobre MJ-12, recuperaciones de accidentes de ovnis (incluyendo Roswell) y la relación entre el gobierno de EE.UU. y dos entidades biológicas extraterrestres, EBE-1 Y EBE-2, así como la biología y cultura alienígena (incluyendo la pasión de los EBEs por el helado de fresa y la antigua música tibetana). En el debut pop-cultural de Blink, el Area 51 también fue mencionada fugazmente en un texto. Esto no fue un accidente, ya que el año siguiente el Área 51 serviría como el foco del siguiente capítulo de la narrativa ovni, finamente adaptada por los guardianes secretos.

UFO Cover-Up ?: Live! sirvió para cristalizar y sintetizar todos los elementos de la emergente “historia central” OVNI que había sido sembrada hasta ese momento en la comunidad OVNI por agentes del gobierno.

El espectáculo fue producido por Michael B. Seligman, que durante años había sido un organizador clave de ceremonias de los premios de la Academia. Fue y es un hombre de considerable influencia en Hollywood. También participó como productor Tracy Tormé, guionista de Fire in the Sky e Intruders. En una entrevista de 2014, Tormé me explicó su participación en el programa y los extraños acontecimientos que se desarrollaron durante su desarrollo y producción.

La historia interna

“Al principio hubo algunas esperanzas muy altas para este proyecto”, me dijo Tormé. “Serían dos horas de duración, iba a ser en vivo, no iban a reparar en gastos…. querían exponer el encubrimiento de los ovnis y demás, y todo se puso en marcha muy bien”.

Las cosas comenzaron a ponerse extrañas cuando el enigmático William Moore se obligó a sí mismo a implicarse en el proyecto. En ese momento, Moore todavía tenía que confesar su extenso papel de “agente” controlado por la comunidad de inteligencia de los EEUU. Esa confesión vendría al año siguiente. “Bill Moore quería involucrarse en el proyecto porque había oído todo sobre él”, recordó Tormé. “Así que entró y fue muy de intriga y misterio. Insistió en reunirse con los productores a puerta cerrada, y no podían contar a ninguno de nosotros lo que habían discutido.” En poco tiempo, Moore llevó a los productores a una isla en medio de los Grandes Lagos donde les presentó a sus Informantes, ‘Halcón’ (Doty, no Rositzke) y ‘Cóndor’ (Robert Collins).

“Después de esta reunión que tuvo lugar en un barco en medio de uno de los grandes lagos, Michael Seligman regresó y estaba asustado de su propia sombra”, continuó Tormé. “Quiero decir, fue simplemente increíble ver el cambio en él. Estaba muy, muy tenso de repente. Estaba muy, muy nervioso. Estaba paranoico. Él nos decía  constantemente que bajáramos la voz cuando hablábamos en las oficinas. Obviamente estaba preocupado de que alguien nos estuviera escuchando.

Tracy Tormé

Después de escuchar los cuentos de MJ-12 y quién sabe qué más de Halcón y Cóndor, Seligman mostró signos de venirse abajo. “Simplemente perdió completamente los papeles”, dijo Tormé, “comenzó a tomar muchas decisiones realmente irracionales. Estábamos haciendo un programa en vivo, pero Michael insistió en que cada persona que apareciera en la cámara durante las dos horas tenía que leer los letreros de referencia. Su razonamiento era que no quería que nadie dijera nada que no esperaba. Quería saber lo que iban a decir. Así que lo que acabó ocurriendo fue que cada entrevista tuvo una estúpida apariencia artificial y acartonada”.

Le pregunté a Tormé si sentía que el programa de televisión había sido usado y secuestrado para el propósito de desinformación OVNI. “En esa época había personas que estaban intencionalmente diseminando desinformación a un selecto grupo de investigadores, entre ellos Bill Moore, Jamie Shandera o Linda Moulton Howe”, reconoció Tormé. “Falsa información estaba siendo canalizada a estas personas. Obviamente Richard Doty fue uno de los desinformandores, y también estuvo involucrado en UFO Cover-Up ?: Live! Así que hay una cierta verdad en los rumores de la conspiración. Podrían haber existido esfuerzos externos para ejercer algún control sobre el proyecto a través de Mike Seligman, al que le temblaban las piernas por ello, y tan asustado por lo que se le había dicho, que estábamos sin timón. No teníamos a nadie a cargo de este proyecto “.

Cuando le pregunté qué podría haber causado una reacción tan extrema de Seligman, Tormé especuló:

Probablemente le dijeron algo que parecía muy ominoso, como si nos dirigiéramos hacia una invasión alienígena, o algo así. Y él se tragó la historia de cabo a rabo.

Tom DeLonge cree que está recibiendo la verdad, toda la verdad y nada más que la verdad de sus misteriosos “asesores”.

Lo que nos trae, aunque brevemente por ahora, de vuelta a Tom DeLonge, al que parece que sus propios contactos oficiales le han contado una historia sorprendentemente similar. Es lo de siempre: los OVNIs representan una amenaza sin precedentes para la seguridad nacional y el secreto histórico se justifica por estos motivos, -los “malos” no lo son tanto después de todo. La historia también transmite un mensaje sutil pero potencialmente preocupante a las potencias enemigas observadoras: “Tenemos la tecnología de Star Trek, ¡no te metas con nosotros!” ¿Qué mejor manera de asustar a los potenciales agresores que de hacerles sospechar que estás en posesión de tecnologías extraterrestres super avanzadas?

Vale la pena señalar que UFO Cover-Up ? realizó entrevistas en pantalla a varios  científicos soviéticos desde Moscú. Al principio de la serie, el anfitrión Mike Farrell subraya la importancia de esta participación soviética, describiéndola como “la primera glasnost OVNI en la historia de la televisión”. Más tarde en el programa, Farrell, aún leyendo desde su apuntador electrónico, le dice a uno de los soviéticos, “gracias por abrir un nuevo canal de comunicación entre los Estados Unidos y la URSS”. No olvidemos que el programa fue transmitido en 1988 durante las duras heladas de la Guerra Fría. En un arreglo extremadamente inusual, el programa, cuyo eje fundamental era traer la historia central ovni a una audiencia masiva, fue transmitido en vivo simultáneamente en América y la Unión Soviética.

Aparte de la posible meta de jugar con la mente del enemigo, el engaño DeLonge es quizás más sensatamente visto como el último ejemplo del aparato de inteligencia plantando ideas particulares en una subcultura cercana, sembrando la verdad con la ficción y supervisando cómo esta información está siendo recibida, interpretada y difundida. Nos lleva otra vez de regreso a ‘Halcón’. Los nombres y los rostros pueden cambiar, pero el juego sigue igual.

Citando a George P. Hansen:

Cualquier análisis legítimo que intente explicar la creencia en OVNIs debe reconocer que la subcultura OVNI está inundada de desinformación difundida por el personal del gobierno, y que esto ha jugado un papel enorme en la formación de la subcultura. Prácticamente todos los investigadores OVNI que hacen presentaciones públicas regulares son de vez en cuando abordados por personas que afirman haber visto materiales o documentos durante el servicio militar que confirmaron que el gobierno tiene proyectos OVNI … Estos informantes de bajo perfil son una fuente importante de creencias OVNI sostenidas por millones de personas. Su información circula discretamente por toda la cultura…”

Este es el caso. Pero el siguiente “informante” estaba lejos de ser de bajo perfil. Debería gritar desde los tejados, y su testimonio se convertiría en un pilar central de la moderna teoría de la conspiración OVNI….

En la tercera parte, seguiremos la campaña de desinformación a medida que evolucionó a lo largo de los años noventa y en el nuevo milenio en los testimonios de nuevos ‘denunciantes’ y ‘filtraciones’ y veremos cómo el aparato de defensa estadounidense explotó su antigua relación con Hollywood para amplificar a nivel  de la cultura-pop su propia e interesada narrativa ovni cuidadosamente elaborada. Todo conduce lenta pero inevitablemente a cierto cantante punky ojiplático.

Continuará…

ROBBIE GRAHAM                           MYSTERIOUS UNIVERSE

LOS ASESINOS DE LA FLOR DE LUNA: LAS MUERTES DE LOS OSAGE

Miembros de la nación osage en Washington durante una visita al Capitolio en 1925 para exponer las condiciones de las naciones indígenas en Oklahoma.

Los asesinatos de la nación osage: la conspiración para matar indios millonarios que llevó a Estados Unidos a la creación del FBI

A principios del siglo XX, los miembros de la nación indígena estadounidense de los osage se convirtieron en las personas más ricas de la Tierra. Pero uno tras otro comenzaron a aparecer asesinados.

Estas misteriosas muertes se convirtieron en uno de los primeros casos que investigó la Oficina Federal de Investigaciones (FBI).

La historia es el tema de un nuevo libro llamado Killers of the Flower Moon: the Osage Murders and the Birth of the FBI (“Los Asesinos de la flor de la Luna: las muertes de los osage y el nacimiento del FBI”), de David Grann.

“La nación osage, igual que muchos otros pueblos indígenas de Estados Unidos, fueron expulsados de su tierra hacia una parte del noreste de Oklahoma”, le cuenta David Grann a la BBC.

“Se pensaba que esa tierra no tenía ningún valor. Era rocosa e infértil. Pero entonces bajo su reserva descubrieron unos de los depósitos de petróleo más grandes del país”, señala el autor.

“Y los osage se convirtieron en la gente más rica del mundo”.

Tal como cuenta Grann, los osage rompieron entonces con todos los estereotipos que se tenían de las naciones indígenas.

Los periódicos de la época hablan de la exorbitante riqueza de quienes llamaban “los millonarios rojos”, que vivían en mansiones, vestían con pieles y joyas costosas y empleaban a sirvientes blancos.

Algunos pensaban que los indígenas, que eran considerados “primitivos” y “salvajes”, no debían tener todo ese dinero y poder.

Y pronto los osage empezaron a desaparecer misteriosamente o a morir asesinados, uno tras otro.

A principios de los 1920 los osage se convirtieron en millonarios cuando se encontraron enormes depósitos de petróleo en su reserva en el noreste de Oklahoma.

Para los primeros años de 1920, decenas de osage habían sido encontrados asesinatos.

“Una mujer extraordinaria”

En su libro, David Grann, investigó a una familia particular.

“Seguí el caso de una mujer extraordinaria, llamada Mollie Burkhart, quien nació en territorio indígena en Oklahoma y hablaba el idioma osage”, explica el autor.

“En un período de unos 30 años, la mujer se mudó a vivir a una mansión, se casó con un blanco y empezó a hablar inglés. Y su familia se volvió el principal objetivo de una conspiración para matarlos”.

Mollie tenía tres hermanas y una tras otra, fueron asesinadas. Una fue envenenada, otra murió a tiros y la tercera falleció en una enorme explosión.

“Alguien colocó una bomba bajo su casa y la explosión mató a la hermana de Mollie, a su cuñado y a un sirviente blanco que vivía en la casa con ellos”, dice David Grann.

Durante su investigación, Grann encontró fue que estos hechos no habían podido ocurrir sin la colaboración de las autoridades o al menos sin que estas “hicieran la vista gorda”.

David Grann basó su libro en la historia de Mollie Burkhart, cuya familia se volvió el objetivo principal de una conspiración para matarlos por su dinero.

Se había establecido toda una organización que conspiraba para obtener millones de dólares robándose el dinero de los osage y asesinándolos.

“Se trataba de una conspiración en la que participaron médicos ayudando a envenenar a los osage, empleados de funerarias que cubrían los asesinatos, periodistas que se rehusaron a escribir sobre las muertes, agentes de la ley y orden que fueron directamente cómplices en las muertes o indiferentes a ellas porque se trataba de indígenas y al sistema no le importaba” asegura el autor.

Pero entonces entró a la escena un joven llamado J. Edgar Hoover, quien dirigía una oficina que Grann describe como una “rama oscura” del Departamento de Justicia llamada Buró de Investigaciones.

Y los asesinatos de los osage se convirtieron en el primer caso que conducía Hoover y la primera investigación importante de asesinato de lo que pronto se llamaría FBI.

“Inicialmente, el FBI enredó las cosas”, asegura Grann. “Había un bandido llamado Blackie que acababa de ser liberado de prisión y los investigadores pensaban que lo estaban usando como informante”.

Y agrega: “Pero a Blackie lo perdieron de vista, robó un banco y mató a un policía”.

“Uno de los sujetos más diabólicos”

Hoover, temiendo un escándalo, entregó el caso a otro investigador, un guardia forestal de Texas llamado Tom White.

“Éste era el inicio de la carrera de Hoover y, aunque parezca difícil creerlo, se sentía inseguro en su trabajo”, explica el autor.

“Así que para evitar el escándalo entregó el caso a Tom White, quien organizó un equipo encubierto que incluía al que quizás era el único indígena en el buró”.

Los asesinatos de los osage fue el primer caso que investigó J. Edgar Hoover, quien entonces estaba a cargo de una oficina del Departamento de Justicia llamada Buró de Investigaciones.

Los agentes entonces se infiltraron en la región y utilizando sus más modernas técnicas de detección comenzaron a exponer una de las mayores conspiraciones de la historia de Estados Unidos.

En la investigación descubrieron a un hombre que Grann llama: “Uno de los sujetos más malos y diabólicos que he conocido en todos mis años de reportero”.

Era William Hale, quien se había trasladado al territorio osage a principios del siglo XX.

“Había llegado como un hombre que no tenía pasado: nadie sabía de dónde venía, estaba vestido con harapos, viajaba a caballo y no tenía dinero“.

“Pero poco a poco se fue volviendo cada vez más poderoso, acumulando tierras y ganado, y pronto llegó a controlar todo el territorio hasta llegar a ser conocido como ‘el rey de las colinas de osage'”, afirma David Grann.

“Controlaba a todos en la comunidad”

“Era un hombre con una faceta benévola, que parecía un maestro de escuela y que hacía que todos confiaran en él. Se le veía como un verdadero amigo de los osage”.

Eventualmente Hale, junto con varios otros individuos, fue encontrado culpable de los asesinatos de los osage.

Se descubrió que Hale había engañado, intimidado, mentido y robado a los osage. Y con su creciente avaricia, también los había asesinado.

La investigación del asesinato de los osage fue el primer caso del entonces llamado Buró de Investigaciones del departamento de Justicia.

Hale fue declarado culpable de asesinato junto con otros varios individuos. Fue condenado y enviado a la cárcel. Pero al final fue perdonado.

Según David Grann, muchos pensaron entonces que el perdón “fue un favor que le hicieron sus amigos en la política“.

“Se decía que Hale controlaba a todos en la comunidad, desde el alguacil local, hasta los alcaldes y la oficina del gobernador”, explica.

“Así, aunque se encontró a varias personas culpables de los asesinatos de los osage, la mayoría fueron dejados en libertad”.

Al final, afirma el autor, la investigación reveló una serie de secretos y giros siniestros. Pero sobre todo, dejó al descubierto la frialdad y los prejuicios con que se trataba a las naciones originarias de Estados Unidos.

BBCMundo

LAS PARADOJAS DEL VIAJE EN EL TIEMPO

MICHIO KAKU    Tradicionalmente, una razón por la que los físicos descartaban la idea del viaje en el tiempo era la de las paradojas del tiempo. Por ejemplo, si uno viaja atrás en el tiempo y mata a sus padres antes de nacer, su nacimiento es imposible. Por tanto, nunca se puede ir atrás en el tiempo para matar a los padres. Esto es importante, porque la ciencia se basa en ideas lógicamente coherentes; una paradoja de tiempo genuina sería suficiente para descartar totalmente el viaje en el tiempo.

Estas paradojas del tiempo pueden agruparse en varias categorías:

Paradoja del abuelo. En esta paradoja, se altera el pasado de tal modo que se hace imposible el presente. Por ejemplo, si uno va al pasado lejano para encontrar a los dinosaurios, se encuentra accidentalmente con un mamífero pequeño y peludo que es el antepasado original de la humanidad. Si destruye a su antepasado, lógicamente no puede existir.

Paradoja de la información. En esta paradoja, la información viene del futuro, lo que quiere decir que puede no tener origen. Por ejemplo, digamos que un científico crea una máquina del tiempo y después vuelve atrás en el tiempo para darse a sí mismo de joven el secreto del viaje en el tiempo. El secreto del viaje en el tiempo no tendría origen, porque la máquina del tiempo que posee el científico joven no fue creada por él, sino que le fue ofrecida por sí mismo siendo más viejo.

Paradoja del fraude. En este tipo de paradoja, una persona sabe cómo será el futuro y hace algo que vuelve imposible este futuro. Por ejemplo, uno hace una máquina del tiempo para que lo lleve al futuro y ve que está destinado a casarse con una mujer llamada Jane. Sin embargo, en un arrebato, decide casarse con Helen, y de este modo hace imposible su propio futuro.

La paradoja sexual. En este tipo de paradoja, uno es su propio padre, lo cual es una imposibilidad biológica. En una historia escrita por el filósofo británico Jonathan Harrison, el protagonista de la historia no sólo es su propio padre, sino que además se canibaliza a sí mismo. En el relato clásico de Robert Heinlein «Todos ustedes, zombis», el protagonista es al mismo tiempo su madre, su padre, su hermana y su hijo; es decir, un árbol familiar él solo. (Véanse las notas para más detalles. Resolver la paradoja sexual es en realidad bastante delicado, porque requiere conocimientos tanto del viaje en el tiempo como de la mecánica del ADN).

En El fin de la eternidad, Isaac Asimov imagina una «policía del tiempo» que se encarga de impedir estas paradojas. Las películas de Terminator dependen de una paradoja de la información: los científicos estudian un microchip recuperado de un robot del futuro y después crean una raza de robots que adquieren conciencia y se apoderan del mundo. En otras palabras, el diseño de estos superrobots no fue creado por un inventor; simplemente salió de un fragmento de desechos de uno de los robots del futuro. En la película Regreso al futuro, Michael J. Fox lucha por evitar una paradoja del abuelo cuando vuelve atrás en el tiempo y conoce a su madre de adolescente, que se enamora locamente de él. Si ella rechaza los avances del futuro padre de Fox, su misma existencia queda amenazada.

Los guionistas infringen voluntariamente las leyes de la física cuando escriben sus éxitos de taquilla, pero en la comunidad de físicos estas paradojas se toman muy en serio. Cualquier solución de estas paradojas debe ser compatible con la relatividad y la teoría cuántica. Por ejemplo, para ser compatible con la relatividad, el río del tiempo simplemente no puede terminar. No puede ponerse un dique al río del tiempo. El tiempo, en la relatividad general, está representado por una superficie suave y continua y no puede ser rasgado ni roto. Puede cambiar de topología, pero no puede detenerse. Esto significa que si uno mata a sus padres antes de nacer, no puede simplemente desaparecer. Esto violaría las leyes de la física.

Actualmente, los físicos se congregan alrededor de dos soluciones posibles a estas paradojas del tiempo. Primero, el cosmólogo ruso Igor Novikov cree que estamos obligados a actuar de manera que no ocurran paradojas. Su aproximación se llama la «escuela de la autocoherencia». Si el río del tiempo se curva suavemente y retrocede creando un remolino, él sugiere que una «mano invisible» de algún tipo intervendría si fuéramos a saltar hacia el pasado y estuviésemos a punto de crear una paradoja del tiempo. Pero la aproximación de Novikov presenta problemas con el libre albedrío. Si volvemos atrás en el tiempo y conocemos a nuestros padres antes de nacer, podríamos pensar que tenemos libre albedrío en nuestras acciones; Novikov cree que una ley de la física no descubierta impide cualquier acción que cambie el futuro (como matar a los padres o impedir el propio nacimiento). Y señala: «No podemos enviar a un viajero del tiempo de regreso al Jardín del Edén para pedirle a Eva que no coja la manzana del árbol».

¿Cuál es esta fuerza misteriosa que nos impide alterar el pasado y crear una paradoja? «Una limitación como ésta sobre nuestro libre albedrío es poco habitual y misteriosa, pero no puede decirse que no tenga parangón», escribe. «Por ejemplo, mi voluntad puede ser andar por el techo sin la ayuda de algún equipo especial. La ley de la gravedad me impide hacerlo; si lo intento me caeré, de modo que mi libre albedrío está limitado.»

Pero las paradojas del tiempo pueden ocurrir cuando la materia inanimada (sin libre albedrío en absoluto) es enviada al pasado. Supongamos que justo antes de la histórica batalla entre Alejandro Magno y Darío III de Persia en el año 330 a. C., enviamos ametralladoras atrás en el tiempo y damos instrucciones de cómo usarlas. Cambiaríamos potencialmente toda la historia europea subsiguiente (y podríamos encontrarnos hablando una versión del idioma persa en lugar de una lengua europea).
En realidad, incluso la más pequeña perturbación en el pasado puede causar paradojas inesperadas en el presente. La teoría del caos, por ejemplo, utiliza la metáfora del «efecto mariposa». En momentos críticos de la formación del clima en la Tierra, incluso el aleteo de una mariposa envía ondas que pueden inclinar el equilibrio de fuerzas y provocar una fuerte tormenta. Hasta los objetos inanimados más pequeños enviados hacia el pasado lo cambiarán inevitablemente de maneras impredecibles, dando lugar a una paradoja del tiempo.

Una segunda manera de resolver la paradoja del tiempo es si el río del tiempo se bifurca suavemente en dos ríos, o ramas, que forman dos universos distintos. En otras palabras, si uno volviera atrás en el tiempo y disparara a sus padres antes de nacer, mataría a personas que genéticamente son idénticas a sus padres en un universo alternativo, un universo en el que nunca nacerá. Pero sus padres en su universo original no se verían afectados.

Esta segunda hipótesis se llama «teoría de muchos mundos»: la idea de que podrían existir todos los mundos cuánticos posibles. Esto elimina las divergencias infinitas que encontró Hawking, ya que la radiación no atraviesa repetidamente el agujero de gusano como en el espacio de Misner. Sólo la atraviesa una vez. Cada vez que pasa a través del agujero de gusano, entra en un nuevo universo. Y esta paradoja lleva quizás a la cuestión más profunda en la teoría cuántica: ¿cómo puede un gato estar vivo y muerto al mismo tiempo?

Para responder a esta pregunta, los físicos se han visto obligados a barajar dos soluciones extravagantes: o bien hay una conciencia cósmica que nos vigila a todos, o bien hay un número infinito de universos cuánticos.

MICHIO KAKU                                 Dos Disparos

Michio Kaku Nacido en 1947 en Estados Unidos, de padres japoneses, Michio Kaku es un eminente físico teórico, uno de los creadores de la teoría de campos de cuerdas. Apadrinado por Edward Teller, que le ofreció la beca de ingeniería Hertz, se formó en Harvard y en el Laboratorio Nacional Lawrence Berkeley de la Universidad de California, donde obtuvo el doctorado en Física en 1972. Desde hace casi treinta años ocupa la cátedra Henry Semat de Física Teórica en la Universidad de Nueva York y es uno de los divulgadores científicos más conocidos del mundo; presenta dos programas de radio y participa en espacios de televisión y documentales. Es autor de decenas de libros, algunos de ellos traducidos al castellano.

LA BESTIA DE JERSEY

Imagina que eres un niño y crees estar teniendo una pesadilla sobre un tipo que se cierne sobre ti y que lleva una máscara como el villano de La Matanza de Texas…. Imagina que eres ese niño que despierta y tienes delante a algo parecido a Leatherface pero real, muy real….

Todos hemos oído historias del Hombre del Saco, pero para 13 niños en los años 1960, las pesadillas fueron absolutamente reales.

El hombre que sería conocido como la “Bestia de Jersey” nació Edward John Louis Paisnel en 1925. Jersey es la más grande de las Islas del Canal, ubicadas frente a la costa de Francia.

La gente local lo llamó “Ted”, y era un reconocido pilar de la sociedad en la ciudad de Grouville. Paisnel se había casado con una mujer llamada Joan, y la pareja había adoptado algunos niños huérfanos. Paisnel incluso se había disfrazado de Santa Claus para un orfanato local.

Sin embargo, algo le cambió. La suegra de Paisnel, Florence Walden, era propietaria de la residencia de niños de La Préférence. A Paisnel le gustaba visitar la casa, e iba al lugar tan a menudo que algunos de los niños que vivían allí le llamaban “tío Ted”. Sin embargo, lo que era efectivamente Paisnel se mostraba cuando se volvía el Dr. Jekyll.

Como no hay relatos de sus crímenes hasta 1960, no está claro qué le llevó a comenzar su horrible reinado de terror. Sin embargo, después de que el mundo se enterara de sus crímenes, Paisnel fue considerado por algunos informes como un excelente ejemplo de la historia de Jekyll y Hyde. No está claro si sólo actuó durante la Luna llena, pero se creía que había conexión con ella  en algunos de sus crímenes. También hay algunas pruebas que demuestran que en algún momento Paisnel comenzó a adorar a Satanás, incluso construyendo un altar en su aislado aislado.

SUS CRÍMENES

Paisnel tenía una máscara de goma muy desfigurada y perturbadora que se colocaba con una peluca negra cuando se movía sobre sus víctimas. Las fotos lo muestran como Leatherface, el villano de la sierra de cadena de Texas.

Había formado pulseras con clavos que salían de ellos como espinas. Fotos de la cobertura de las noticias del juicio muestran que incrustaba clavos en las hombreras de una chaqueta que llevaba durante sus crímenes, asegurándose que cualquier área que algún infortunado pudiera haber intentado agarrar en defensa propia sólo trajera más lesiones.

Durante 11 años, Paisnel se puso esa máscara y la peluca, atacando a los niños pequeños mientras dormían. Hay informes contradictorios sobre si realmente atacó a los niños en un orfanato adicional a La Préférence, o si lo hacía únicamente en el orfanato de su familia.

Se creyó que usaba cloroformo sobre los niños mientras dormían, deslizando un lazo alrededor de sus cuellos y arrebatándolos de sus camas. Él luego abusaba sexual y sádicamente de los niños.

LA CAÍDA DE LA BESTIA

Paisnel aterrorizó a los niños durante más de una década antes de que su propio miedo lo alcanzara. Había robado un vehículo en preparación para su próximo ataque, pero en el camino a su destino, se encontró con un control de la policía que estaba en ese lugar para investigar un crimen completamente ajeno. Pensando que estaban detrás de él, Paisnel entró en pánico y corrió a través de la carretera antes de acelerar. Siguió una persecución de alta velocidad, pero finalmente Paisnel fue detenido y capturado. La policía se sorprendió al descubrir que Paisnel llevaba la chaqueta y las muñequeras con clavos. La máscara y la peluca también se encontraron en su coche.

Paisnel fue condenado a finales de 1971 por 13 cargos de agresión, violación y sodomía. Fue condenado a 30 años de prisión, pero fue puesto en libertad antes del término completo, y falleció en 1994 en la Isla de Wight.

El juicio de Paisnel reveló que la “Bestia” se había inspirado en el legendario noble francés Gilles De Rais, que fue famoso por atraer a niños a su castillo y sacrificarlos a Satanás. De Rais se convirtió en la inspiración para la leyenda de “Barba Azul”.

Investigaciones recientes en el Reino Unido han suscitado sospechas sobre el alcance de los crímenes de Paisnel, ya que ha habido pruebas que sugieren que podría estar vinculado a varios casos sin resolver de niños desaparecidos. En 2008, las autoridades pudieron vincular Paisnel con el cráneo de un niño encontrado durante las excavaciones en el orfanato.

Al menos un testigo en una investigación de 2015 sobre el abuso en hogares infantiles comentó a las autoridades que había visto al despertar los ojos y la máscara de goma que pertenecía a Paisnel. Sólo el tiempo dirá cuántos otros crímenes serán atribuidos a la Bestia de Jersey.

CrimeFeed

EL SEXO EN EL ANTIGUO EGIPTO DE LOS FARAONES

2017022012124720060EDMUNDO FAYANAS ESCUER La sexualidad era algo muy familiar para los egipcios antiguos y frecuentes en todos los órdenes de la vida. La sociedad egipcia no tenía tabúes sexuales y además debido a la climatología del país su ropa era ligera que provoca ver el cuerpo desnudo.

Esta sexualidad abierta que tenían los egipcios se trasladaba también al lenguaje. Podemos ver como los signos fálicos son frecuentes en la escritura jeroglífica, incluso no teniendo relación con el sexo. El verbo “sdr” significaba pasar la noche, era un ideograma donde aparecía un hombre recostado en una cama o también un hombre y una mujer copulando.

Sin embargo, la sociedad egipcia que vivía de forma naturista debido al clima, era mucho más recatada respecto a la que ejercía el mundo griego y romano.

Grupo obsceno. Periodo Ptolemaico, c. 332-30 a. C, Colección Aegyptiaca del Museo de El Cairo
Grupo obsceno. Periodo Ptolemaico, c. 332-30 a. C, Colección Aegyptiaca del Museo de El Cairo

El matrimonio era práctica habitual en el mundo egipcio. Se solían casar muy jóvenes, ellas con catorce años y ellos con dieciséis. Esto era debido a que la esperanza de vida era muy baja, sobre todo en las mujeres. Parece ser que los padres tuvieron algún papel, como queda reflejado en un caso donde el padre de la novia desconfía del yerno y le hace firmar un documento donde se compromete a no abandonarla. Para los egipcios que una mujer no llegara virgen al matrimonio carecía de importancia al contrario de lo que se da en el mundo judeocristiano.

No había ceremonia de casamiento y se entendía que eran pareja cuando se iban a vivir juntos, pero si se podría celebrar alguna fiesta para celebrar dicho acto. Se levantaba un contrato donde quedaban reflejados los derechos de ambos así como será la crianza y custodia de los futuros hijos.

Debe quedar perfectamente reflejado lo que aporta cada uno al matrimonio. En algunos casos la mujer podía elegir al marido Se incluye que en caso de divorcio. cual sería la percepción dineraria de la mujer. En caso de divorcio por adulterio de la mujer, ella debía volver al hogar paterno. La infidelidad femenina no estaba bien vista Se permitía al marido tener una esposa secundaria en caso de que la mujer no le diera descendencia.
2017022012124834217
En caso de que los contrayentes no estuvieran muy seguros de sus intenciones tenían la opción del matrimonio a prueba y con una duración de tiempo limitado.

La finalidad del matrimonio era la reproductiva y la infertilidad era motivo de divorcio. Los egipcios se podían casar con extranjeros pero nunca con esclavos. Los hijos tenidos con esclavas tenían que ser reconocidos por el padre y adoptados por él, para que no pudieran ser considerados esclavos.

La poligamia estaba permitida en el Antiguo Egipto pero fue muy poco practicada porque resultaba muy caro mantener a más de una mujer. La poligamia solo se daba entre las clases ricas “aunque más habitual que tener varias esposas era que los ricos tuvieran una sola y varias concubinas”. Los matrimonios incestuosos solo se realizaban entre la familia real con la finalidad de mantener el poder dentro de la familia.

También es conocido el uso por los egipcios de remedios contra la impotencia y el uso de estimulantes afrodisiacos. Estos eran empleados sobre todo por hombres mayores que se casaban con jóvenes. Entre los afrodisiacos que se empleaban hay un texto del siglo III d.C. que decía “Cómo hacer que una mujer ame a su marido: Machaca semillas de acacia con miel, unta tu falo con esto y duerme con la mujer”.

Existía el harén, pero no como lo entendemos actualmente, era el lugar donde residía la reina y donde eran educados los hijos del faraón, y también residían las mujeres secundarias del faraón.

La sexualidad egipcia no era homogénea dependía de la clase social a la que se perteneciera. Las clases altas lo hacían de una forma más refinada, las clases pobres hacían una sexualidad más ordinaria.

Estatuilla del Dios Min
Estatuilla del Dios Min

Las clases populares nos han dejado testimonios literarios pero sobre todo los grafitos, óstacos y papiros, así como objetos de uso diario.

Las clases poderosas usaban la sexualidad por medio de simbolismos. Este tipo de sexualidad los encontramos en el uso de poesías amorosas como:

¡Mi amor ha regresado, déjame difundir la noticia!
Mis brazos se abren amplios para abrazarla.
Y el corazón hace piruetas en su oscura cámara
Feliz como un pez cuando la noche sombrea la alberca
¡Tú eres mía, mi querida, mía para siempre
Mía dese el día que por primera vez musitastes mi nombre!

Las mujeres egipcias empleaban postizos en forma de trenzas para su cabello o también pelucas, como veremos en las prostitutas, que les tapaban los hombros y eran adornadas con diademas y su finalidad es la seducción del hombre. Un poema egipcio decía:
2017022012124823290
Mi corazón piensa en tu amor, mientras que sólo un lado de mi frente está trenzado. He venido corriendo a buscarte, y he descuidado mi peinado; me he soltado el pelo y me he puesto mi peluca para estar lista en cualquier momento”.

Las egipcias usaban la depilación corporal y para ello contaban con cremas depilatorias y cuchillas. Además empleaban la malaquita verde para maquillar los ojos, pero desde el periodo predinástico empezaron a usar el kohol, que era una pintura negra a base de galena. Usaban perfumes, joyas, pulseras, brazaletes, collares, pendientes y tobilleras. Empleaban el lino en sus vestidos ajustados

En el mundo egipcio se daban orgias relacionadas con la religión. Estas ceremonias están relacionadas con los ritos de la fertilidad y a veces se practicaban sexo en grupo, en el cual se desarrollaba el concepto de transferencia de energía. De ahí que en los templos se encuentren muchos exvotos fálicos que se hubiesen cargado mágicamente a través de las fuerzas sexuales más poderosas.

Nos encontramos en estos templos con la llamada prostitución sagrada. Estas prostitutas se les conocían con el nombre de palácidas, y eran las hijas más hermosas de la elite social egipcia y su función era participar en todos los rituales religiosos en los que se demandaban la crecida anual del río Nilo y se estimulaba la fertilidad sexual.

También han quedado restos sobre prácticas de sexo comunal no sólo en los templos sino que debía ser una práctica frecuente. Sin embargo, si seguimos a Herodoto fueron los egipcios los primeros en prohibir mantener relaciones sexuales dentro del recinto del templo.

En Egipto existía la llamada teogamia que representa las relaciones humanas entre humanos y dioses, es decir, las relaciones entre un Dios y una mujer, que será la madre del futuro faraón. Al ser hijo carnal del Dios, está legitimado para poder ser faraón.

Dentro del mundo de las orgías destaca la diosa felina Sejmet Bastet que tenía una celebración en la ciudad de Bubastis, que era un lugar de peregrinación. Estos hechos son relatados por el historiador griego Herodoto en el siglo V a. C y lo describía así:

“Las barcas, llenas de hombres y mujeres, flotaron cauce abajo por el Nilo: Los hombres tocaban flautas de loto, las mujeres címbalos y los panderos, y quien no tenía ningún instrumento acompañaba la música con palmas y danzas. Bebían mucho y tenían relaciones sexuales. Esto era sí mientras estaban en el río; cuando llegaban a una ciudad los peregrinos desembarcaban y las mujeres cantaban, imitando a las de esa ciudad: Cuando alcanzaron Bubastis celebraron un solemne banquete; se bebió más vino en esos días que en todo el resto del año. Tal era la costumbre de este festival; y se cuenta que casi setecientos mil peregrinos celebraban el banquete de Bastet”.

Hay otros momentos de orgías como en las festividades de las diosas Hathor y Hequet.

En el mundo de los dioses egipcios, el sexo era objetivo principal, puesto que era el creador del cosmos. Hay muchos dioses egipcios unidos directamente al mundo del sexo: Atum, Min, Bastis, Sacmis, Hathor.

Debemos destacar, que en las tumbas tebanas se encuentran también muchos elementos de simbología sexual: plantas como la mandrágora, vid y el loto, maquillajes, pelucas femeninas, perfumes, pájaros que mandó construir su famosa pirámide. Así como instrumentos de música, vino y sobretodo la cerveza.

Entre obras de claro carácter sexual esta el Papiro Satírico erótico de Turín datado en el Imperio Nuevo, en la época ramésida. Está dividido en dos franjas, la parte más conocida es la superior donde narra varias fábulas de animales. Sin embargo la inferior ha sido censurada y consta de doce viñetas pornográficas, donde veremos la práctica de diversas posiciones sexuales. Encontraremos todo un catalogo de posturas acrobáticas para copular.

Fragmento del papiro erótico de Turín
Fragmento del papiro erótico de Turín

Este lugar representa un prostíbulo en la época del Antiguo Egipto en la ciudad de Tebas. Si lo analizamos, podemos comprobar algunos aspectos del mismo.

Vemos como las casas de cervezas aparecen como prostíbulos ya que en muchas imágenes de tipo sexual aparecen jarras de cerveza. Podemos ver en este papiro como las prostitutas se preparan con el uso de pelucas, perfumes y pintalabios. También podemos comprobar el uso de instrumentos que se relacionan con el sexo, como es la flor de loto y los instrumentos musicales.

La homexualidad estaba mal vista socialmente aunque existió en Egipto. No consideraban criticable moralmente la homosexualidad sino consideraban que en unas relaciones sexuales donde había penetración anal era un acto que convertía a uno de los participantes en dominante y el otro en sometido, lo que para los egipcios suponía un deshonor. Además, estos actos no podían producir descendencia, que era lo que se buscaba mayoritariamente en la sexualidad.

La homosexualidad es vista como un medio de agredir al contrario y ponerlo en una situación de inferioridad consiguiendo el poder sobre el penetrado. No existen datos de lesbianismo en el mundo egipcio

La Prostitución era una actividad que era aceptada por la sociedad egipcia. Se les solía identificar con el mundo de la música y el baile pues habitualmente participaban en banquetes y fiestas. También se les situaba en las tabernas, lugar donde los egipcios bebían cerveza.
2017022012124674555
Parece ser que existieron distintas casas de cerveza, algunas de clientela normal y otras que estaban dedicadas a la prostitución. Meretrices y alcohol hacían que estas casas tuvieran mala fama. En un escrito se dice:

No te dejes llevar a beber cerveza
Puesto que cuando hablas, entonces
Lo contrario de lo que piensas sale de tu boca”.

Las prostitutas era conocidas con el nombre de Kat Tahut, estas aparecen siempre representadas con gran contenido erótico como pueden ser las pelucas, la flor de loto o la cerveza y siempre con aspectos relativos a la música y la danza.

Podemos encontrar textos moralizantes:

Cuidado con las mujeres extranjeras (¿prostitutas?), cuidado con las desconocidas en la propia ciudad. No las mires cuando pasean ante ti, no hagas el amor con ellas. Una mujer sin marido es como el agua profunda cuyo rumbo se desconoce”.

El historiador Herodoto cuenta como el faraón Keops al quedarse sin dinero obligó a su hija a ejercer de prostituta “Quéops llegó a tal grado de maldad, que viéndose falto de dinero, colocó a su propia hija en un burdel y le ordenó que se hiciese con una cantidad”.

En el papiro de Ankh Sheshonq se decía: “Guárdate de las mujeres extrañas desconocidas de sus conciudadanos. No te las comas con los ojos cuando pasan ni intentes conocerlas íntimamente”.
2017022012124775430
Desde el punto de vista religioso se les consideraba impuras y es muy probable que las prostitutas estuviesen vetadas a participar en muchos de los rituales religiosos. Las mujeres que se dedicaban a la prostitución adoraban al Dios Bes, Dios asociado al amor y al placer sexual. Muchas llevaban en su muslo un tatuaje de este Dios.

Las prostitutas practicaban el sexo anal y esto era debido a que al realizar dicho tipo de práctica sexual se evitaba quedar embarazadas y además al ser copulado analmente era una fantasía sexual de muchos hombres egipcios. Como dice Lynn Meskell no se puede considerar que tuvieran preferencia por el sexo anal frente a otras posturas, pero si parece ser que fuera una posición vista para simbolizar el sexo visto únicamente desde la perspectiva del puro placer carnal.

Existían las felatrices, que eran prostitutas especializadas en las felaciones y se distinguían por el color rojo intenso de sus labios.

Muchas prostitutas se rapaban la cabeza para luego ponerse suntuosas pelucas que consideraban que de esta forma eran muy seductoras. Se pintaban sus ojos con el khol que era una sustancia negra y que contaba entre sus elementos con plomo.

En Deir el–Medina situado a la entrada del Valle de las Reinas podemos encontrar unas ruinas que se han identificado como los restos de un burdel de grandes dimensiones y una necrópolis donde hay una zona concreta, sólo hay enterradas mujeres con hijos, esto significa que eran mujeres segregadas porque eran prostitutas que vivieron en esta ciudad.

Como dice la investigadora Lynn Meskell de la universidad de Columbia “igual que seguían al ejército, las prostitutas también iban detrás de los obreros. Donde había un asentamiento masculino, había negocio”.

La ciudad de Menfis es descrita en un poema como la ciudad del placer

Yo parto para el norte, por la galera como remero asalariado……. Yo voy a Menfis y diré a Ptah que administre justicia: ¡Dame una joven esta noche! El río es de licor, Ptah está en las rosas, Sekmet en las hojas de loto, laret en botones y Béfertum en el cáliz que se ensancha…… es la alegría que ilumina la tierra con su belleza y Menfis es una ofrenda de mandrágoras puestas ante Ptah, el de la bella cara”.
2017022012124648400
Náucartis colonia griega en Egipto fundada en el siglo VII a. C. con el permiso del faraón, tenía fama por sus prostitutas de lujo. Safo de Lesbos acusó una prostituta de la ciudad Rodopis de robar las riquezas de su hermano que era un rico comerciante como la propia Safo de Lesbos.

Como vemos, la sexualidad en el mundo egipcio estaba al orden del día y con un liberalismo mucho mayor que el actual.

EDMUNDO FAYANAS ESCUER                        Nueva Tribuna

EL ENGAÑO DELONGE: 1 PARTE

delonge-pic-585x306Finalmente, después de setenta años de negación oficial, engaño y ofuscación, la verdad OVNI se acerca rápidamente. Está llegando a nosotros, no a través de algún intrépido periodista de investigación, ni a través de los esfuerzos de filtraciones y denunciantes como Julian Assange o Edward Snowden, sino, más bien, a través del antiguo cantante de una banda de pop-punk. Esto, al menos, es lo que una gran parte de la comunidad OVNI está resuelta a creer.

Estamos hablando, por supuesto, de Tom DeLonge. En los últimos meses, el antiguo líder de Blink 182 ha recibido atención de los medios importantes por sus afirmaciones de reuniones secretas con figuras eminentes del gobierno que le han estado informando sobre lo que algunos creen que es el tema más políticamente sensible de nuestros tiempos, los OVNIS. Por probable que esto suene, sabemos que es un hecho que DeLonge se ha reunido al menos una vez este año con el director de la campaña de Hillary Clinton y el ex jefe de la Casa Blanca, John Podesta. Esto es interesante, pero quizás no es sorprendente teniendo en cuenta el público interés de muchos años de Podesta en los platillos volantes. DeLonge no es el único aficionado OVNI al que Podesta ha dedicado su tiempo a lo largo de los años. Más intrigante son las últimas revelaciones de WikiLeaks, aparentemente confirmando un diálogo entre DeLonge y el teniente general William McCasland. Comandante del Laboratorio de Investigación de la Fuerza Aérea en la base de Wright-Patterson en Ohio, McCasland es responsable de la gestión del programa de ciencia y tecnología de más de 2000 millones de dólares que la Fuerza Aérea y está, -es de suponer-, en una posición de acceso directo a tecnologías altamente clasificadas.

Tom DeLonge primero a la izquierda, con John Podesta en el centro y entre ambos Peter Levenda
Tom DeLonge primero a la izquierda, con John Podesta en el centro y entre ambos Peter Levenda

DeLonge afirma estar en estrecho contacto con al menos diez miembros del gobierno y militares en posiciones de profundo conocimiento e influencia sobre la cuestión de los OVNIs. Es a través de estos contactos que ha sido capaz de reconstruir el rompecabezas esparcido del moderno enigma OVNI, y la imagen, dice, es chocante. Los detalles se revelarán sutilmente durante varios años a través de lo que DeLonge nos dice es un ambicioso proyecto que va a cambiar el mundo. También alimentará la cuenta bancaria de DeLonge a través de la venta de libros, música, ropa, artículos de papelería, y más . Todo esto es parte de la compañía de producción del emprendedor, To The Stars, Inc. , diseñada para “desarrollar, fabricar y directamente distribuir franquicias transmedia.” DeLonge dice que su proyecto OVNI durará “años y seguirá desarrollando su propia base de fans [y] expondrá la narrativa a través de diferentes medios. Libros, novelas, lo que sea, de una manera similar a Batman.”

Por ahora, dejemos a un lado la explotación comercial de DeLonge de un tema que él insiste es de una significación socio-política incomparable. Olvídate del asunto comercial. Por ahora, vamos a preguntar, simplemente, ¿está DeLonge diciendo la verdad? Hasta ahora, ha dado pocas razones para sospechar de un engaño voluntario por su parte. Yo, por un lado, no tengo ninguna duda de que ciertas personas en posiciones de influencia le están dando información. Si accedió a Podesta y McCasland, es lógico que haya celebrado reuniones con otras figuras en los corredores del poder, como afirma. Otra cosa es la autoridad sobre los ovnis que esos individuos puedan afirmar, así como su motivación colectiva para compartir su declarado conocimiento del fenómeno con, de todas las personas, una estrella de MTV. ¿Seguro que esto representaría una flagrante violación de la Ley de Seguridad Nacional de los Estados Unidos? No de acuerdo con DeLonge, que sugiere que ha sido elegido como la voz no oficial de un esfuerzo oficial de divulgación. Es un líder una vez más, al parecer, pero su nueva banda sufre de miedo escénico, prefiriendo actuar detrás de un velo negro.
sekret-machines-chasing-shadows-570x369
La punta de lanza del proyecto de revelación OVNI de DeLonge es una serie de libros épicos de “hechos-disfrazados-como ficción”. Un libro, Sekret Máquinas: Chasing Shadows(Máquinas Sekretas: Persiguiendo Sombras), en coautoría con el profesor AJ Hartley de la Universidad de Carolina del Norte, se ha vendido bien desde su publicación a principios de este año y ha recibido críticas positivas de los críticos. En más de 700 páginas, Sekret Machines es demasiado larga para desbrozarla completamente  aquí en este momento, pero sus temas y mensajes, combinados con los expresados por DeLonge en las entrevistas en prensa, radio y televisión, son los siguientes:

El fenómeno OVNI es real.
Tecnologías exóticas están involucradas.
Mientras que inteligencias no-humanas tuvieron su papel en la larga historia de los OVNIs, el fenómeno moderno es más el resultado de  programas humanos de investigación y desarrollo de alto secreto.
Estas tecnologías han sido ocultadas al público por razones legítimas de seguridad nacional, múltiples naciones han estado involucradas en una secreta Guerra Fría por el acceso y el control de las tecnologías ovni. Naturalmente, todo esto tiene implicaciones de largo alcance para la seguridad global.

DeLonge describe su serie Sekret Machines como:

“Un vehículo que va a permitir que algunos hombres y mujeres muy importantes en los niveles más altos oficiales dentro del Departamento de Defensa muestren la información para que la gente pueda entender todas las cosas que quieren que la gente entienda sobre este tema.”

“Esto no es sólo un libro”, dice DeLonge , “[estos infiltrados] me están pidiendo que comunique algo que ellos ven como el mayor problema de seguridad nacional que jamás haya existido”.

Es notable que el tema dominante de la narrativa transmedia de DeLonge hasta el momento es el heroísmo no reconocido de la Seguridad Nacional de los Estados Unidos. DeLonge enfatiza repetidamente en su libro, y en entrevistas, que el histórico secreto de los OVNIs siempre ha sido por un bien mayor. Los “chicos malos” eran los buenos después de todo, con nuestros mejores intereses en el corazón. Las tecnologías revolucionarias se han mantenido en secreto para nuestra propia protección. Esta es la historia que han vendido a DeLonge, y, como otros antes, él la compró. Le dijo a LA Weekly :

“Quería revertir la cínica opinión de la gente sobre el gobierno … hay gente en el gobierno haciendo un trabajo realmente heroico. Cuando la gente escuche esto, van a sentirse tan aliviados de que no sea un gran malvado gobierno secreto. Cambiará la forma en que la gente piensa acerca de nuestro liderazgo militar y de inteligencia.”

Cualquiera que sea su propósito final, parecería que el proyecto Sekret Machines no está diseñado para servirte, sino para servir al sistema y, por supuesto, a Tom DeLonge: “Acabo de anunciar mi proyecto y las preventas de las novelas subieron”, se muestra entusiasmado a John Podesta en un email filtrado de febrero de 2016.

La naturaleza y la existencia misma de programas de acceso especial no reconocidos y sin reconocimiento que funcionan sin supervisión oficial se considera generalmente una cosa nefasta, un sistema fundamentalmente antidemocrático que permite en teoría toda clase de ilegalidades encubiertas y prácticas moralmente dudosas. La historia que Tom DeLonge (literalmente) está vendiéndonos, sin embargo, está diseñada para ablandar nuestras actitudes hacia el secreto institucionalizado y para lustrar la imagen de la comunidad de inteligencia militar estadounidense.
trust_your_government_by_biozz-d4bdt5v-570x425
Recuerda las letras del famoso rap de prosecretismo de Will Smith para Men in Black, en el que nos animan a “demostrar amor al traje negro”:

“Somos tu primera, última y única línea de defensa
Contra la peor escoria del universo
Así que no nos temas,
Si alguna vez te acercas a nosotros, no te burles, somos intrépidos”

En mi libro, Silver Screen Saucers , detallamos detalladamente la historia de los esfuerzos de desinformación de los OVNIs, estableciendo un patrón claro de engaño, con los círculos oficiales utilizando a entusiastas investigadores, inconscientes o simplemente ingenuos de OVNIs y personalidades de los medios de comunicación para perpetuar una narrativa de seguridad nacional sembrada a través de la subcultura OVNI y proyectada a través de medios de entretenimiento.
Es una narrativa que sirve para justificar y sanear el secreto histórico por parte del gobierno estadounidense y las instituciones militares, y para absolver esas instituciones de lo que en el futuro puede ser considerado como actos históricos de criminalidad o de maldad. Todo lo que DeLonge ha dicho y hecho hasta ahora sobre la cuestión de los OVNIs le une de manera transparente con estos esfuerzos históricos. DeLonge reconoce una tradición de engaño del gobierno sobre la cuestión de los OVNIs, pero enfatiza: “cuando averigües por qué lo mantuvieron en secreto, estarás contento de que hayan hecho todo lo que hicieron”.

Así, la historia de DeLonge sirve potencialmente para justificar y absolver. Pero es en gran medida el subproducto de una agenda más obvia: simplemente para controlar cómo la creencia puede ser sembrada y manipulada dentro de una religión de la Nueva Era (ovnilogía), muy unida y controlable. Es un experimento que tiene un profundo potencial de guerra psicológica, tanto en el país como en el extranjero. Se trata de monitorear la difusión de las ideas para ver cómo la creencia puede ser potencialmente  bélica. El engaño DeLonge tiene todas las características de una nueva fase de un experimento estratégico en curso. La comunidad OVNI no es el objetivo, meramente un ensayo útil. Las propias declaraciones de DeLonge apoyan de algún modo esta teoría, aunque probablemente no consciente por su parte. Él dice de Sekret Machines:

“Los necesito [los lectores] para absorber la historia y seguirla … comienza a llamar a la puerta de su actual sistema de creencias y [y eso] puede o no puede cambiar esos sistemas de creencias …”

La nueva historia de Tom DeLonge no es nada nueva. Es simplemente una consolidación de las ideas existentes plantadas hace unas cuatro décadas por agentes de inteligencia militar. La información que DeLonge presenta -y presentará- no es la verdad, es su verdad (quienquiera que sean ellos). En el mejor de los casos, es una pérdida de tiempo, una distracción. En el peor, sirve como ligera propaganda en apoyo de la seguridad nacional de los Estados Unidos.

Preguntado por LA Weekly lo que hace a Sekret Machines diferente de otras obras de ovnilogía, DeLonge respondió, presumiblemente con toda seriedad, “no habrá desinformación en mi proyecto”. Está seguro de esto porque está “hablando con personas de muy alto nivel”. Su respuesta es tan ingenua e ilógica como para hacer que uno se pregunte si DeLonge incluso entiende el significado de “desinformación”.

Vale la pena señalar aquí cómo DeLonge se sumergió en el mundo secreto de los ovnis. En su libro describe su viaje al círculo interior como una serie de apretones de manos oportunistas y preguntas dirigidas a las personas adecuadas en el momento adecuado. Sin embargo, para el lector exigente, es obvio, incluso desde el propio relato de DeLonge de los acontecimientos, que fue manipulado desde el principio y se le alentó a creer que estaba haciendo sus conexiones de alto nivel a través de sus propias investigaciones. Es más probable que DeLonge hubiera sido identificado como un conducto de desinformación ideal mucho antes de que él sacudiera esa primera mano (él había declarado públicamente su obsesión con los OVNIs ya en 2014 en varias entrevistas con los medios). Una persona lo introduce en la siguiente, y así sucesivamente, todo le dirige a una nueva pieza del mismo “rompecabezas”. Debo enfatizar que no estoy acusando a DeLonge de engaño voluntario. Por el contrario, estoy sugiriendo que está siendo utilizado como una herramienta involuntaria en la promoción de diversas agendas ocultas, sólo algunas de las cuales pueden relacionarse con los ovnis.

En las partes dos y tres de este artículo, contextualizaré la historia de DeLonge dentro del marco de los esfuerzos de gestión de la percepción de OVNI históricos que se remontan a los años setenta. Trazaré la aparición y el desarrollo de una narrativa clara y coherente de Seguridad Nacional sembrada por, y en los intereses a largo plazo, del aparato de inteligencia militar estadounidense. Es un cuento elaborado de tecnología exótica, alta inversión, decisiones difíciles, proezas militares y héroes no reconocidos. Es exactamente lo que quieres creer, y es preocupante lo cerca que muchos en la comunidad OVNI han llegado a aceptar como la “historia principal” (es decir, historia verdadera) del fenómeno moderno OVNI. Es una narrativa que te distrae del enigma OVNI mismo y te atrae hacia una impenetrable red de sombras, medias verdades, alegaciones y suposiciones. No nos ofrece nada más que la creencia y la inquebrantable certeza de que la “Verdad” seguramente estará alrededor de la próxima curva ciega. Es una ilusión de humo y espejos que nos tiene a todos buscando un camino, mientras que el fenómeno en sí mismo -sea lo que sea lo que represente- está en otro lugar completamente distinto, haciendo lo suyo, como siempre lo ha hecho, a pesar de todos los esfuerzos oficiales para monitorearlo y controlarlo.

Parece probable que los elementos dentro de las estructuras de poder oficiales tengan más fragmentos del rompecabezas OVNI en sus manos que el resto de nosotros, pero es extremadamente improbable que hayan logrado resolver el rompecabezas. A pesar de las apariencias y el poder de sus egos, en un universo de unos trece mil millones de años, los guardianes del secreto son monos como el resto de nosotros, buscando respuestas en los primeros años del siglo XXI en un planeta cuya tendencia dominante es la guerra. Es dudoso que el poder puedan siquiera comprender la naturaleza subyacente del fenómeno ovni, mucho menos explicarlo.

Si el oficialismo alguna vez se “sincera” sobre la cuestión de los ovnis, de inmediato deberíamos ser  extremadamente recelosos. La verdad OVNI a través de las estructuras de poder oficiales no será verdad en absoluto. Será, por necesidad, lo que esa verdad menos vilipendie e incrimine a los arquitectos del secreto. Con esto en mente, si él es, como él dice, el portavoz de los verdaderos Hombres de Negro, todos deberíamos ser muy cautelosos con Tom DeLonge.

Continuará

ROBBIE GRAHAM                       MysteriousUniverse

ESPERANDO EL APOCALIPSIS: Así serán los efectos de la próxima gran llamarada solar

Aurora boreal. Wikimedia Commons
Aurora boreal. Wikimedia Commons

Entre el siglo XVII y el siglo XIX se dieron al menos dos eventos naturales que jamás se han vuelto a repetir. Un ola de frío y una tormenta solar tan fuertes que incluso hoy producirían en nuestro planeta una situación apocalíptica. Según los científicos, lo ocurrido por aquel entonces se repetirá.
Entre ambos eventos pasaron alrededor de 150 años e incluso aún hoy sigue existiendo controversia acerca de la relación que guardan estos fenómenos. Menos dudas quedan acerca de lo que podría ocurrir en una sociedad como la actual, tan dependiente de la electricidad y de ciertos sistemas de comunicaciones.

Imaginaos por un momento que el campo magnético de la Tierra se reduce drásticamente por un tiempo prolongado. Es posible que, ante la afirmación anterior, sigas con la misma cara de indiferencia o incluso hayas fruncido el ceño.

Vale, imagina ahora un mundo sin Internet.

Frío en el planeta

El Támesis helado. Wikimedia Commons
El Támesis helado. Wikimedia Commons

El primero de los eventos tuvo sus comienzos dentro de esa etapa que se ha denominado como la Pequeña Edad de Hielo. Se trata de un período de frío extremo que se dio en muchas partes del planeta (desde el S.XIV hasta el S.XIX). Un evento dividido en tres períodos, siendo el primero de ellos (entre 1645-1715) la etapa más fría de todas.

Los libros de historia hablan siempre de la mañana del 6 de enero de 1709 como punto de partida de una congelación que duró alrededor de tres semanas (luego dio paso a una breve fusión para volver a descender). Básicamente el mapa del planeta se convirtió en hielo, como si fuera una película del fin del mundo. Fue lo que también se conoce como la Gran Helada en Reino Unido, y como podemos suponer, las temperaturas iban a traer caos, muerte y destrucción.

Cuatro días después de esa primera mañana, el 10 de enero de 1709, el teólogo, filósofo y pionero observador del tiempo, William Derham, registró un acontecimiento histórico en el exterior de su casa a las afueras de Londres. Derham examinó su termómetro en el aire helado que corría en la mañana y anotó una entrada en su meticuloso registro meteorológico. El frío de las semanas anteriores (típicas para un invierno inglés) había dado paso a un frío opresivo en el Reino Unido. Hasta donde sabía el hombre, Londres jamás había experimentado tan pocos milímetros de mercurio como aquella mañana, nada menos que -12ºC.

Pequeña Edad de Hielo en Rotterdam. Wikimedia Commons
Pequeña Edad de Hielo en Rotterdam. Wikimedia Commons

Como decíamos anteriormente, aquel frío permaneció en Europa durante semanas, y el escenario fue dantesco. Lagos, ríos y mares helados, suelos congelados de hasta un metro de profundidad, los árboles agrietados por el temporal, la agónica muerte del ganado en los establos, las cosechas, la población muerta de frío por las calles… en 500 años el planeta no había visto nada parecido.

Entre las causas probables del escenario descrito se incluyen la actividad volcánica, las corrientes oceánicas e incluso la reforestación debido al declive de la población inducida por la peste bubónica, la pandemia más devastadora en la historia de la humanidad que afectó a Europa en el siglo XIV (mató a un tercio de la población continental). Sin embargo, es casi seguro que también tiene algo que ver con el inusualmente bajo número de manchas solares que aparecieron en ese momento, un fenómeno conocido como el mínimo de Maunder.

Maunder, manchas, sol y tormentas

Mancha solar captada por una foto. Wikimedia Commons
Mancha solar captada por una foto. Wikimedia Commons

Cuando hablamos de una mancha solar nos referimos a una región del Sol que tiene una temperatura más baja que sus alrededores junto a una intensa actividad magnética. Como vemos en la imagen, el fenómeno es posible que lo hayas podido captar alguna vez en una foto y sin necesidad de un equipo especial.

Cuando se dio el mínimo de Maunder (de 1645 a 1715) las manchas solares prácticamente desaparecieron de la superficie del Sol, a esto debemos sumarle que coincidió con la parte más fría de la Pequeña Edad de Hielo.

Hoy sabemos que tales mínimos solares se correlacionan de manera muy estrecha con las temperaturas más frías de lo normal en la Tierra, aunque la ciencia todavía tiene que determinar exactamente por qué. Por otra parte, históricamente los máximos solares han tenido poco impacto (al menos de manera notable) en la Tierra, aparte de esas exhibiciones increíbles en forma de auroras boreales. Curioso, porque gracias a nuestra sociedad moderna, es decir, electrificada e interconectada, es muy posible que estos eventos hasta ahora inocuos podrían llegar a causar un enorme daño económico y social en las próximas décadas.

Según los registros históricos los astrónomos empezaron a monitorear con telescopios las manchas solares a principios del 1600. En aquella época nadie sabía de la naturaleza de las manchas oscuras que se daban en la superficie del Sol, pero a cambio, aquellos más curiosos comenzaron a llevar un registro y a guardar los eventos que se daban en torno a las manchas solares. Desde entonces los científicos han aprendido que estas surgen cuando las líneas de campo magnético del Sol se retuercen y se enredan debido a las capas de plasma girando a diferentes velocidades en el interior de la estrella.

Más detallesLa interacción del viento solar con la magnetosfera de la Tierra. Wikimedia Commons
Más detallesLa interacción del viento solar con la magnetosfera de la Tierra. Wikimedia Commons

Este enredo es capaz de producir bucles magnéticos que pueden sobresalir de la fotosfera (la superficie luminosa que delimita a una estrella), lo que finalmente hace que disminuya la cantidad de calor que llega a la superficie. En cuanto a la oscuridad de una mancha solar, lo cierto es que se trata solamente de un efecto de contraste con las áreas extremadamente brillantes que las rodean. Realmente, vista de forma aislada una mancha solar seguiría siendo bastante elocuente.

Con el tiempo estas líneas de campo magnético que hablábamos se vuelven cada vez más y más enredadas, dando lugar a bucles más salientes hasta que el desorden magnético que se forma llega a un punto de inflexión (en aproximadamente 11 años) donde el campo magnético encaja en una nueva orientación, momento en el que el ciclo comienza de nuevo. Ocurre que, ocasionalmente, estos bucles magnéticos se vuelven tan retorcidos que las secciones positivas y negativas son forzadas de manera conjunta. Cuando esto ocurre se producen las explosiones más poderosas del sistema solar, entonces estamos ante una llamarada solar explosiva: una tormenta solar.

Puestos a ponernos en la situación más extrema del evento, la más potente de estas explosiones coronales puede arrojar miles de millones de toneladas de plasma hacia el espacio a, aproximadamente, 1.500.000 km/hora en lo que se conoce como una eyección de masa coronal (CME en inglés). Se trata de una onda hecha de radiación y viento solar (GIF a continuación) que se desprende del Sol.
ucixexzujh8aarfreg8d
Durante un mínimo solar estos eventos ocurren normalmente una vez por semana, durante un máximo pueden ocurrir varias veces al día. En principio no habría de qué preocuparse, las CME se lanzan al espacio desocupado… pero ocasionalmente la Tierra puede estar en su trayectoria, ¿qué ocurre entonces?

Las llamaradas solares tienen varias clasificaciones: A, B, C, M o X en función de la cantidad de energía electromagnética que transportan. Hasta la clase C estamos ante llamaradas pequeñas, demasiado débiles para causar cualquier trastorno grave para la humanidad. Con una clase M podemos empezar a tener algunas molestias menores, sobre todo para nuestros astronautas y los entusiastas de la radio. Pero si la llamarada se convierte en una de clase X son capaces de producir una tremenda y grave agitación geomagnética.

Y es que las ondas de plasma de las CME están cargadas magnéticamente, eso significa que tienen polos positivos y negativos heredados del bucle magnético que lo generó. En consecuencia, cuando una onda afecta al campo magnético de la Tierra la naturaleza de la interacción depende de la orientación relativa de los dos campos magnéticos. Es una de esas situaciones en las que el hombre se pregunta por qué demonios funcionan así los imanes, el por qué los polos opuestos se atraen y los iguales se repelen.

Bien, si se da esta circunstancia y una onda de CME potente golpea el campo magnético de la Tierra alineada u orientada al norte (positiva-positiva), no pasa gran cosa. El plasma rebotará de forma inofensiva en la magnetosfera (nuestro escudo protector contra las partículas cargadas de mucha energía procedentes del Sol). Ahora bien, si su campo magnético está orientado al sur y si golpea positiva a negativa, entonces esencialmente todo el plasma se verte en la atmósfera a través de los polos Norte y Sur, desencadenando una tormenta geomagnética.

Y es aquí cuando volvemos a retroceder en la historia con el segundo evento. Ya tuvimos una tormenta de este calibre.

Ocurrió en 1859.

El evento Carrington

La interacción del viento solar con la magnetosfera de la Tierra. Wikimedia Commons
La interacción del viento solar con la magnetosfera de la Tierra. Wikimedia Commons

El final del verano de 1859 se acercaba, el Sol estaba en un máximo solar particularmente pesado. Además, había un complejo cúmulo de manchas solares muy apretadas que traía de cabeza a los astrónomos. El 28 de agosto el cielo nocturno estaba iluminado por auroras muy brillantes, todas mucho más alejadas de los polos que de costumbre. Los operadores del incipiente sistema telegráfico comenzaron a informar de algunos fallos técnicos inusuales la misma tarde. Hubo interrupciones generalizadas, fallos eléctricos de los receptores e incluso algún pequeño fuego en las mismas estaciones de telégrafos.

Los astrónomos de la época no tenían los conocimientos para saber que aquello se debía a una CME que estaba causando una variación magnética extrema en la atmósfera. La ley de inducción electromagnética de Faraday nos dice que un campo magnético que cambia en el tiempo inducirá al cambio de un voltaje en el tiempo, y lo cierto es que algunos cables de telégrafo eran lo suficientemente largos como para ser expuestos a una gama bastante amplia de variaciones magnéticas. Es decir, que consecuentemente una corriente inducida de alto voltaje se crearía arriba y abajo de dichos cables.

Dos días después el astrónomo británico Richard Carrington observaba aquel cúmulo de interesantes manchas solares a través de su telescopio cuando de repente vio lo que describió como “dos manchas de luz intensamente brillantes y blancas” sobre las manchas solares. El hombre anotó dicho registro en un papel.

Esa misma noche el cielo nocturno del planeta se convirtió en un sueño onírico de una noche en el Polo Norte. De repente, los ciudadanos podían observar al unísono auroras boreales, auroras que llegaban a todos los rincones del planeta, desde Estados Unidos hasta Colombia, Cuba, Hawái, pasando por Europa, sólo que en esta parte del planeta se observaron en zonas de latitud media como Madrid o Roma.

Aurora austral en Nueva Zelanda. Wikimedia Commons
Aurora austral en Nueva Zelanda. Wikimedia Commons

Los operadores de telégrafos de American Telegraph Company estaban aturdidos. De repente los equipos se habían vuelto locos, estaban enviando mensajes sin sentido durante la mayor parte de la mañana siguiente y algunas oficinas reportaron lesiones y daños debido a electrocuciones e incendios.

Se trataba de una segunda eyección de masa coronal en pocos días, pero una histórica, la conocida como Carrington Super Flare, la cual había enviado el equivalente en energía de miles de pequeñas bombas atómicas hacia la Tierra. Además, la llamarada que había ocurrido dos días antes había barrido la mayor parte del plasma del viento solar en la atmósfera, permitiendo que la llamarada de clase X (Carrington) llegara con mucha más velocidad y energía de lo normal. Los estudios dicen que llegó a la Tierra en tan sólo 17 horas en lugar de los 3-4 días estimados.

Se había provocado la tormenta geomagnética más espectacular de la historia.

¿Y si todo esto ocurriera en la actualidad?

Emisión de una llamarada del Sol de Clase X (NASA). Getty
Emisión de una llamarada del Sol de Clase X (NASA). Getty

Claro, desde 1859 el cableado pintoresco de las redes eléctricas y telegráficas victorianas se han multiplicado en millones de kilómetros de potencia y de conductores de telecomunicaciones en todo el mundo. Y esta inmensa red esta interconectada a través de frágiles transformadores eléctricos.

Hoy en día los voltajes de la línea eléctrica son mucho más altos con el fin de mejorar la eficiencia de transmisión, lo que tiene el efecto secundario de hacer que las líneas sean más sensibles a las corrientes inducidas. Por otra parte, muchos transformadores de alto voltaje están conectados directamente al suelo para compensar los posibles rayos y otras sobretensiones… claro que esto también proporciona una puerta trasera para fuertes corrientes geomagnéticas.

Así que vamos a ponernos en el supuesto que tanto ha preocupado al mismo gobierno de Barack Obama durante su mandato. Obama ordenó el pasado mes de octubre que se organizara un plan para antes, durante y después de un evento climático espacial como una tormenta solar.

Si el Sol vuelve a escupir de la manera que lo hizo en 1859, si volviera arrojar otra llamarada hacia la Tierra en la actualidad, lo normal es que las Fuerzas Aéreas de los países y administraciones como la NOAA detectarían la explosión de rayos X de dicha llamarada solar minutos después de la erupción. Pero también es cierto que tendrían una serie de datos insuficientes para saber si se trata de una amenaza en ese momento. La instrumentación espacial entre la Tierra y el Sol registraría información sobre la trayectoria, la intensidad y la orientación de la onda de plasma, pero para eso hay que esperar a que la CME estuviera muy cerca, alrededor de una hora antes del impacto.

El mínimo de Maunder en 400 años de actividad solar medida por el número de manchas solares. Wikimedia Common
El mínimo de Maunder en 400 años de actividad solar medida por el número de manchas solares. Wikimedia Common

Si la onda golpeara el campo magnético de la Tierra alineado de positivo a negativo, entonces la tormenta geomagnética resultante haría que la mayoría de las líneas fijas eléctricas, telefónicas, los sistemas de posicionamiento global (GPS) e Internet quedaran temporalmente inoperables debido a corrientes inducidas, y lo harían con una intensidad proporcional a la proximidad de los polos.

Los átomos de oxígeno y nitrógeno en la atmósfera superior absorberían electrones y emitirían fotones, es decir, que se formaría como resultado una enorme aurora planetaria. Un escenario precioso, sí, pero cuya afluencia de energía haría que la atmósfera superior se calentara y se expandiera, aumentando el arrastre en los satélites de órbita baja (la gran mayoría), sacando a algunos fuera de su curso y en general interrumpiendo las comunicaciones satelitales.

Incluso es muy posible que una cantidad preocupante de la cada vez más débil capa de ozono fuera desmantelada por reacciones con gas ionizado, de manera que aumentaría la radiación UV en el suelo. Muchos transformadores eléctricos (sobre todo los de alto voltaje) se destruirían debido al sobrecalentamiento, lo que daría como resultado fallos de red a gran escala en pocos segundos. Incluso algunas secciones de las líneas eléctricas podrían calentarse tanto como para fundir el cable.

Además de los daños causados por los aumentos de potencia, los pequeños dispositivos electrónicos no se verían (o al menos no deberían) perjudicados por un evento magnético tan lento y de gran escala. Sin embargo, bajo ese escenario se volverían esencialmente inútiles si no hay red eléctrica para recargar sus baterías o red para sus antenas. En cuanto a los automóviles o los aviones, podría no afectarles dependiendo de la distancia de los polos, aunque en cualquier caso resultaría complicado obtener combustible.

Monitorización del tiempo durante el evento de 1989. Wikimedia Commons
Monitorización del tiempo durante el evento de 1989. Wikimedia Commons

Si la tormenta solar es lo suficientemente intensa, poblaciones considerables podrían quedarse sin electricidad durante un período de tiempo prolongado. El ejemplo más cercano lo tuvimos en 1989 con una llamarada de tan sólo el 15% a la ocurrida en el evento Carrington. Esta corriente colapsó la red eléctrica de Québec en Canadá, lo que supuso un apagón general de más de 9 horas (por el fallo de un generador) afectando a más de 6 millones de personas.

Los transformadores de alta tensión son más vulnerables y costosos además de requerir más tiempo para construirlo (por encargo). En este hipotético apocalipsis geomagnético incluso las fábricas que lo construyen podrían carecer de energía.

En un informe reciente de la National Academy of Sciences se estimaba que un evento del nivel de Carrington podría causar “extensas interrupciones sociales y económicas” sólo en Estados Unidos. Los investigadores se aventuraban a estimar que supondría unos costes de entre 1 y 2 billones de dólares y unos 10 años para recuperarse completamente. Y hablamos de Estados Unidos y de un informe donde no se tenía en cuenta las pérdidas económicas por, por ejemplo, la falta de transporte o los costes de salud asociados. El trabajo decía que la capa de ozono tardaría unos 4 años en recuperarse a los niveles actuales.

Es posible que si has llegado hasta aquí te estés preguntando si es posible que esto ocurra, en cuyo caso sería conveniente saber si estaremos en el planeta para vivirlo. La respuesta corta es sí. Aunque la mayoría de los científicos coinciden en que una gran tormenta solar del tamaño de Carrington es improbable (que no imposible) en un futuro cercano. Los avances posteriores al tremendo evento de 1859 mediante la medición de depósitos de berilio-10 en muestras de núcleos de hielo ofrecen grandes pistas esperanzadoras.

The Blue Marble. Wikimedia Commons
The Blue Marble. Wikimedia Commons

Los investigadores creen que un evento Carrington golpea la Tierra una vez cada 500 años, por lo que el siguiente llegará probablemente en un par de siglos. Mientras tanto, organizaciones como la NOAA están tratando de persuadir a los gobiernos para que planifiquen estos eventos, lo mismo que pedía Obama. Se trata de un plan de medidas que permita proteger transformadores críticos o la posibilidad de desconectar secciones de redes eléctricas en poco tiempo.

En cuanto a las mínimas solares como el mínimo de Maunder que produjo la Gran Helada de 1709, aunque la correlación entre la baja actividad de las manchas solares y las bajas temperaturas es fuerte, la razón sigue siendo poco conocida y abierta al debate. Muchos científicos señalan que las pausas en la actividad de las manchas solares corresponde a un aumento de los rayos cósmicos en el tierra, de ser así podría aumentar la proporción de nubes reflectantes y por tanto reducir la energía solar absorbida por la atmósfera.

Sea como fuere, los mínimos no tienen por qué ser necesariamente fenómenos completamente negativos. Algunos científicos señalan que los mínimos solares en el futuro podrán ayudar a compensar el calentamiento global por períodos breves.

En cualquier caso y en lo que sí están de acuerdo es en que también será inevitable otro evento como el ocurrido en el mínimo de Maunder, al igual que será inevitable otra tormenta solar similar al evento Carrington. En el fondo ambas son consecuencias naturales y gigantescas ajenas totalmente a esa creación de vida que se ha desarrollado en una pequeña y minúscula esfera del espacio a la que hemos llamado Tierra.

Llegado el momento y dando por supuesto que no estaré aquí para ver el día que el cielo se vuelva a llenar de auroras boreales previo paso al apocalipsis geomagnético (o quizá a una segunda versión de la Gran Helada), sólo nos queda esperar que la humanidad esté preparada para ese estornudo de miles de millones de plasma sobre nuestro planeta desde nuestra estrella favorita.

Que se preparen. Será un tiempo sin Internet.

MIGUEL JORGE                       Gizmodo

Tras esta excelente exposición traigo otro interesante artículo en el se relata una idea científica para tratar precisamente de protejernos del próximo Evento Carrington

¿PUEDE LA COMUNIDAD INTERNACIONAL SITUAR UN “ROMPEOLAS ESPACIAL” ENTRE LA TIERRA Y EL SOL QUE NOS PROTEJA DEL PRÓXIMO EVENTO CARRINGTON?

La megaestructura de “defensa planetaria” generaría un potente campo magnético artificial gracias a la energía previamente captada por ésta del propio sol.

El proyecto ha sido planteado por uno de los representantes de la Asociación Internacional para la Seguridad en el Espacio (International Association for the Advancement of Space Safety, IAASS), Joseph Pelton, que ha querido contestar las premisas de la nueva política preventiva del Presidente Barak Obama en materia de fenómenos extremos de la meteorología espacial.

Así, la Orden del Presidente saliente de los Estados Unidos parte de la asunción de la imposiblidad de impedir que los fenómenos extremos del clima espacial alcancen nuestro planeta, con lo que centra los ejes de su acción en la detección de dichos fenómenos lo más anticipadamente posible -para poder protegerse con tiempo del impacto, minimizando daños-, y en la paralela preparación para acelerar, ya después de éste, la recuperación en el post evento. Esta ha venido siendo, además, la óptica preventiva imperante en los últimos 10 años.

Ahora, el representante de la Asociación Internacional para la Seguridad en el Espacio contesta esa premisa diciendo que, en realidad, sí que podría ser técnicamente posible en un futuro próximo evitar el propio impacto a nuestro planeta de una peligrosa tormenta solar, o al menos la peor parte de ésta, situando una megaestructura espacial en el punto estacionario Lagrange 1(L1) entre la Tierra y el Sol desde la que poder generar a conveniencia un gran campo magnético artificial que se abastecería de la propia energía solar que tal estación habría captado previamente, y que se pudiese interponer en la trayectoria de una gran eyección de masa coronal que fuese a impactar en nuestro planeta, neutralizando su peor parte.

Una suerte de “rompeolas espacial”
2017011417182468626
¿Ciencia ficción?, ¿un proyecto irrealizable?, ¿hasta dónde alcanza hoy nuestra tecnología ante semejantes magnitudes, o hasta dónde podría llegar a alcanzar antes del próximo “Evento Carrington” con un esfuerzo internacional coordinado de desarrollo tecnológico en esa dirección, e incentivando, acaso todo, en un nuevo salto cualitativo?

Los promotores de esta idea responden que la tecnología podría no estar tan lejos de nuestro alcance en el momento actual y recuerdan el ejemplo de los altos costes de otros proyectos espaciales asumidos en interés de la humanidad como la propia Estación Espacial Internacional, señalando, en suma, que todo ello podría articularse a través de un nuevo consorcio industrial espacial internacional y que el objetivo merece el intento ya que podría llegar a salvarnos de los incuantificables daños para nuestras infraestructuras planetarias y de la importante pérdida de vidas humanas que podría tener asociada la repetición de un Evento Carrington en nuestro tiempo. Preservar nuestra propia sociedad moderna tal y como la conocemos hoy en día, aseguran.

DEFENSA CIVIL PLANETARIA CONJUNTA
201701141956171120
Y ello al tiempo que tal estructura podría servir, simultáneamente, a otros propósitos como, por ejemplo, a modo de estación avanzada que abaratase los costos de otras exploraciones espaciales como la conquista de Marte, o ser dotada con sistemas complementarios que pudiese permitir abastecer a nuestro planeta con ingentes cantidades de energía solar cuando no se estuviesen realizando tareas de protección.

Para la Asociación Española de Protección Civil para el Clima Espacial, el EMP y los eventos black swan (AEPCCE) lo más relevante y “esperanzador” es que este debate sitúa por sí mismo en el primer plano de atención una creciente noción de “defensa civil planetaria”, conjunta, que desborda, y obliga a ampliar, la concepción de “defensa civil nacional”, ligada a Estados-nación, surgida de la Convención de Ginebra del siglo pasado, ante nuevas amenazas de la modernidad que ya no son únicamente “regionales” o “nacionales” sino también “globales”, para la entera humanidad y ante las que habrá que pensar en una nueva escala de acción “y promover una nueva cooperación internacional entre todos los pueblos”.

Nueva Tribuna

WETIKO, EL VIRUS PSICOESPIRITUAL QUE ESTÁ INFECTANDO A TODA LA HUMANIDAD

descargaLos nativos americanos designan la enfermedad que padece la civilización occidental como wetiko, la manifestación maligna egoica que está destruyendo nuestro planeta

Hay un término que puede ser muy relevante para lo que estamos viviendo como civilización: wetiko. Este término es usado por los indígenas nativo americanos (wetiko para los algonquin), windigo para los Ojibwa) para describir la forma de pensamiento que se desarrolla entre personas que practican el canibalismo, como si fuere el virus mental del canibalismo. Se dice que este patógeno engaña a su huésped y lo hace creer que obtener la fuerza vital de los demás (plantas, animales, personas, etc.) es una forma lógica y racional de existir. wetikoEn otras palabras es el virus del egoísmo, o lo que Paul Levy ha llamado en su libro Dispelling Weitiko, “egofrenia”, el egoísmo intrínsecamente como una enfermedad que impide reconocer la realidad de que vivimos en un mundo interdependiente, que toda la vida tiene el mismo valor intrínseco y que en realidad no existimos como egos separados.

En su libro Colombus and Other Cannibals, el historiador de la cultura nativo americana, Jack D. Forbes, describe la creencia común entre comunidades indígenas de que los conquistadores europeos estaban crónicamente infectados de wetiko. “Trágicamente, la historia del mundo en los últimos 2 mil años es, en gran medida, la historia de la epidemiología de la enfermedad del wetiko”, escribe Forbes. “El canibalismo es el consumo de la vida de otra persona para el beneficio propio”. Puede que actualmente el canibalismo no ocurra de manera literal —aunque se podría argumentar que alimentarnos de animales es una forma de canibalismo—, pero ocurre masivamente en la forma en la que se ejecuta nuestro sistema económico. Miles de millones de personas viven entregando su jornal, toda su fuerza vital, persiguiendo una ilusión, una fantasía ajena, y en el proceso entregando su riqueza a unos pocos. Podemos ver un canibalismo en la voluntad de poder de conquistar el mundo y explotar la naturaleza; en el sobreconsumo y en la extracción de todos los recursos con el fin de obtener más ganancias personales (una especie de vampirismo también de la fuerza vital del planeta). Todo esto se hace en nombre de la civilización, un argumento colectivo que es la más crasa hipocresía. Cuando le preguntaron a Gandhi que pensaba de la civilización occidental, contestó: “Creo que sería una buena idea”. Una buena idea que pese a algunos intentos no ha logrado materializarse.

Al final de cuentas el egoísmo, o la egofrenia, es un canibalismo psíquico. Decimos que es una enfermedad espiritual o psicoespiritual, porque centra toda la conciencia en una parte del cerebro e impide reconocer la profundidad de la mente, que no está constreñida sólo a un cuerpo, a la materia, es decir,  niega el aspecto espiritual del ser.  “La civilización moderna padece un extremo dominio de los aspectos racionales e intelectuales de la mente, un desequilibrio que parece desconectarnos de la naturaleza, de la empatía y de nosotros mismos”, dice Levy.

Podemos creer que wetiko es sólo una forma, más o menos supersticiosa, de imaginar concretamente nuestro egoísmo. Pero es posible que aunque sea sólo una enfermedad mental pueda también contagiarse y replicarse en otras personas, como sugiere la teoría memética de Richard Dawkins. La información en cierta forma se comporta como un organismo vivo que busca perpetuarse, lo cual logra infectando a través de las ideas y el contenido mental (genes culturales) a otros organismos. Paul Levy sugiere que el wetiko opera como un virus mental que esparce a través de nuestros puntos ciegos, de la mente subconsciente, y depende de nuestra propia ignorancia de lo que está sucediendo, es decir, de no ver que estamos siendo arrastrados por la importancia personal o la egofrenia.

pkd-300x300Levy compara el wetiko con el concepto de la Prisión de Hierro Negro del escritor Philip K. Dick. En sus visiones gnósticas Dick notó que “estamos en un tipo de prisión pero no lo sabemos”. Darnos cuenta de que estamos encerrados en una prisión que existe una especie de simulación generada por nuestra propia mente (infecta por un agente patógeno, “un falsificador del espíritu”) que se superpone a la realidad. “La Prisión de Hierro Negro es una vasta y compleja forma de vida que se protege a sí misma induciendo una alucinación negativa”.

La Prisión de Hierro Negro se replica creando a través de nosotros microextensiones de ella misma, “extendiendo su pensamiento androide (la uniformidad) cada vez más”. A lo que Levy agrega ”el pensamiento androide, esto es, pensamiento grupal robótico mecanicista (sin creatividad programada en su sistema) es uno de las cualidades de la mente tomada por wetiko”. La enfermedad opera produciendo un sentido de aislamiento e independencia, de que estamos solos aquí adentro y el mundo haya afuera es salvaje y hostil. “Wetiko nos distrae explotando nuestra tendencia habitual inconsciente a ver la fuente de nuestros problemas como algo externo a nosotros”. Dick había escrito también que creer que existe una realidad objetiva separada de la mente que lo observa sería “un terrible error intelectual”. Esto es importante porque esta creencia en un mundo objetivo es la raíz de nuestra separación —lo que sustenta un mundo dividido entre un sujeto y sus objetos— y es también el alimento que mantiene corriendo el programa del ego como una realidad absoluta.

Philip K. Dick escribió “A veces me parece que el planeta está bajo un hechizo.. Estamos dormidos o en un trance”. Dick creía que un demiurgo que había querido reemplazar la creación original divina había producido un mundo falso, una realidad espuria —pero lo había producido a través de nosotros. El demonio se había infiltrado a nuestra propia mente, al punto de hacernos pensar que es nuestra mente.  (En este sentido puede ser útil recordar la visión del budismo tántrico de que los demonios son en realidad sólo las aflicciones de nuestra propia mente que se proyectan hacia afuera).

Debido a que a final de cuentas el mundo es divino y perfecto, según Dick, el mismo demiurgo y su simulacro global —la Prisión de Hierro Negro o el mismo Wetiko— son agentes de nuestra propia evolución, la enfermedad puede ser el detonador de un estadio de conciencia, de un reconocimiento de lo que es verdaderamente esencial en la vida. Se trata de descubrir que “hay un universo detrás del nuestro, oculto en su interior”. “El mundo no es sólo una falsificación, hay más: es una falsificación, pero debajo de ella yace otro mundo, y es ese otro mundo, ese mundo del Logos, que se filtra y rompe a través”. Dick dice que podemos acceder a ese mundo sin la necesidad de un sacerdote o intermediario. Para hacerlo debemos de recordar (anamnesis) que nosotros no somos realmente egos en un cuerpo sino que nuestra naturaleza es la misma que la divinidad que hizo que se manifestará el universo en primer lugar, es decir que somos la totalidad. Es por ello que el camino —y Dick era un ferviente cristiano gnóstico— era liberarse de la importancia personal y no huir del sufrimiento consustancial del mundo, sino hacerlo sacrificio en la trascendencia del conocimiento de esta unidad divina. “Si es que existe la felicidad en el hombre, ésta viene de su renuncia voluntaria a su yo en favor de su participación en el destino de la unidad total”, escribió Dick. “El poder supremo de la compasión es el único poder capaz de resolver este laberinto”. Tenemos aquí una receta para escapar de la Prisión de Hierro Negro (de la Matrix) y al mismo tiempo de curarnos de este virus llamado wetiko.

A fin de cuentas la noción de que somos egos o seres individuales separados del mundo es sólo un meme, quizás el meme más exitoso de la historia. Terence Mckenna sugería que debíamos contrarrestar los efectos del egoísmo que estaban destruyendo el planeta esparciendo otros memes. En este sentido esparcir el meme de wetiko, tomando conciencia de su existencia, podría un poderoso remedio para tratar la psicosis colectiva que sufrimos.

PijamaSurf

LOS MISTERIOSOS ENTES DE LA DIMENSIÓN DMT

The kingdom of god is within you (dmt), de Heather McLean
The kingdom of god is within you (dmt), de Heather McLean

I El viaje

Junto con el DMT, Alice me dio una serie de indicaciones que seguí al pie de la letra. Una pieza oscura, los teléfonos apagados para evitar interrupciones. Debía sentarme en medio de la cama y colocar cojines donde dejarme caer. Tenía dos dosis y ella me recomendó que primero uno fumara y el otro cuidara y luego cambiáramos. Me explicó que, si bien no había realmente nada que pudiera pasar como para justificar la vigilancia, ésta cumplía la función de otorgarle seguridad al que fumaba, de saber que alguien lo observaba desde el más acá. Esa noche éramos Max y yo. Él dijo que quería ir primero. Fumó, tres caladas profundas, tal como nos insistió Alice y se dejó caer sobre los cojines. El olor era desagradable, como a plástico quemado. Durante treinta minutos me pareció estar frente a alguien durmiendo, con un sueño ligero (Max se aferraba del cubrecamas de vez en cuando), la respiración entrecortada como si el aire fuera insuficiente, hasta que comenzó a volver en sí. Alice nos había recomendado que cuando concluyera el clímax del viaje y volviéramos a nuestro cuerpo, algo que sucedería tras diez o quince minutos, siguiéramos recostados, que ciertas sensaciones sutiles permanecen y es una lástima perdérselas por la ansiedad de comunicar el viaje. Max continuó en silencio otros diez minutos, su respiración volvió a ser regular. Abrió los ojos, en realidad debiera decir abrió el ojo, Max sólo tiene uno, el otro lo perdió en un accidente, pues me miró con su ojo y una expresión seria, noté que lloraba, me dijo: no estoy preparado para la muerte. Max había tenido experiencias con psicodélicos antes de aquella sesión con DMT, sin embargo, habían sido dosis recreativas, nunca había experimentado una visión, como llamó a lo que le sucedió aquella noche. Le pedí que no me dijera más, pensando con ingenuidad, que el relato de su experiencia podría influenciar la mía. Yo había tenido revelaciones, con y sin psicodélicos, sin embargo, nunca había probado el DMT y no sabía qué me deparaba. Sentía temor, a pesar de haber visto a Max como si durmiera frente a mis ojos. Era temor ante lo desconocido, lo que deben haber sentido los exploradores al soltar amarras y lanzarse a altamar. Con la diferencia que ellos no sabían si volverían y yo sí. Tomamos posiciones, Max me acercó el encendedor, le pegué una calada, luego otra y entonces comprendí por qué Alice insistía tanto en la tercera, pues cuando ya llevas dos, el DMT comienza a apoderarse de tus sentidos, la realidad se fractaliza, sentí vértigo ante la rapidez e intensidad del efecto, consideré que era suficiente, pero entonces Alice, desde el recuerdo, me animaba a dar la tercera fumada. Respiré por última vez y justo antes de que mis ojos se cerraran, logré ver cómo la llama del encendedor se transformaba en una hermosa flor de fuego y luego la habitación en que me hallaba parecía sumergirse en un caleidoscopio. Cerré mis ojos y me dejé caer sobre los cojines. Un zumbido creció como si el universo fueran ondas auditivas que atravesaban un largo túnel. De pronto pude ver el túnel, brillando en colores, y yo avanzaba por él, o quizás no era yo el que se movía sino que el túnel se desplazaba en dirección contraria. No podía escuchar mi respiración, tampoco mis latidos. Llevé toda mi atención a mi pecho. Lo percibí quieto, inmóvil, sin sístole ni diástole. El túnel me dejó en el centro de un gigantesco domo de pixeles de colores. Era hermoso e hipnótico. Aunque no veía mi cuerpo, sí había un yo en el centro del domo. Frente a mí había dos enormes serpientes. La de la izquierda, un poco más grande que la otra, era macho. No se cómo lo sabía, pues se mantenía en silencio observando, pero lo sabía. La otra era una serpiente hembra y se comunicaba conmigo telepáticamente. Me invitaba a irme con ellos por un agujero de color blanco que estaba en el suelo, a unos metros a mi izquierda. Me decía que iríamos a conocer la muerte. Era una criatura seductora y obstinada que me producía sospecha como si fuera el llamado de una sirena que debía desoír. ¿Por qué habría de irme con ustedes?, les pregunté mentalmente. Me sorprendió lo poco alterada que estaba mi racionalidad, es decir, mis valores y juicios eran los mismos que antes de fumar esas tres caladas. Le dije que no estaba preparado para dejar a mis amigos y a mi familia. Ella insistía, pero tanta insistencia no hizo más que incrementar mi desconfianza. Tras mi rechazo, el domo desapareció. Volví al planeta tierra, a la habitación, mis sentidos se reactivaron con lentitud, hasta que volví a mi cuerpo en la cama, a oscuras frente a mi amigo Max que me miraba en silencio.

A pesar de haber estado en el lugar más extraño al que una droga me ha llevado, la experiencia no me pareció reveladora, no hubo epifanías, no hubo ese descentramiento de mi perspectiva en el que me suelen situar los psicodélicos, ese sorprendente y renovador abandono de los condicionamientos. Aquellos seres, insisto, me parecieron extrañísimos, pero no me enseñaron nada que pudiera serme de utilidad en el espacio-tiempo en el que vivo, no hubo un elixir que traer de vuelta del viaje. Ese no fue el caso de Max, él me contó que unos arlequines lo molestaron, no lo dejaban tranquilo y él les gritaba que se detuvieran, pero sus palabras, que veía materializadas frente a sí, se descomponían en fractales hasta perder todo sentido; no era un lenguaje útil en aquella dimensión. Al volver, Max concluyó que no estaba preparado para enfrentar su muerte, si no hago algo, esos arlequines me van a hacer papilla.

Mi falta de entusiasmo con la experiencia sufrió un severo revés al día siguiente, cuando recibí una llamada de Max. Se había pasado media noche buscando información en internet. Me dijo que eran tantas las personas que, tras la segunda fumada de DMT, veían cómo la llama del encendedor se transformaba en una flor de fuego que se expandía hasta abarcar toda la habitación, que ya tenía un nombre: el Crisantemo. Que la gran mayoría de quienes habían dado una tercera fumada, atravesaron aquel túnel de colores (otros decían que era la hélice del ADN) y luego llegaron al domo, al que también llaman el Patio de los Entes o, simplemente, la Habitación, aquella catedral psíquica donde se encontraban con ángeles, hadas, arlequines y reptiles. Muchos se comunicaban telepáticamente con los entes. Y quienes hablaban, como Max, solían ver cómo sus palabras se fragmentaban. Había quienes hablaban lenguas que les eran desconocidas pero que comprendían. Muchos desconfiaban de estos entes, sospechaban de tantas insistencias. De pronto, el viaje que habíamos tenido no parecía guardar relación alguna con nuestro yo. En distintas partes del mundo, personas de culturas totalmente disímiles decían llegar al mismo lugar y ver a los mismos entes. Aquel encuentro, que me pareció tan solo extraño y curioso, ahora se manifestaba como un misterio insondable.

La primera explicación que se me ocurrió fue que los entes que veíamos estaban dentro nuestro, es decir, eran arquetipos genéticos y el DMT era la llave que permitía acceder a su encuentro. Un viaje hasta el origen común de toda la humanidad y mucho más allá, hasta aquel momento en que no éramos más que un proto-reptil. No es del todo descabellado si pensamos que nuestro pelo y oído, nuestros dientes, la manera en que nuestra piel se compone de capas, provienen de nuestro tatarabuelo reptil. Incluso el crecimiento de nuestro cerebro comenzó durante la vida de ese proto-reptil, cuyo cerebro algunos dicen es nuestra glándula pineal. El DMT nos permitiría acceder a nuestros orígenes como vertebrados, a aquel pasado en el que éramos uno con la serpiente del paraíso; con la serpiente Apep, de los egipcios; con Vasuki, de los hindúes; con Kai-Kai y Treng-Treng, de los mapuche, etc. Tanta serpiente mítica debía tener su origen en nuestra huella genética y el DMT podía establecer ese contacto. Me parecía que esta hipótesis guardaba cierta consistencia con mi viaje pero ninguna con el de Max: no había relación alguna entre los arlequines y aquel proto-reptil.

La otra posibilidad, aún más difícil de aceptar, es que los entes se encuentran fuera nuestro y, en este caso, el DMT es una molécula que enciende un canal de comunicación con seres de otro espacio, de otro tiempo, o de una dimensión en la que no existe el entramado del espacio-tiempo. Así como el entrelazamiento cuántico permite que dos fotones o dos electrones en extremos opuestos del universo estén en perfecta sincronía, el DMT permitiría que los electrones de nuestras neuronas se entrelacen de forma inmediata con la de aquellos entes. Se que suena inverosímil, pero acaso el entrelazamiento cuántico no lo es también.

Eran hipótesis intuitivas que no satisfacían mi curiosidad. Busqué respuestas y obtuve metáforas, no certezas.

II. Las metáforas

El DMT es el principal alcaloide presente en la ayahuasca y el yopo (sustancias que trataremos en otro artículo). En el norte de Chile se han encontrado tablillas para inhalar alucinógenos con restos de DMT, ¡de tres mil años de antigüedad! Sin embargo, fue aislado en 1931 y tuvieron que pasar otras dos décadas para que alguien experimentara sus efectos y mencionara, por primera vez, un encuentro con los entes. Hoy sabemos que el DMT existe en muchas especies del reino animal y vegetal. Como señala Alexander Shulgin, el DMT está, simplemente, en casi cualquier parte que mires. Está en esta flor aquí, en ese árbol de allá, y en los animales que nos rodean. Incluso en los humanos (se ha encontrado en la sangre y en la orina). Sin embargo, aún desconocemos su función.

Una hipótesis que se repite bastante es que almacenamos DMT en la glándula pineal. El Dr. Rick Strassman, escritor del libro DMT: The Spirit Molecule (a partir del cual se realizó el documental de Netflix) y el último científico en experimentar con esta droga en humanos, sostiene que pequeñas dosis de DMT serían liberadas cuando soñamos y cuando tenemos un orgasmo; dosis más altas serían liberadas durante nuestro nacimiento y muerte. Pero no son más que conjeturas, especulaciones, pues Strassman no ha hallado evidencia de que ello sea así. De hecho, se vio obligado a abandonar sus investigaciones porque no encontró un marco científico desde el cual continuar. Strassman considera al DMT un modelador del alma e insiste en que la apertura del tercer ojo o del séptimo chakra, no son otra cosa que liberación endógena de DMT desde la glándula pineal. Incluso eso sería, precisamente, lo que habrían experimentado los profetas bíblicos: la imagen del Apocalipsis no sería más que un mal viaje en DMT. Por eso Strassman lo bautiza como la molécula del espíritu, no porque sea espiritual por sí misma, sino en cuanto herramienta o vehículo de acceso al infinito: Imaginémosla como un remolcador, una carroza, un explorador montado a caballo, algún objeto al que podamos enlazar nuestra conciencia. Nos empuja hacia mundos que solo ella conoce. Tenemos que aguantarnos firmemente y debemos estar preparados, pues los reinos espirituales incluyen elementos del cielo y del infierno, de fantasía y pesadilla. Aunque la función de la molécula del espíritu nos parezca angelical, nada nos garantiza que no se torne demoníaca.

En las antologías de viajes con DMT compiladas por Strassman y por Erowid, hay todo tipo de experiencias y explicaciones. Shaoni dice haber llegado al salón donde las almas esperan para reencarnar. Recordaba haber estado en aquella habitación antes, en una de sus transiciones. Gaspar Noé, en la película Enter de Void alude a algo parecido. El protagonista fuma DMT, es asesinado y su alma viaja hasta volver a reencarnar. El protagonista se pregunta si está muriendo o viajando en DMT. Noé recrea las luces del túnel y el mundo de colores que muchos suelen ver.

También hay relatos de viajes a lugares hermosos, encuentros con entes extraños pero inofensivos. Sin embargo, no todos son así. Hypnotica asegura que no viajó hacia un mundo desconocido sino que a uno igual al suyo pero sin vida, todo había muerto bajo un fuego apocalíptico y estaba sola, para siempre. Hasta que despertó. Ken nos cuenta que en su viaje había dos cocodrilos sobre su pecho. Me aplastaban, me violaban analmente. No sabía si sobreviviría. Al principio pensé que estaba soñando, que era una pesadilla. Pero entonces me di cuenta de que todo estaba ocurriendo realmente.

El etnobotánico Terence Mckenna es el apóstol del DMT. Cualquiera que haya escuchado psytrance se habrá topado con extractos de sus monólogos sampleados entre los beats. Mckenna destacó la doble cualidad del DMT, como el alucinógeno más poderoso conocido por el hombre y la ciencia y, simultáneamente, el más común en la naturaleza. Fue el DMT el que me dio el poder para comprometerme con la experiencia psicodélica. Me obligaba a cuestionarme qué es la realidad, qué es el lenguaje, qué es el ser, qué es el espacio y tiempo tridimensional, todas las preguntas en las que me adentré durante los siguientes veinte años. Mckenna bautizó a la flor de fuego como Crisantemo y a los extraños entes como máquinas élficas o elfos fractales o máquinas élficas auto-transformadas. Señala que es común que estos elfos reciban a los visitantes con euforia. Sostiene que se trata de coleccionistas de arte primitivo que están esperando visitas para recolectar información. Cuando la mente se encuentra intoxicada con DMT llega a un mundo desconocido que se percibe como real. No es un mundo que surja de nuestros pensamientos, nuestras esperanzas o temores; más bien, es el mundo de esos seres traviesos – sus juegos, sus sueños, su poesía. ¿Por qué? No tengo la más remota idea. Insatisfecho con sus propias conclusiones le dio a probar una pipa de DMT a un monje tibetano. Son las luces menores del Bardo, le dijo el monje, es lo más lejos a lo que puedes llegar en el Bardo si quieres volver. Luego le ofreció a un grupo de chamanes del Amazonas. Estos son los ancestros, le dijeron, son los espíritus con los que trabajamos, son almas ancestrales. Nosotros conocemos ese lugar.

En la película Naked Lunch, David Cronenberg, más que adaptar el libro homónimo de William Burroughs, recrea sus delirios al escribirlo. Allí podemos ver la presencia de estos entes, alienígenas, ciempiés gigantes y máquinas insectoides, en su formato pesadillezco. En los cincuenta Burroughs experimentó con DMT en Londres. Timothy Leary nos cuenta que en aquel tiempo Burroughs trabajaba en una teoría sobre geografías neurológicas – ciertas áreas eran celestiales, otras eran diabólicas. Era un explorador que, por adentrarse en tierras desconocidas, debía realizar un mapa de las áreas amistosas y de las hostiles. En la cartografía farmacológica de Burroughs, el DMT arrojaba al viajero a un territorio extraño y, definitivamente, no amistoso.

Alexander Shulgin, en Tihkal, considera que el DMT puede llevar a ambos territorios: Para algunos usuarios, es una conexión con un mundo vívido de magia y seres místicos. Para otros, es la oscura revelación de los aspectos más negativos de la psiquis. Y todo lo que hay entre medio.

Jon Hanna propone construir un Bestiario, una enciclopedia de entes de la dimensión DMT (una tarea que está realizando DMT-Nexus en su Lexicón del Hyperespacio). Hanna no cree que estos entes sean externos al ser humano, sino que más bien corresponden a los monstruos de la infancia; las imágenes de pesadilla de las que hemos huido desde pequeños. Así se explicaría la heterogénea, aunque constante, fauna de reptiles, insectos, arácnidos, cefalópodos, payasos, arlequines, juguetes animados y extraterrestres.

Sin embargo, existe una notable coincidencia en las acciones que realizan estos entes que no calza muy bien con la teoría que los identifica con quienes nos atormentaban en nuestra infancia. Más de la mitad de los voluntarios de Strassman aseguraban haber tenido un encuentro con entes: Una constante que se repite es la idea de que estos seres son de una inteligencia superior y que están interesados en el visitante, esperando su llegada. Su “trabajo” parece ser la realización de pruebas, exámenes y mediciones a veces incluso modificando la mente y el cuerpo del visitante. Se suelen comunicar a través de gestos, telepatía o imaginería visual. El propósito del contacto es incierto. Muchos voluntarios precedían su relato diciendo “esto no fue un sueño”.

Eso era, precisamente, lo asombroso: la sensación de que aquellos entes no eran un sueño ni una ilusión, al menos, no más que tú y yo. En mi viaje en DMT aquellos entes no me entregaron respuestas, nada que pudiera serme de utilidad; sin embargo, su misteriosa y aparentemente autónoma existencia me llenó de preguntas. Sé que volver a visitarlos será inútil, ellos no revelarán sus intenciones. Quizás algún día descubramos quiénes son.

ALAN MELLER                 DOS DISPAROS

EL ENIGMA DIATLOV: LA NOCHE DEL TERROR

pertenencias-de-los-miembros-del-equipo57 años de la misteriosa muerte de 9 exploradores en los Urales

Probablemente el denominado incidente del paso de Diatlov, es uno de los expedientes X, más extraños y aterradores, que podemos encontrar en el mundo del misterio. Después de 57 años son muchas las dudas e interrogantes que se ciernen sobre la enigmática muerte de 9 excursionistas en una gélida noche de los Urales. Pese a las múltiples hipótesis que se han esbozado para intentar explicar lo ocurrido en aquella fatídica jornada, hasta el día de hoy, no hay explicaciones convincentes que resuelvan todas las incógnitas que plantea esta misteriosa tragedia.

TRAGEDIA EN LA MONTAÑA DE LA MUERTE

La trama arranca, el 23 de enero de 1959, con la excursión emprendida por un grupo de 9 personas, 5 universitarios, 3 ingenieros, y un guía, que pretendían escalar una montaña llamada Otorten (1.234 metros) en los Urales. La expedición estaba dirigida por un consumado alpinista Igor Dyatlov (23 años). Lo acompañaban Zinaida Kolmogorova (estudiante del departamento de Radio, 22 años), Liudmila Dubinina (estudiante de economía, 21 años), Aleksandr Kolevatov (estudiante de geotecnia, 25 años), Rustem Slobodin (ingeniero, 23 años), Yuri Krivonischenko (ingeniero, 24 años), Yuri Doroshenko (estudiante de economía, 21 años), Nicolas Thibeaux-Brignollel (Ingeniero, 24 años) y Alexander Zolotarev, un experimentado guía de 37 años. Curiosamente el grupo lo componían originalmente 13 personas, pero uno de los estudiantes no llegó a tiempo y 2 tenían examen en la universidad por lo que no llegaron nunca a unirse a la expedición. Sin embargo hubo otra baja inesperada de última hora. Yuri Yudin, el 28 de enero, abandonó la expedición, al poco de iniciarse la marcha hacia la montaña, al encontrarse indispuesto por un resfriado, aunque otras fuentes aseguran que padeció un ataque de Radiculitis (es un dolor que se extiende a lo largo de la trayectoria de los nervios debido a la hinchazón de las raíces del nervio espinal. Es un trastorno que resulta de la degeneración de las raíces de los nervios espinales. Es principalmente una enfermedad Osteocondrosis de los discos intervertebrales).
Todo parecía ir a la perfección, hasta que el grupo, comenzó a retrasar su regreso. Igor Dyatlov, debería haber enviado un telegrama al Club deportivo del UPI (Instituto Politécnico de los Urales), y al Comité de Cultura Física, el 12 de febrero, confirmando el regreso de la expedición, sin incidencias, a la aldea de Vizhay. Alarmados por esta falta de información, los familiares comenzaron a preocuparse por los estudiantes. Tras la insistencia de familiares, amigos y compañeros, el 22 de febrero, se organizó una operación de rescate de los 9 excursionistas. El operativo estaba organizado por el coronel Georgi Semenovich Ortyukov, y en él, participaban, estudiantes, zapadores con detectores de minas, guardas forestales, guías locales pertenecientes a las tribus Mansi, operadores de radio y militares de la escuela de sargentos bajo el mando del Teniente Potapov, enviados por Ministerio del Interior. Todos participaron en una intensa búsqueda de los excursionistas perdidos. Pero, tras una batida por la zona, parecía que los estudiantes no se encontraban en las inmediaciones de la montaña Otorten. Parecía que se habían esfumado. Las tesis que se barajaba en aquellos primeros días de búsqueda, es que el grupo podría haberse extraviado o alguno de los miembros podría estar lesionado o enfermo lo que hubiera dificultado o retrasado su regreso. En aquellos momentos, todos los integrantes en la batida confiaban en encontrarlos con vida. Nadie podía presagiar el trágico destino de los 9 jóvenes. Aunque según algunas fuentes, los guías Mansi tenían un mal presentimiento sobre el destino de los excursionistas perdidos. El 26 de enero, dos voluntarios, Mikhail Sharavin y Yuri Koptelov encontraron unas huellas de esquíes en la nieve que podrían pertenecer al grupo.
Por causas desconocidas el grupo de alpinistas se había desplazado unos 14 kilómetros de su destino final. Los voluntarios llegaron hasta la ladera este de la montaña Jolat Siajl (un nombre Mansi que significa Montaña de la Muerte). A la mañana siguiente, el 27 de febrero, los rescatadores encontraron un escenario alarmante. Ante sus ojos apareció la tienda de campaña, destrozada, y casi caída sobre la nieve. Lo más extraño, es que la tienda presentaba numerosos cortes en su superficie. Sin embargo, tras una primera inspección, no había ni el menor rastro de los 9 excursionistas perdidos. Los exploradores se sorprendieron al comprobar que la ropa de abrigo e, incluso, las botas de los integrantes del grupo estaban en el interior de la tienda. Además al encontrar dinero en la tienda (710 rublos), los rescatadores, descartaron cualquier tipo de hecho delictivo relacionado con la desaparición de los jóvenes.
diatlov1En un primer momento se pensó que quizás una avalancha hubiera provocado el pánico de los excursionistas, y, que estos, asustados habrían huido a la carrera del lugar. Pero pronto se descartó esta tesis.
La poca inclinación de la ladera de la montaña, de apenas unos 20 grados, hacían inviable una avalancha de nieve. Las esperanzas de encontrar supervivientes se desvanecieron de manera fulminante, cuando a un kilometro y medio aproximadamente del campamento, encontraron los cuerpos de 2 estudiantes, semienterrados en la nieve. Se trataba de Krivonischenko (1. Orden en el que fueron encontrados) y Doroshenko (2) (A estos 2 cuerpos los denominaremos genéricamente como Grupo 1), descalzos, sin guantes y sin lesiones externas que evidenciaran las causas de su fallecimiento. Los cuerpos estaban casi desnudos e iban en ropa interior. Al parecer, habían intentado trepar a un árbol, un cedro, que había cerca, pero la rama cedió y cayeron al suelo. En el árbol había restos de sangre y carne humana. Junto al cedro había restos de una pequeña hoguera que habían hecho para calentarse. Cerca de allí, junto a unos pinos, aparecieron los cuerpos sin vida de Dyatlov (3) y Kolmogorova (4), hallada gracias a los perros rastreadores.
Según comentaron algunos de los rescatadores, el pelo de Zinaida Kolmogorova (cuyo cuerpo estaba cubierto por 10 centímetros de nieve) presentaba un color grisáceo y el color de su piel tenía una inexplicable tonalidad anaranjada. Posteriormente, el 5 de mayo, con ayuda de un detector de metales apareció el cuerpo de Slobodin (5), que estaba situado entre ambos (A estos 3 excursionistas los denominaremos Grupo 2), aunque algo separados a una distancia de 300, 480 y 630 metros de la hilera de pinos del bosque. Por su parte Rustem Slobodin tenía un agujero de 18 centímetros en el cráneo, que no aparentaba ser una herida letal, por lo que sospecharon que, al igual que sus compañeros, había muerte de hipotermia. Los 3 cuerpos del G2 estaban casi en línea con la tienda de campaña y sus cabezas estaban orientadas en dicha dirección. Las autoridades estaban algo desconcertadas por estos hallazgos. No se explicaban quién o qué había motivado que los excursionistas abandonaran la seguridad de la tienda en plena noche para adentrarse en el bosque. Todos los expertos en montaña, sabían que aquel gesto les condenaba irremediablemente a la muerte por hipotermia. Aquello era muy extraño. Las autoridades y familiares estaban completamente desconcertadas. Todos estaban esperanzados que las autopsias quizás pudieran arrojar luz a este inquietante enigma…

AUTOPSIAS DE LOS 5 PRIMEROS CUERPOS

Las autopsias de los excursionistas fueron realizadas el 4 de marzo de 1959, en la penitenciaría de la ciudad de Idvel, en la oficina regional de patología forense, por el Dr. Boris Alekseevich Vozrojdenniy y el Dr. Ivan Ivanovich Laptev.

Yuri Doroshenko (G1). Su cuerpo estaba en ropa interior, camiseta de manga corta y descalzo, cubierto con calcetines de diferente color. Tenía quemaduras en la sien y pie derecho. Sin fracturas o lesiones. Los médicos dictaminaron que su fallecimiento era debido a la hipotermia (La hipotermia ocurre cuando la temperatura corporal baja de los 35ºC, y los mecanismos compensadores del organismo para mantener la temperatura fallan. A medida que una persona desarrolla hipotermia, lentamente pierde sus habilidades para pensar y moverse. De hecho, es posible que incluso no sean conscientes de su gravedad. Alguien con hipotermia tiene la probabilidad de sufrir congelación). La muerte se produjo entre 6 u 8 horas después de la última ingesta de comida. Diagnóstico oficial; Murió de hipotermia.

George Krivonischenko (G1). Su cuerpo estaba apenas cubierto por una camiseta de manda larga, y pantalones de natación. Tenía heridas leves por el cuerpo y presentaba quemaduras en su pierna izquierda y dedos de las manos. Sin fracturas o lesiones. El médico forense determinó que la muerte de este estudiante “fue el resultado de la exposición a baja temperatura”. Diagnóstico oficial; Murió de hipotermia. Los expertos que han analizado el caso, indican que, probablemente, parte de la ropa que les falta a Doroshenko (G1) y Krivonischenko (G1) es debido, a que fueron utilizadas, una vez muertos, por sus compañeros, para intentar no morir congelados.

Zinaida Kolmogorova (G2). Su cuerpo estaba bien cubierto de ropa, aunque tampoco llevaba calzado alguno. La autopsia reveló que tenía varias lesiones por su cuerpo, que, según los expertos, se produjeron en vida, o en estado agónico, como resultado de caídas y lesiones sobre las rocas, el hielo o la nieve. Su muerte fue clasificada como hipotermia causada por un “accidente violento”. En el costado izquierdo presentaba un moratón que podría haber sido producido por un golpe de bastón de escalada. Diagnóstico oficial; Murió de hipotermia.
diatlov2
Igor Dyatlov (G2). Su cuerpo estaba parcialmente abrigado, llevaba doble pantalones y chaleco sin mangas sin abrochar. Sus pies estaban cubiertos por calcetines de diferente color. El reloj “Zvezda” que portaba en la muñeca se había detenido a las 5:31 horas (De acuerdo a los servicios de rescate los relojes se detenían en condiciones de muy bajas temperaturas usualmente 1 hora después de la muerte de una persona, por lo que se planteo que tal vez murieron entre las 7-8 de la mañana del 2 de febrero). No presentaba lesiones internas ni externas. Diagnóstico oficial; Murió de hipotermia.
diatlov3
Rustem Slobodin (G2). Su cuerpo estaba bien arropado en comparación con sus compañeros. Descalzo. Llevaba una navaja plegable y su reloj se detuvo a las 8:45 horas. Presentaba una fractura importante en el cráneo efectuada por un objeto contundente. Además de múltiples arañazos por el cuerpo que fueron atribuidos a él mismo. Diagnóstico oficial; Murió de hipotermia.

LAS CONCLUSIONES DE LOS FORENSES

Pese a lo que hemos leído, para los forenses, los excursionistas del Grupo 1 y Grupo 2, habían muerto, por hipotermia. Destacando, de forma sorpresiva, que ninguno de los cadáveres presentaba signos de golpes agresivos externos, quemaduras térmicas o químicas, huellas de garras y/o dientes de animales, heridas de armas de fuego o cuchillos. Aunque, Krivonischenko y Doroshenko presentaban numerosas heridas en las manos, los forenses estaban seguros que fueron originadas cuando pretendieron escalar, de forma frenética, el cedro. Respecto a las quemaduras que presentaban, los doctores estimaron que fueron provocadas por la imperiosa necesidad de los excursionistas por entrar en calor. Tras hacer un pequeño fuego, tenían las extremidades tan congeladas (insensibles), que no notaron que se estaban quemando.
Por tanto se dictaminó que la muerte de los excursionistas correspondía exclusivamente a causas naturales, aunque los expertos no entraban a valorar que pudo producir aquella estampida en mitad de la gélida y mortal noche de los Urales. Tan sólo indicaron en su informe que, por motivos desconocidos, los excursionistas, mientras se encontraban cortando lomo para la cena antes de dormir, sobre las 19:00 horas del 2 de febrero de 1959, “algo” les había obligado a huir a la carrera sin procurarse calzado y ropa de abrigos, cosa que les impedía la supervivencia en la árida zona. La conclusión no podía ser más demoledora. Aquel repentino pánico, con su consiguiente huida les condenó a una muerte segura. El informe oficial dictaminó que los 5 jóvenes habían muerto por hipotermia (aquella noche la temperatura en la zona fue de alrededor de -25 ° a -30 ° C). No obstante, estas apreciaciones tuvieron que ser revisadas cuando examinaron detenidamente el cuerpo de Rustem Slobodin (G2) y se percataron que presentaba un “traumatismo craneal causado por un objeto contundente en el momento de la salida, que seguramente causó un estado de aturdimiento momentáneo, que contribuyó a la rápida congelación de Slobodin”. Además, Doroshenko (G1) tenía un edema pulmonar (El edema pulmonar es una acumulación anormal de líquido en los pulmones que lleva a que se presente dificultad para respirar. El edema pulmonar a menudo es causado por insuficiencia cardíaca congestiva. Cuando el corazón no es capaz de bombear sangre de manera eficiente, ésta se puede represar en las venas que llevan sangre a través de los pulmones. Sin embargo, el edema pulmonar también puede deberse a otras causas, como la toma de determinados fármacos, insuficiencia renal, daños al pulmón causados por intoxicaciones o infecciones, encontrarse expuesto a grandes alturas, un fuerte golpe, etc.) y contusión pulmonar como resultado de un traumatismo severo.

HALLAZGO DEL RESTO DEL GRUPO

El 5 de mayo de 1959 algunos integrantes del grupo de rescate encontraron varias prendas de los excursionistas junto a un barranco donde había un arroyo. Uno de los pantalones estaba quemado. Tras cavar en la zona encontraron los 4 cuerpos de los excursionistas restantes, Liudmila Dubidina (6), Zolatarev (7), Kolevatov (8) y Thibeaux-Brignolle (9) (G3) sepultados en la nieve, a unos 4 metros de profundidad. Los cadáveres apenas estaban separados por un metro de distancia, y se hallaban a unos 70 metros de Krivonishenko y Doroshenko (G1). Tanto el G1, G2 como el recién descubierto G3, estaban dispuestos, más o menos, en una línea recta desde la tienda de campaña hasta el arroyo del bosque donde aparecieron los últimos excursionistas perdidos.
diatlov4Nicolás tenía importantes daños en el cráneo, y Liudmila Dubidina tenía la cabeza echada hacia atrás, indicando que tenía el cuello roto. Le faltaban los 2 globos oculares y la lengua. Por su parte, Alexander Zolotarev (que estaba abrazado por la espalda con Kolevatov) tenía grandes fracturas en el pecho y le también le faltaban de los globos oculares. Su cabello presentaba una tonalidad grisácea y, algunos testigos indicaron que parecía envejecido. Las autoridades no entendían que había ocurrido allí. De nuevo, las autoridades confiaban que las autopsias aclararan esta tragedia inexplicable…

AUTOPSIAS DEL GRUPO PERDIDO

El 9 de mayo de 1959 el Dr. Boris Alekseevich Vozrozhdenni, junto con la experta criminalista Genriette Eliseeva Churkina (quien realizó el peritaje de los cortes producidos en la tienda de campaña), realizaron la autopsia de los 4 excursionistas.

Liudmila Dubinina (G3). Su cuerpo estaba bien cubierto, con doble pantalón y doble camisa. Sin calzado, aunque cubrió sus pies con tela de su suéter de forma improvisada para entrar en calor. La autopsia indicó que le faltaban los 2 globos oculares y la lengua (no se indica si rasgada, cortada o mordida). Tenía el cartílago de la nariz aplastado pero no tenía los huesos rotos. Su cuerpo tenía moratones y hematomas con hemorragias externas. El cuello estaba fracturado, por un fuerte golpe en la garganta o por estrangulamiento. También tenía varias costillas fracturadas, y presentaba signos de haber sufrido un edema pulmonar. El informe indicaba que la muerte de Dubinina fue producto de una extensa hemorragia interna en el ventrículo derecho del corazón, provocada por innumerables fracturas bilaterales de las costillas y una hemorragia abundante en la región torácica, resultado de una fuerza intensa ejercida sobre la cavidad torácica.

Alexander Zolotarev (G3). Su cuerpo estaba perfectamente cubierto, abrigo incluido y botas de cuero. Cuando fue encontrado por los rescatadores, Zolotarev tenía colgada una cámara fotográfica, aunque el informe oficial no indica que pasó con el carrete (además en total aparecieron en la zona 5 cámaras fotográficas, cuando en el inventario del grupo, sólo figuraban 3, las cámaras de Georgy Krivonischenko (60 fotos), la de Rustem Slobodina (12 fotos) y la de Thibeaux-Brignolles (17 fotos). Posteriormente se supo que una pertenecía a Dyatlov y la otra a Zolaterov)
Al cuerpo de Zolatarev le faltaban los globos oculares, tenía la nariz aplastada y el hueso parietal era visible. Tenía fracturas en las costillas y presentaba un fuerte hemotorax que le hubiese causado la muerte (El hemotorax es una acumulación de sangre en el espacio existente entre la pared torácica y el pulmón (la cavidad pleural). La causa más común del hemotórax es un traumatismo en el pecho (torácico)). También tenía un edema pulmonar grave. Su muerte fue resultado de los enormes daños corporales sufridos.
diatlov5
Aleksandr Kolevatov (G3). Estaba bien vestido, pero sin abrigo para su cabeza o calzado para sus pies. Los forenses indicaron que le faltaban los tejidos blandos alrededor de los ojos y le faltaban las cejas. Además tenía la nariz rota y detrás de la oreja derecha presentaba una herida abierta de 3 centímetros por 1´5 centímetros. Algunas voces indicaron que el color de su piel tenía una tonalidad gris con algunas zonas en color púrpura. También tenía el cuello “deformado”. Además de evidentes daños y lesiones en las rodillas que probablemente fueron producidas durante la frenética huida nocturna. Aunque el aspecto más discutido de esta autopsia fue el hecho de que pese a existir una lesión importante en su cabeza, producida detrás de la oreja derecha por un fuerte golpe. Los facultativos indicaron que la muerte fue por hipotermia y no realizan ninguna otra conjetura.

Nicolas Thibeaux-Brignollel (G3). Su cuerpo era el que estaba más profundo enterrado en la nieve. Estaba bien abrigado, y con botas, por lo que se especula que tanto él, como Alexander Zolotarev (G3) podrían haber estado en el exterior de la tienda de campaña cuando ocurrió el misterioso evento. Llevaba dos relojes en su brazo izquierdo, los cuales se detuvieron a las 8:14 y a las 8:39 respectivamente. Su autopsia reveló que tenía una fuerte fractura en el cráneo que fue realizada por un objeto contundente (aunque no se realiza ningún tipo de valoración sobre el mismo). Una contusión en labio superior izquierdo y una hemorragia en el antebrazo derecho de 12 centímetros por 10 centímetros.

Liudmila Dubinina (G3), Alexander Zolotarev (G3) y Aleksandr Kolevatov (G3) presentaban las mismas lesiones agrupadas en la cara y nariz, le faltaban las cejas y los ojos, y el hueso del cráneo estaba expuesto por algunas partes.
Los informes de las autopsias de Liudmila Dubinina (G3), Alexander Zolotarev (G3), Aleksandr Kolevatov (G3) y Nicolas Thibeaux-Brignollel (G3), contraviniendo el protocolo de reglas instaurado en 1923 fueron presentadas sin la firma de los testigos. Así mismo, las paginas correspondientes al expediente de Dubinia (G3) y Nicolas (G3) presentaban correcciones y tachaduras, cosa que tampoco era legal en la época de su elaboración. Alexander Zolotarev llevaba su cámara fotográfica al huir de la tienda de campaña. Nunca se conoció el contenido del carrete de la cámara.

Yuri Doroshenko (G1), Rustem Slobodin (G2) y Aleksandr Kolevatov (G3) cuyas autopsias revelaron que habían fallecido por hipotermia, según algunos testimonios presentaban una tonalidad color purpura.
Al ser interrogado por el fiscal Ivanov sobre cómo se produjeron los graves daños observados en la autopsia de Nicolas Thibeaux-Brignollel, el 28 de mayo de 1959, el forense Vozrozhdenni dijo que serían: “como el resultado de una caída, pero no desde la altura de su estatura, como resultaría a consecuencia de tropezar y caer y golpearse contra un objeto duro. La extensa y profunda fractura de la cavidad y de la base del cráneo es fruto de un golpe igual en fuerza a ser impactado por un automóvil que se mueve a gran velocidad”. Sobre la semejanza de las lesiones de Dubinina y Zolatarev el forense respondió que: “Considero que el carácter de las lesiones de ambos… confirma que sucedieron mientras estaban vivos y son resultado de la acción de una gran fuerza, semejante a la que se aplicó sobre Thibeaux. Las lesiones indicadas, y la ausencia de daños en la integridad de los tejidos blandos de la cavidad torácica, son muy similares a un trauma producto de una onda explosiva en el aire”.
El informe oficial se limitó a indicar que los jóvenes estudiantes murieron causa de una “fuerza natural arrolladora”.
Para algunos expertos, al menos 6 de los estudiantes presentaban extrañas heridas que pudieron ser la causa de la muerte. El 28 de mayo de 1958, tras estas pesquisas, se concluyó la investigación sobre la extraña muerte de los 9 excursionistas.

CONCLUSION OFICIAL

El 28 de mayo de 1959 se dio por concluida la investigación sobre la muerte de los excursionistas ante la “ausencia de un componente criminal”. En su resolución final, el fiscal Lev Ivanov afirmó que la tragedia tuvo lugar en la noche del 1 al 2 de febrero, teniendo en cuenta las últimas fotografías de los estudiantes. El estudio de las huellas determinó que no había “rastros de lucha o de la presencia de otras personas”. Por tanto: “Considerando la ausencia en los cadáveres de heridas corporales externas y de señales de lucha, la presencia de todas las pertenencias del grupo y, además, tomando en consideración la conclusión del peritaje forense sobre las causas de la muerte de los excursionistas, se debe considerar que la causa de su fallecimiento fue un fenómeno de la naturaleza que no estuvieron en condiciones de superar”.

LOS ENIGMAS DEL INCIDENTE DE DIATLOV

La investigación del caso arrojó muchos datos contradictorios que elevaban aún más las incógnitas sobre la muerte de los 9 excursionistas.

1.- HUIDA FRENETICA
En un primer momento, el hallazgo de la tienda de campaña de los excursionistas intrigó sobremanera a los expertos. La tienda presentaba numerosos cortes, y las autoridades creían que estos incisiones fueran producidas por unos “vándalos” que sorprendieron a los excursionistas en mitad de la noche (aunque ni las pertenencias ni el dinero fueron sustraídos). Sin embargo, un descubrimiento imprevisto dio un vuelco inesperado a la investigación de este incidente.
diatlov6La tienda estaba colgada dentro de una gran sala, en el Departamento del Interior en Ivdel, para ser fotografiada, según relata Vladimir Korotaev, que en 1959 participó en el estudio del incidente. Un día, una mujer que casualmente estaba reparándole su uniforme, tras ver la tienda, advirtió a los militares, que aquellos cortes se habían producido desde el interior de la tienda de campaña. Ante esta inquietante observación, se encargó inmediatamente un análisis forense para corroborar esta tesis. El examen se llevó a cabo en el Laboratorio Forense de Sverdlovsk, entre el 3 y el 16 de abril de 1959 por la forense Henrietta Eliseevna Churkina. La especialista confirmó que los múltiples cortes fueron realizados desde el interior de la tienda, y que uno de los excursionistas realizó una gran abertura en uno de los laterales, para que todos pudieran salir al exterior, en lo que se intuía, una frenética huida provocada por un gran pánico. Además había otros pequeños cortes horizontales que pudieron ser realizados para ver o vigilar el lado de la caseta que estaba orientado a la ladera.

2.- HUELLAS EN LA NIEVE
La distribución de las huellas halladas en la zona arrojaba más dudas que certezas. Aunque no se documentó apropiadamente el hallazgo de las pisadas existentes alrededor de la tienda de campaña, algunos de los rescatadores indicaron que el grupo de excursionistas se agrupó a unos 15 o 20 metros de distancia de la misma. Allí extraviaron algunas pertenencias de pequeñas dimensiones, como zapatillas o gorros. A partir de ese punto, las huellas se agrupaban y bajaban en fila de 6 o 7 personas en perfecto orden. Al parecer, 2 de los excursionistas se desplazaron 40 metros por separado y luego volvieron a reunirse con el grupo principal. Los rescatadores incidían en el hecho de que las huellas mostraban que el descenso se produjo, según las propias palabras del investigador Alexei Rakitin “de manera organizada, es decir, sin que los excursionistas fueran presas del pánico”.

3.- ¿MILITARES EN LA ZONA?
El grupo de Dyatlov tenía un completo y exhaustivo inventario de todas las prendas, pertrechos, utensilios y víveres que llevaban para la excursión. Sin embargo los rescatadores encontraron algunos elementos que no cuadraban. En la tienda se halló unas polainas militares que ninguno de los familiares y amigos de los universitarios pudieron identificar. Del mismo modo, en la zona del hallazgo de los 4 cuerpos enterrados, entre las prendas amontonadas que había en la zona, encontraron otras polainas para botas de uso militar, lo que inquietó mucho al coronel Ortyukov.

4.- LA TARIMA QUE NO UTILIZARON
En el mismo barranco donde aparecieron los últimos 4 cuerpos (G3), a corta distancia, entre 6 y 10 metros, y a una profundidad de unos 2,5 metros, se halló una tarima, de unos 3 metros cuadrado, hecha con ramas de abedul y abeto recolectadas de los alrededores. Al
parecer los excursionistas habían realizado un laborioso trabajo, pero de forma inexplicable no utilizaron este suelo aislante. A no ser que admitamos que los cuerpos pudieron ser arrojados al arroyo una vez muertos…

5.- ATAUDES DE ZINC
Durante el traslado de los 4 cuerpos hallados junto al arroyo, los pilotos se negaron a transpórtalos de la misma manera que se hizo con sus compañeros, descubiertos tiempo atrás. En el anterior traslado, para evitar el proceso de putrefacción de los cadáveres, el coronel Ortyukov ordenó cubrir los cuerpos con ramas de abeto y envolverlos en lona. Pero, en esta ocasión, los pilotos exigieron que se utilizaran ataúdes de zinc para el traslado. Ni siquiera las fuertes amenazas de Ortyukov, a punta de pistola, consiguieron doblegar la voluntad de los pilotos. Al final los cuerpos fueron introducidos en los ataúdes de zinc. Algunos investigadores sospechan que esto se hizo para evitar la radiación.

HIPOTESIS PARA UNA TRAGEDIA

A lo largo de los años han aparecido numerosas teorías que han intentado explicar lo ocurrido aquella fatídica noche. Desde presos escapados desde una cercana prisión, operaciones de espionaje fallidas, crímenes rituales, infrasonidos, avalanchas, pruebas militares, yetis asesinos e incluso OVNIs… han sido algunas de las propuestas para aclarar este inquietante enigma…

ASESINOS MANSI
Durante su periplo el grupo de Diatlov atravesó territorio de las tribus locales Mansi, que eran muy protectores de sus tierras sagradas. Por ello, las autoridades soviéticas sospecharon que los Mansi podían estar involucrados en este trágico incidente. Ya que pensaron que algunos componentes de la tribu no vieron con agrado como aquellos jóvenes se introducían en sus bosques y por ello, decidieron asesinarlos. Esta hipótesis fue contemplada desde un inicio aunque no existía ninguna prueba que la corroborara. Ni siquiera los múltiples y duros interrogatorios que se efectuaron entre los Mansi lograron aportar ninguna pista. Además algunos estudiosos señalan que los excursionistas no llegaron en ningún momento a adentrase en territorio sagrado Mansi.

ESPIAS AL DESCUBIERTO
El investigador Alexei Rakitin, propuso una novedosa teoría en la que Alexander Zolotaryov, Alexander Kolevatov y Yuri Krivonischenko se convirtieron en agentes de la KGB en una misión secreta para descubrir una “célula de agentes de la CIA” que operaban en Rusia. Según Rakitin, aprovechando su excursión a un lugar remoto, debían de entregar “muestras radiactivas” a los espías norteamericanos y fotografiarlos para su posterior identificación. No obstante algo salió mal en esta misión, y los agentes de la CIA descubrieron el complot y decidieron acabar con todos los excursionistas.

INFRASONIDOS MORTALES
Algunos expertos han señalado que quizás el grupo de Dyatlov se vio sometido a un raro fenómeno natural
denominado “infrasonido” provocado por un ciclón que se produjo en la zona la noche del 1 al 2 de febrero de 1959. Al parecer las consecuencias de este fenómeno puede causar “el mal funcionamiento de los procesos cognitivos, el pánico, la sensación de ansiedad inexplicable y del inminente peligro”. Además los especialistas aseguran que: “estos sonidos de baja frecuencia pueden causar resonancias en las cavidades corporales, pudiendo lesionar los órganos internos”. Por tanto bajo los efectos de este “infrasonido” los excursionistas se vieron envueltos en una espiral de terror que les condujo a su fatal desenlace huyendo en mitad de la noche.

PRUEBAS SECRETAS: LA CONEXIÓN MILITAR
Desde un principio muchos familiares estaban convencidos, aunque no podían manifestarlo abiertamente, que las autoridades, y más concretamente los militares estaban encubriendo la verdad. Incluso el fiscal Lev Nikitich Ivanov, tenía ciertas sospechas de que la tragedia pudo haber sido provocada por la prueba de algún arma secreta en la zona. Para apoyar esta tesis contaban con el testimonio de varias personas que aseguraban haber visto un globo de fuego el 17 de febrero y el 31 de marzo. Por ello en mayo de 1959, se realizaron nuevas pesquisas en la zona, y el fiscal junto a E. P. Maslennikov, en las proximidades del bosque, descubrieron que una hilera de arboles presentaban quemaduras y las puntas parecían haber sido arrancadas. Con estos nuevos hallazgos, decidieron someter a los cuerpos a pruebas de radioactividad. Aunque los cuerpos no mostraban índices de radiactividad, varias muestras de sus ropas contenían algunas cantidades elevadas de sustancias radioactivas “que son emisoras de radiación beta”. En una camisa interior de Dubinina, en la parte inferior de unos pantalones y en una camiseta interior de Kolevatov. Pese a estos indicios, no se consideró que la contaminación tuviera un “significado decisivo en la muerte de los afectados”. Las investigaciones no llegaron a ninguna conclusión. Al menos de forma oficial.

BOMBAS PARACAIDAS
Siguiendo la tesis militar, el investigador norteamericano Keith McCloskey, autor del libro “Mountain of the Dead The Dyatlov Pass Incident” (2013), cree haber hallado la solución al enigma. Para McCloskey los excursionistas situaron su tienda de campaña muy cerca de una zona de pruebas donde se lanzaban “bombas con paracaídas”. Estas armas estallan a unos 40 o 50 metros de altura, provocando intensas lesiones interiores, como las observadas en los excursionistas, pero exteriormente, son casi inapreciables los daños. Estas bombas fueron arrojadas desde 2 bombarderos que sobrevolaron la zona aquella noche, y que pudieron dar pábulo a los avistamientos de luces en el firmamento. Posteriormente, el ejército ruso encubrió la muerte de los excursionistas, trasladando el campamento y los cuerpos varios kilómetros del lugar donde ocurrieron los hechos. De hecho, los excursionistas estaban fuera de su ruta planeada y la tienda de campaña estaba mal montada.
diatlov9Además entre las pertenencias de los jóvenes, según McCloskey, había algunas cosas que no pertenecían al grupo de excursionistas, como una linterna, un bastón de escalar y unas fundas militares.

ARMAS SECRETAS
Sin abandonar la hipótesis militar, algunos especialistas aseguraban que los jóvenes pudieron ser víctimas de algún tipo de experimentación secreta más allá de las balísticas; desde armas de microondas, psicotrónicas, hasta la dispersión de potentes gases “alucinógenos” en la zona que les condujeron a su fatal desenlace.

OVNIS: LAS LUCES DE LA MUERTE
Ante la extrañeza del caso pronto surgieron las hipótesis sobrenaturales para intentar arrojar luz al enigma. El investigador Alexei Rakitin, autor de un documentado libro titulado “Dyatlov Pass” (2013), comentaba los extraños avistamientos de luces inexplicables producidos en torno a este incidente: “En el año 1990 el investigador Iev Ivanov consiguió entrevistar a varios militares y meteorólogos que relataron que entre febrero y marzo de 1959 se habían divisado en la zona unas “esferas brillantes”. Para Ivanov esas esferas brillantes eran la clave del misterio. Entre los pocos documentos desclasificados sobre el caso existe uno que hace referencia a unos excursionistas que acamparon a unos 50 km de distancia de los nueve fallecidos. El informe decía que en la noche del 2 de febrero vieron “extrañas esferas luminosas de color naranja que flotaban en el cielo en dirección a Kholat-Shiyakhy, sobre las montañas de Otorten”. Pero también durante la búsqueda de los excursionistas se produjeron extraños avistamientos. El 31 de marzo sucedió un hecho completamente inusual dentro de las operaciones de rastreo. Cuando un grupo de rescatistas se encontraban en el valle del rio Lozva observaron un extraño fenómeno en el cielo: “Era temprano por la mañana y aun estaba oscuro. Viktor Meshcheryakov se encontraba de turno y salió de la tienda y observo cómo se desplazaba por el cielo un globo de fuego, por lo que despertó a toda la gente. Por unos 20 minutos observamos el movimiento del globo, o del disco, hasta que desapareció tras la montaña. Lo vimos al sureste de la tienda desplazándose hacia el norte. El fenómeno nos alarmó a todos. Estábamos seguros que la muerte de los excursionistas tenían que ver de alguna manera con eso”. La descripción más exacta fue ofrecida naturalmente por Meshcheryakov, que observó el fenómeno durante más tiempo; “era un gran anillo de fuego que en el curso de unos 20 minutos se movió hacia nosotros, ocultándose posteriormente tras las montañas. Antes de ocultarse tras el horizonte, en el centro del anillo apareció una estrella, que comenzó paulatinamente a crecer hasta el tamaño de la Luna y comenzó a caer separándose del anillo. Este inusual fenómeno lo observamos todos. Pedimos explicaciones sobre este fenómeno y los riesgos asociados, puesto que en nuestras condiciones provocó mucha alarma”.
La información sobre la aparición de misteriosos globos de fuego en la zona, seria confirmada por otros testigos, según el investigador Evgeni Buyanov, autor de libro “El secreto del accidente de Dyatlov“: “Todos estaban alarmados pero desde el cuartel los calmaron pues se decía que eran producto de pruebas con combustible de hidrogeno, que el objeto se desplazaba lejos del lugar de búsqueda y que no representaba peligro. Después de esto, los trabajos continuarían pero muchos rescatistas pensaban que esas bolas de fuego podían estar relacionadas con la muerte de los muchachos, en vista de la semejanza con la situación vivida, ya que los rescatistas también salieron corriendo de sus tiendas con lo que tenían puesto, exponiéndose al frio y, además, todos estaban muy asustados. Además, incluso, un grupo de excursionistas observó estas bolas de fuego en la mañana del 17 de febrero, cuando los trabajos de rescate aun no habían comenzado”. Para muchos investigadores la presencia de OVNIs en la zona, es un claro indicio de que éstos, fueron los causantes, de alguna manera, de la tragedia sufrida por los excursionistas y de que las autoridades elevaran un férreo muro de censura sobre el incidente. Sin embargo Buyanov está convencido que el avistamiento del 2 de febrero fue provocado por el lanzamiento de varios misiles intercontinentales R-7, efectuados desde el cosmódromo de Baikonur, en dirección al campo de pruebas nucleares de Chyornaya Guba, en el archipiélago de Nueva Zembla. La trayectoria de los misiles cruzaba el cielo sobre la montaña Otorten…

LOS DATOS QUE NO ENCAJAN: LAS CLAVES DEL CASO

Como se ha podido comprobar, el paso de los años no ha hecho sino incrementar el número de conjeturas sobre lo ocurrido aquella noche. No obstante, tras analizar detenidamente muchos de los aspectos registrados en este evento, hay algunos datos que pueden ser altamente clarificadores para desechar o aceptar algunas de las hipótesis planteadas. Estas son las claves del incidente de Dyatlov:

1.- LA TIENDA DE CAMPAÑA
La huida en mitad de la noche, rasgando el interior de la caseta para escapar más rápidamente, puede tener varias lecturas. Para empezar, las huellas encontradas en la nieve no parecen indicar que la huida fuese ni mucho menos frenética ni descontrolada, por lo que había que replantearse el tipo de amenaza que lleva a los excursionistas a destrozar la tienda de campaña, pero que, por el contrario, no motiva una huida precipitada ni alocada en el exterior. Por tanto, a tenor de los hechos, independientemente que fuese rasgada desde el interior, no se puede descartar que la tienda de campaña fuese destrozada para que los jóvenes no volviesen a ella, y muriesen en el exterior.
diatlov7
2.- LA “AMENAZA” EXTERIOR
¿Cuál fue la naturaleza de la “amenaza” que les obligó a huir en mitad de la noche?. ¿Por qué los excursionistas no utilizaron ni el hacha, ni el rifle, ni los 3 cuchillos que se encontraron en la tienda de campaña para repeler o contrarrestar esta “amenaza”?. Además hay otras interrogantes interesantes. Que los excursionistas hicieran fuego para intentar entrar en calor es indicativo de que la “amenaza” que les obligó a abandonar el confort de la tienda de campaña, había desaparecido al poco tiempo de huir de la misma. Ya que en mitad de la noche oscura, la luz de la fogata les hubiera delatado claramente. Además, como expusimos anteriormente, las huellas halladas tampoco indicaban que en la zona se había producida una vertiginosa huida en concordancia con los supuestos precipitados daños observados en la tienda para escapar. Algunos de los cortes observados en la caseta parecen que fueron efectuados para observar el lado que daba a la colina. ¿Qué estaban vigilando?, ¿cuál era la naturaleza de la amenaza?…

3.- LA POSICION DE LOS CUERPOS
Muchos especialistas están convencidos que los cuerpos fueron manipulados una vez muertos y colocados de una forma determinada en el lugar donde fueron hallados. Esto demostraría la presencia humana en la zona poco después de los acontecimientos.
diatlov8
4.- LAS HERIDAS
Las heridas presentadas en algunos cadáveres pudieron ser consecuencia de los golpes efectuados por los “agresores” para acelerar la muerte por congelación.

5.- INTERVENCION MILITAR
Es muy factible que los militares rusos estuviesen implicados en este suceso. Ya sea como resultado de un experimento fallido, o como resultado de una letal confusión. Se dijo que los militares pudieron creer que los excursionistas fuesen presos escapados de una cárcel cercana o incluso espías. La investigadora Anna Matveeva, autora del libro “Le mystère Dyatlov” (2015) en una entrevista con el autor del presente reportaje afirmó que estaba convencida de la participación y culpabilidad de los militares rusos en este incidente: “Creo que en la noche del 1 o 2 de Febrero fueron probadas nuevas armas militares en la zona. Los excursionistas fueron testigos de lo que no debían ver”. Además añade que: “Es posible que aquella noche había alguien más junto a los jóvenes. Esto se demuestra por la existencia de los objetos que se encuentran en el campamento y que no pertenecían a ninguno de los chicos”. Ahondado en la implicación militar, Anna confirma que: “la hipótesis de la radiación es plausible. La falta de la lengua de Lyudmila Dubinina. La contaminación radiactiva registrada en las prendas de vestir y otros restos. El color amarillento de la piel, aunque no está confirmado, así lo indican”. La autora descarta de plano la teoría OVNI para explicar este evento aunque admite que: “las múltiples investigaciones han hecho este asunto aún más misterioso”…

6.- OVNIs
Pese a que, en un principio, parece una de las tesis menos factibles no es menos cierto que existen suficientes testimonios de calidad, como para aseverar que en la fecha del trágico suceso, así como en los días de búsqueda de los excursionistas se observaron extraños fenómenos en los cielos. Lo complejo sería determinar el grado de implicación que tendrían estos hechos en los acontecimientos.

¿QUE SUCEDIÓ AQUELLA NOCHE?

Es muy complejo establecer la cadena de acontecimientos que derivaron en los terribles hechos ocurridos aquella noche. Lo más probable, es que el resultado final sea la suma de varios factores (incluso independientes) que unidos y desencadenados de forma fatídica dieron como resultado la muerte de todos los excursionistas. Y evidentemente este resultado es muy difícil de encajar en una sola respuesta. Lo que sí parece estar claro, para casi todos los investigadores implicados en la resolución de este caso, es que las autoridades rusas tienen mucha más documentación de la que han revelado públicamente. Es muy sospechoso, por poner un ejemplo, que en los informes divulgados exista muy poca información o fotografías detalladas del escenario de la tragedia. Los expertos realizaron una descripción muy somera sobre los daños observados en los arboles cercanos, lo que podría haber sido una de las claves más importantes y trascendentales del caso. Sin embargo esta circunstancia es casi pasada por alto por los encuestadores. ¿Qué querían ocultar?…
Las conclusiones oficiales se limitaron a etiquetar la causa de la muerte de los 9 excursionistas como consecuencia de “una fuerza natural arrolladora”. Evidentemente, esta respuesta tan simple de las autoridades rusas para un caso de tamaña envergadura, se antoja demasiada vaga e imprecisa, y sobre todo, es una enorme ofensa y desprecio para los todos los familiares y amigos de la victimas que viven en la terrible incertidumbre de saber que ocurrió exactamente aquella noche. Ellos más que nadie, tienen el legítimo derecho de conocer la verdad sobre lo sucedido. Sin importar las responsabilidades o repercusiones que conlleve destapar la verdad. El misterio debe ser desvelado por la memoria de 9 jóvenes que encontraron la muerte de forma trágica e inesperada…

JOSÉ ANTONIO CARAVACA                    El Ojo Crítico nª 82