EL MISTERIO DE LOS MUROS DE BIMINI

El médium estadounidense Edgar Cayce (1877-1945) había predicho en 1900 que en 1968 o 1969, alrededor de las islas Bimini (Bahamas), se encontrarían vestigios de la antigua Atlántida.
En efecto, en 1969, dos escritores estadounidenses, Robert Ferro y Michael Grumley, quienes ya habían estado interesados desde hacía tiempo en los fenómenos paranormales, iniciaron la exploración subacuática de los lechos marinos situados casi a una milla de la costa occidental de North Bimini.
Su guía les había informado que en la zona se habían avistado extrañas rocas sumergidas alineadas, como si fueran una especie de muro o incluso como si hicieran parte de una arcaica calle.
Luego de varias inmersiones, Ferro y Grumley dijeron haber encontrado, de 5 a 10 metros de profundidad, una serie de rocas rectangulares alineadas, de hasta 6 metros de longitud y 3 metros de anchura.
Los dos exploradores subacuáticos comunicaron, además, que toda la formación tenía unos 200 metros de extensión.
Ferro y Grumley escribieron un libro cuyo título es Atlántida: autobiografía de un descubrimiento, en el cual relataron su aventura.
Según ellos, los muros de Bimini hacían parte de las ruinas de la ciudadela de Atlántida, y fueron construidos por una civilización marítima que se desarrolló hace alrededor de 15.000 años.
En el libro están incluidas también algunas fotografías del conde Pino Turolla de Miami, un explorador subacuático.
Sin embargo, lo que no se especificó en el libro fue el método de datación utilizado por los tres exploradores. Además, parece que no se hallaron evidencias arqueológicas en las proximidades de los muros de Bimini, como por ejemplo cerámica o restos de carbón fósil (como, en cambio, sí se encontró en los lechos marinos de Khambat).
En una de sus inmersiones, Turolla descubrió otros fragmentos de muros en los lechos marinos ubicados en la punta extrema de la isla de North Bimini, y esto lo hizo llegar a la conclusión de que probablemente, en la antigüedad, el muro que hoy se encuentra sumergido rodeaba toda la isla.
El escritor Charles Berlitz (1914-2003), narró el descubrimiento de los muros de Bimini en su libro Misteries from forgotten worlds (1972), pero atribuyó el hallazgo a los arqueólogos Manson Valentine y Dimitri Rebikoff, y al buzo y campeón de apnea Jacques Mayol, en septiembre de 1968.
Según Berlitz, el descubrimiento inicial se dio pocos meses antes, cuando dos pilotos sobrevolaron las Bahama Banks y se dieron cuenta desde lo alto de aquellas extrañas formaciones. Berlitz afirmó también que el primer avistamiento subacuático ocurrió en Pine Key, alrededor de la isla de Andros. De otra parte, este escritor fue el primero en sostener que había una extraña semejanza entre los bloques de Bimini y los ciclópeos muros de Sacsayhuamán, situados a 3555 metros sobre el nivel del mar, en Cusco, Perú.
Estudios sucesivos comprobaron que, en realidad, hay dos muros principales, que convergen pero que no se unen. Tienen unos 800 metros de longitud y están formados por bloques de piedra rectangulares que tienen una dimensión, en promedio, de 3×2 metros. Los bloques son rocas sedimentarias calcáreas.
En 1978, el departamento de Geología de la Universidad de Miami procedió a datar con el método del carbono 14 algunos elementos orgánicos presentes en los bloques de Bimini, como restos de moluscos en conchas, llegando a la conclusión de que tienen 3500 años de antigüedad, remontándose, por tanto, al 1500 antes de Cristo. No obstante, este método de datación no ayudó a dilucidar si los bloques de Bimini son formaciones naturales o verdaderos muros construidos por el hombre en el pasado.
Los dos investigadores John Gifford y Mahlon Ball, cuyos análisis aparecieron en el National Geographic Society Research Report, efectuaron una datación mucho más compleja de un bloque de biopelsparite utilizando el método del uranio-torio, según el cual es posible datar minúsculos fósiles que se hayan formado en la roca. Esta datación ofreció un resultado muy distinto: los fósiles microscópicos que se formaron en las rocas tendrían una antigüedad de 15.000 años, o bien, se remontarían al 13.000 antes de Cristo. De eso se deduce que los muros de Bimini se sumergieron justo 13.000 años antes de Cristo, probablemente luego del cataclismo mundial llamado diluvio universal, que produjo un alzamiento de los mares de aproximadamente 150-200 metros, por causas aún desconocidas. (La mayoría de los estudiosos, empero, indica que el diluvio universal tuvo lugar en el 10.000 a.C.)
Algunos científicos que refutaron los datos de Gifford y Ball aseveran precisamente que, estando el nivel de los mares más bajo de unos 150 metros en el 13.000 a.C., no es posible que aquellos particulares moluscos (ahora fósiles), se encontraran en los muros de Bimini, completamente expuestos al sol y, por tanto, señalan que la datación está completamente errada.
El mundo de la arqueología y de la geología tradicional no avala la hipótesis de que los muros de Bimini hayan sido construidos por el hombre en épocas arcaicas, sino que afirma que estas formaciones son totalmente naturales. El estudioso más eminente que sostiene esta hipótesis “natural” es Eugene Shinn (US Geological Survey). Según esta tesis, los bloques de Bimini no serían otra cosa que formaciones calcáreas que crearon, en el curso de los milenios, un suelo en recuadros, rara formación generada en las rocas sedimentarias que se encuentran en algunas orillas oceánicas (por ejemplo, en Tasmania). Luego de este proceso natural, la roca se fracturó en bloques rectangulares que parecen justamente pedazos de muro.
Hasta el día de hoy sigue siendo un misterio si los bloques de Bimini fueron construidos por el hombre o si son solamente una extraña formación natural.
Lo que es cierto es que no se han encontrado restos de actividad humana en la zona, como cerámica o rastros de carbón fósil, pero los que apoyan la teoría “artificial” responden a esta objeción diciendo que la fuerza del mar pudo haberlos arrastrado lejos.
A este propósito, sería oportuno efectuar trabajos de excavación con extractores de aire y con el método estratigráfico, pero la complejidad y el costo de un trabajo tan difícil a 5 – 10 metros de profundidad no lo han permitido hasta el momento.

YURI LEVERATTO

Se puede reproducir este articulo indicando el nombre del autor y la fuente http://www.yurileveratto.com/

LA TEORÍA DE LA INTRUSIÓN

La Teoría de la Intrusión en el fenómeno OVNI, por Jesús Callejo y Carlos Canales

 (Los videos citados podéis verlos en la página de la autora del texto, cuyo enlace se pone abajo LIBERTALIADEHATALI)

El jueves fue un día estupendo para los amantes del misterio que viven en Sevilla. En estos días la Asociación Cultural “Don Cecilio” está llevando a cabo “La VII Semana del Misterio”, un ciclo de conferencias en pos de la divulgación de lo insólito que se celebra año tras año en el barrio más famoso de la capital andaluza: Triana.

Esa noche le tocó el turno como conferenciantes a Jesús Callejo y Carlos Canales. Estos abogados, escritores, humanistas y divulgadores inseparables de sabiduría a través de La Rosa de Los Vientos de Juan Antonio Cebrián (hasta el año pasado, pues Carlos Canales ya no colabora en el programa y dicha charla fue la primera que ofrecen juntos desde la marcha de una de las “Ces” más admiradas por los rosaventeros) son unas personas muy queridas por el público que les sigue desde sus inicios en los medios de comunicación, por lo que durante su conferencia el local no pudo estar más lleno.

Además, el tema prometía: Teoría de la Intrusión en el fenómeno OVNI.

Como Jesús Callejo destacó al principio de su conferencia, era la primera vez que hacían una exposición sobre el tema y también quiso advertir a los asistentes de que seguramente estarían equivocados en sus conclusiones, pero demostraron que hablaban de un tema que habían estudiado, documentado e investigado de sobra como para poder plantear hipótesis que en mi opinión, tienen todo el sentido del mundo. Aunque paradójicamente hablamos de un fenómeno  -el de los OVNIs- cuyo componente de “absurdo” y “teatro” alcanza altas cotas. Por eso tanto Jesús como Carlos destacaron el concepto de “teatro cósmico” y “juego ufológico” desde el principio.

Aunque el estudio o el avistamiento de OVNIs comenzó como tal en el año 1947, Carlos Canales se apresuró a destacar que: “el fenómeno no empezó en este tiempo. El fenómeno existe desde hace cientos de años lo que ocurre es que ahora podemos captar pruebas. En la actualidad todo el mundo tiene cámaras, ordenadores, Internet”. Así mismo, destacó que “es una estupidez intentar aproximarse al fenómeno OVNI a través de la ciencia”, y es que no vamos a poder comprender nunca el por qué de estos avistamientos, pero como destacó Carlos “lo que sí podemos hacer es extraer conocimientos útiles de ello”.

Desde los inicios de la investigación ufológica se han catalogado entre 15 y 16 formas distintas de OVNIs y como se comentó durante la charla, muchos se han descubierto que eran falsos, aunque lo que nos interesa es el pequeño porcentaje real que sigue desafiando nuestros esquemas y nuestra concepción del mundo.
Intentando responder a la pregunta de: ¿CÓMO SE MANIFIESTAN? , Carlos y Jesús se centraron en torno al concepto de tiempo. Jesús explicó que el desplazamiento es distinto dependiendo de las dimensiones, por lo tanto podríamos pensar que si estos objetos vienen de otra dimensión no tendrían que recorrer los años luz que creemos que recorren para llegar a ser vistos en nuestro planeta. Es decir, que todo se podría resumir en dos posturas claras:

1. Los OVNIs son extraterrestres.
2. Los OVNIs son viajeros dimensionales.

A continuación nos mostraron vídeos curiosísimos en los que se observaban luces extrañas, luces sospechosas al lado de fenómenos meteorológicos como tormentas o tornados. Era impresionante observar cómo al lado de un tornado se podía observar claramente una luz roja que no debería estar ahí.
Y todo esto, ¿A dónde nos lleva? Pues como plantearon Carlos y Jesús, nos lleva a pensar que necesitan energía para poder entrar en nuestro mundo. Aparecen cerca de estos fenómenos meteorológicos en los que se libera gran cantidad de energía, como si fuese prescindible para traspasar el desconocido umbral que los separa de nosotros.

Además, también necesitan camuflarse y como demostraron los vídeos  que vimos durante la conferencia , una de las formas de hacerlo es “jugando con la luz”. Por ejemplo, esta fue una de las grabaciones expuestas, en las que se aprecia un objeto que de ninguna forma debería estar ahí, pero gracias a los rayos de una tormenta en China podemos observarlo.
Otro de los vídeos más impactantes fue uno en el que creo recordar que se observaban los rayos de una tormenta eléctrica y se veía también un OVNI. Después explicaron que se había realizado una investigación y se pusieron de manifiesto “los dibujos” que habían formado esos rayos en el cielo. Uno de esos dibujos no dejaba lugar a dudas: era el símbolo Om: uno de los mantras más sagrados en religiones como el budismo o el hinduismo.
Os aseguro que no podía ser casual. Ésto no puede ser creado sin más por un rayo. De aquí podemos extraer muchas conclusiones y creo que la más importante es que entronca con la fe y con las creencias. Nos lleva a pensar que el fenómeno OVNI ha influido en nuestra faceta más religiosa y parece ser que desde hace mucho más tiempo del que nos pensamos, porque símbolos como el Om no empezaron a surgir en 1.947, fecha en la que de forma generalizada consideramos que se inició el enigma de los platillos volantes.

Y ahora voy a comentar la parte más impactante de la conferencia. Anteriormente, Carlos y Jesús nos habían hablado de los diferentes aspectos físicos de los OVNIs, pero más tarde nos comentaron que “desde hace dos años están empezando a surgir unos OVNIs cuyo físico es bastante curioso: tienen forma piramidal”.
Este OVNI apareció en Izmailovo, un barrio de Moscú en este mismo año, aunque no es el primer avistamiento de este tipo que ocurre en el  mismo lugar. Esta forma piramidal (o mejor dicho, en forma de dos pirámides, una de ellas invertida) no sólo se ha observado en Izmailovo, si no en muchos más lugares desde hace dos años, como en Grays, Reino Unido.

Los que hayáis sabido hilar fino, os habréis dado cuenta de por qué Carlos al principio decía que el fenómeno OVNI no surgió en 1.947, si no hace miles de años. Y si no, observar estas fotografías como yo las observé durante la conferencia:
Son sólo algunos ejemplos de todas las pirámides que hay repartidas por el mundo desde tiempos inmemoriales. Es difícil no relacionar el aspecto de los OVNIs que se están observando en la actualidad con nuestras mayores joyas arquitectónicas del pasado. Jesús, Carlos y mucha más gente entre la que me encuentro yo, pensamos que las pirámides son la representación de esos OVNIs que se veían en el pasado y que ahora están volviendo por algún motivo.

Tanto Jesús como Carlos señalaron que Hollywood en ocasiones se adelanta a los acontecimientos. Y para ejemplo pusieron: Stargate. Una imagen vale más que mil palabras.

Por cierto, en la cabecera de introducción de Cuarto Milenio también aparece una pirámide por los cielos.

Jesús Callejo señaló que “Stanley Fulham, ex-oficial de la NORAD (Mando Norteamericano de Defensa Aeroespacial ) predijo poco antes de su muerte los avistamientos en Izmailovo y también otros que al parecer veremos próximamente en ciudades como Londres”. ¿Y por qué personas como Stanley Fulham, Stephen Hawking, gobiernos como el búlgaro o entidades de prestigio como la Royal Society empiezan a admitir la existencia de este fenómeno y su vinculación con los conceptos “extraterrestre”, “contacto” o “vida inteligente”? Jesús lo tiene claro: “sencillamente porque tienen información privilegiada”. También destacó que Fulham afirmaba incluso que el lugar de procedencia de estos OVNIs serían Las Pléyades y quizás han vuelto a visitarnos porque de alguna  manera la situación desastrosa en la que se encuentra el planeta Tierra afecta a lo que sea que haya en el espacio exterior.

Esta teoría de que el fenómeno OVNI se hace más latente en momentos de crisis colectiva de la humanidad, como en el caso de las guerras mundiales o en la actual crisis en la que nos encontramos inmersos es defendida por investigadores como Moisés Garrido, quien explica lo que considera que es el carácter psicológico inherente al fenómeno OVNI: “El psiquiatra Carl Jung publicó un libro sobre OVNIs (“Sobre cosas que se ven en los cielos”) y el decía en este libro que las visiones de este tipo tenían un gran contenido psicológico y que en momentos de crisis colectiva de la humanidad se disparan las apariciones OVNIs”. Según el ufólogo Ignacio Darnaude, lo que se desprende de los avistamientos ufológicos es que son “un toque, una llamada, un aviso a la humanidad, que ha perdido su esencia”. “Quizás ahora que vivimos un momento de crisis surgen este tipo de fenómenos. Antes apariciones marianas y ahora OVNIs. El arquetipo ya lo tenemos instalado”, añade Garrido.

Todos creemos que nos están preparando para la gran noticia, poco a poco, porque piensan que la humanidad no está preparada para asumir la existencia de vida extraterrestre.

Esto también lo piensan ufólogos como el gran Darnaude. Hace poco le preguntaba: ¿Ignacio, que está pasando con las últimas noticias como la de la Royal Society o las declaraciones de los mayores estadounidenses sobre OVNIs en bases militares con tecnología nuclear? Él tenía una respuesta firme: “Están deseando contarle la verdad al mundo”. Y no lo pudo describir mejor, porque eso es lo que yo siento que está pasando. Cuando tú tienes un secreto y te mueres por contarlo sueltas pildoritas porque no eres capaz de aguantar por mucho tiempo algo tan fantástico. De un modo o de otro, como se señaló al final de la conferencia, la misma funcionó a modo de homenaje para personas como Ignacio Darnaude, que tanto ha defendido el concepto de teatro cósmico, o Jacques Vallée, que conectó Magonia, las apariciones marianas y el fenómeno OVNI, como parte de un mismo todo.

Entroncando en cierto modo con las teorías de Salvador Freixedo, Carlos y Jesús perfilaron la posibilidad de que el fenómeno OVNI proviene de la necesidad de quien sea que nos visita, que tendría unos fines concretos. Ya sea por las características propias de nuestro planeta, que tendría algo valioso para ellos, o por los propios seres humanos. O si no piensen en las apariciones marianas. Carlos comentó que es muy curioso el hecho de que “en las apariciones marianas siempre se pida un lugar de culto”. Cabe pensar que cuando nos juntamos en un mismo entorno seres humanos y ejercemos la creencia en nuestra fe, rezando, orando, etc., liberaríamos una especia de energía que le favorece o es necesaria a la entidad desconocida que la reclama.

En definitiva, esta son algunas de las cosas que aprendí en la conferencia, y sinceramente me encantó la charla, y me encantó volver a ver a Jesús y a Carlos, una opinión generalizada entre los asistentes.  Además, creo que Carlos Canales dio con el quid de la cuestión. Al principio del post destacaba que Carlos comentó que era una estupidez intentar afrontar el fenómeno desde la ciencia o simplemente intentarlo comprender de una forma holística. Pero aunque esto sea un absurdo y una quimera, lo que sí podemos hacer es “extraer cosas útiles del fenómeno”, en sus propias palabras. Para ello habló de la cultura-cargo, que se desarrolló a partir de que unos aborígenes creyeran que los aviones americanos eran dioses y les dejaban regalos. De este tema habló el escritor y periodista Lorenzo Fernández  Bueno hace unas semanas en La Rosa de Los Vientos.

CULTURA-CARGO EN PALEOASTRONAUTICA.COM

Como señaló Carlos, los de la cultura-cargo no tienen ni idea de qué son los aviones y cómo se hacen, pero fabrican avioncitos de madera que vuelan.

Y la humanidad es la cultura-cargo del fenómeno OVNI.

LOURDES GÓMEZ

PERIODISMOYMISTERIO

EL PODER OCULTO EN LA AMAZONÍA BRASILERA

Cuando se viaja a la Amazonía brasilera se cae en cuenta de la inmensidad de este territorio.
La llamada Amazonía legal tiene una extensión aproximada de 4,5 millones de kilómetros cuadrados que corresponden al 64% de toda la Amazonía y al 53% del Brasil, y la habitan unos 20 millones de personas, que es una densidad de población muy baja.
Sin embargo, gran parte de sus habitantes se concentra en las ciudades de Manaus, Belém y Porto Velho.
En toda la Amazonía brasilera viven tan sólo 200.000 indígenas, pero las tierras que se les asignaron, a donde nadie puede entrar sin la autorización del FUNAI (Fundación Nacional do Índio), corresponden al 21% de este enorme territorio, o bien, ¡tienen una extensión de más de un millón de kilómetros cuadrados!
A modo de ejemplo, el área indígena Yanomami, situada en una zona estratégica de máxima importancia, considerando tanto sus recursos hídricos como también mineros, ocupa un territorio de unos 94.000 kilómetros cuadrados y alberga sólo a 7.000 indígenas, que no son nómadas, sino sedentarios.
¿Qué necesidad tienen 7.000 personas de un territorio tan vasto como Portugal?
En total, hay alrededor de 422 zonas delimitadas en la Amazonía brasilera, pero las más grandes son: A.I. Yanomami (A.I significa área indígena), A.I. Raposa Serra do Sul, Alto Río Negro, A.I. Vale do Javarí, A.I. Xingú, A.I. Kayapo y A.I. Tumuqumaqué.
En mi reciente viaje a través de seis estados amazónicos de Brasil (Acre, Amazonas, Pará, Roraima, Amapá, Mato Grosso) me di cuenta de que la situación social no es tan tranquila como se le quiere mostrar al mundo exterior.
Tuve la oportunidad de intercambiar ideas con varios periodistas brasileros que desde hace ya algún tiempo han denunciado una situación paradójica, de la cual se tiene poco conocimiento por fuera del Brasil.
Prácticamente sucede lo siguiente: si un territorio se reconoce como indígena, incluso si la población autóctona es escasa o insignificante y ha perdido desde hace años su lengua y su cultura ancestrales, todas las tierras privadas son expropiadas (las de pequeños y medianos propietarios, los cuales luego protestan para intentar recuperar sus tierras, ya que se sienten defraudados), después se otorgan indemnizaciones muy bajas y cualquier persona que no es indígena o que no es descendiente de nativos es expulsada para siempre de la región, incluso si quizá había heredado su tierra de sus antepasados y poseía un título legal de propiedad.
Todos los cultivos se esterilizan y sólo los misioneros católicos pueden entrar al área. El FUNAI vigila. Es importante resaltar que la entrada a las tierras indígenas por parte del ejército y de la policía nacional está reglamentada por una ley específica.
Los mismos indígenas, como en el caso de Xitei, en el área indígena Yanomami, no se comportan como sus antepasados, viviendo en libertad de caza, pesca o agricultura, sino que lo hacen al margen de la misión, de la cual dependen. Ésta es el fulcro de todo. Los autóctonos, que han sido frecuentemente desplazados a tierras que no son ancestrales para ellos, ven a los misioneros como los que los salvaron de los “diabólicos brasileros”, a quienes se les muestra como aquellos que les quieren quitar sus tierras. El jefe o cacique indígena se comunica con el misionero y es influenciado por él.
Casi pareciera que el objetivo de la demarcación de las tierras “indígenas” fuera el de poder utilizar estos vastísimos territorios, con la excusa de salvar al “salvaje” y a la selva.
Además, se está creando una especie de justicia indígena, con el fin de que la policía brasilera no pueda entrar y no tenga jurisdicción en las descomunales áreas indígenas.
En mi opinión, se están formando seres humanos dóciles y fáciles de influenciar, los cuales no tienen acceso a información externa y, sobre todo, no saben cuál es el valor internacional de los recursos (hídricos, mineros, biodiversos) presentes en su territorio.
Siguiendo esta lógica, el extranjero que esté interesado en los recursos de la zona indígena negocia directamente con el cacique, que es dócil, influenciable, fácilmente corruptible, con el fin de poder efectuar estudios de sector, estratégicos y geoeconómicos en las áreas en cuestión.
Pero, ¿quiénes son los extranjeros interesados en los formidables recursos de las áreas indígenas?
El Roraima, por ejemplo, uno de los territorios más ricos del mundo en agua y biodiversidad, como también en madera valiosa, oro, uranio, niobio, petróleo, aluminio, potasio, manganeso y otros minerales, es objeto de tentación de las empresas de todo el mundo.
Al viajar allí, tuve la sensación de que se está creando un vacío demográfico por medio de la expropiación de dichas tierras y de la expulsión de los anteriores propietarios (caboclos), con el fin de abrir paso ulteriormente a varias empresas multinacionales, de manera que éstas tengan la seguridad de no tropezar con periodistas que puedan denunciar la situación; o con cualquier otra entidad que pueda asumir una cierta función de control.
La Iglesia Católica tiene un poder enorme, ya que la difusión por doquier de los misioneros (desde el tiempo de los jesuitas) permite acumular una inmensa cantidad de información sobre las áreas indígenas, la cual es cedida después a grupos económicos.
Seguramente hay otros núcleos de poder interesados en las riquísimas áreas indígenas, pero lo que se evidencia es un plan oculto y una especie de bombardeo mediático indigenista y ambientalista que pretende lograr que la opinión pública brasilera y mundial apruebe la demarcación de tierras indígenas desproporcionadamente grandes, pensando que es justo.
De hecho, es justo hacer lo necesario para que los nativos vivan en paz en territorios para ellos ancestrales, pero si en realidad el plan oculto es la privatización y la explotación de estas áreas a donde ningún periodista puede entrar para entender realmente lo que allí está sucediendo, el engaño al cual estamos todos sometidos (pero, sobre todo, el pueblo brasilero) es aberrante, ya que significa transformar a los autóctonos en marionetas desinformadas con el fin de apropiarse de los inmensos recursos de la Amazonía legal, para luego cobrárselos caro a los ingenuos consumidores de todo el mundo.
En mi opinión, Brasil podría garantizar una vida pacífica a los indígenas presentes en su territorio sin tener que expropiar tierras que pertenecen a medianos y pequeños propietarios que han vivido fraternalmente durante muchos años junto a los nativos. Negar el acceso a los visitantes a las extensas tierras indígenas es algo negativo desde cualquier punto de vista, dado que aleja de la realidad a grupos autóctonos que viven como si estuvieran en reserva e impide a los Brasileros verificar lo que efectivamente está sucediendo al interior de su territorio.

YURI LEVERATTO
Copyright 2010

Se puede reproducir este artículo indicando claramente el nombre del autor y linkando la fuente http://www.yurileveratto.com/

Para quien desee profundizar en el tema, se aconseja consultar el DVD de Luiz Margarido FAB 2068 Historia da Amazonia.

http://luizmargarido.blogspot.com/
E-mail de Luiz Margarido: margarido@ig.com.br

 

UNA GRAN LLAMARADA SOLAR PROVOCARÁ TORMENTA MAGNÉTICA EN LA TIERRA ESTE VIERNES.

Un flujo de plasma generado por la reciente llamarada solar de magnitud X2, la más poderosa desde 2004, llegará este viernes a la Tierra y causará una tormenta magnética, comunicó hoy el Instituto ruso de física “Lébedev”.

“Las consecuencias geomagnéticas de esa llamarada son prácticamente inevitables, habida cuenta de que se produjo casi en el centro mismo del disco solar, frente a la Tierra, y fue acompañada por una importante emisión de plasma registrada por varios instrumentos espaciales  a la vez”, consta en una nota emitida por dicho centro de investigación.

Si el frente de plasma sigue avanzando hacia nuestro planeta a la velocidad de ahora – de 410 kilómetros por segundo, según los datos del satélite Stereo – alcanzará la órbita terrestre en la noche del viernes a más tardar.  Dará origen a una tormenta magnética moderada (Kp=6) cuya duración será de entre 10 y 24 horas, según los expertos. Una tormenta de esa magnitud tuvo lugar en la Tierra en la noche del 4 al 5 de febrero.

La llamarada que detectaron en la madrugada del pasado martes los satélites geoestacionarios GOES es la primera de la clase X en el nuevo ciclo solar. La anterior erupción de esa magnitud se produjo en diciembre de 2006. Hay cinco categorías de explosiones solares en función de su intensidad: A, B, C, M y X. La mínima, A.0.0, equivale a una radiación de 10 nanovatios por metro cuadrado en la órbita terrestre, valor que se decuplica en cada clase siguiente.

Desde 2000 se registraron en la Tierra doce tormentas magnéticas de máximo nivel que son capaces de obstruir comunicaciones de radio y sistemas energéticos, así como generar auroras boreales visibles incluso en zonas ecuatoriales. La última vez fue el 11 de septiembre de 2005.

RIANovosti

EL PODER OCULTO

El mercado del voto popular
¿Qué hacen y para qué sirven los políticos?

Por encima del poder político se sitúa un supra poder (de naturaleza oculta) fundamentado en un trípode: Las  grandes cámaras empresariales, las embajadas extranjeras y los monopolios de medios de comunicación. El político es sólo la expresión gerencial de ese poder.

Las mayorías, alienadas y embrutecidas por el descerebramiento mediático, creen habitualmente que “el poder” son los presidentes y los gobiernos de turno.

En esta concepción masificada, alimentada por los propios analistas de la prensa convencional,  un “Presidente” es algo así como una entidad supra independiente que toma decisiones autónomas por encima de la trama estructural del poder económico y empresarial.

En sus análisis (y así como hacen desaparecer la dinámica de las relaciones capitalistas) los comunicadores del sistema presentan un escenario de conflictos cuyo eje sólo pasa por las competencias y las guerras entre políticos y partidos.

Este enfrentamiento, entre políticos con otros políticos por el posicionamiento electoral, por un  lado, y las peleas del gobierno de turno con la “oposición”, por otro, nunca se asocia con el establishment económico (el poder detrás del trono) y marca la dinámica de la “información”  que a diario consumen las mayorías.

Por lo tanto, para el nivel promedio estadístico masivo (incluido los intelectuales) el poder de decisión es una área de exclusiva competencia de la “clase política” y del gobierno de turno, en perpetua lucha por el sillón presidencial y por el resto de los gobiernos provinciales y comunales y sus áreas legislativas.

Y aquí, se produce la primera distorsión reduccionista: La estructura gerencial (los políticos) es confundida con los patrones (el poder empresarial que controla el Estado capitalista y todo el sistema económico productivo).

Lo que la prensa (tanto en los países centrales como dependientes) presenta como guerra de los políticos por el poder, es en realidad una guerra de los grupos económicos por los mercados y por un mayor posicionamiento en las áreas de decisiones del Estado capitalista.

En este juego, los políticos son sólo intermediarios institucionales de esta guerra, tomando posiciones según su vinculación dentro de la red empresarial para la cual prestan servicios como “lobbystas” en los niveles gubernamentales, legislativos y judiciales.

En el Ejecutivo nacional, en los gobiernos provinciales y comunales, en las cámaras del Congreso, los políticos son sólo la polea de transmisión (y de ejecución) de los intereses de los grandes grupos económicos que se reparten el comercio interior, el comercio exterior, y toda la estructura económica productiva del país.

O sea que, la función especifica de la “clase política” no es la de detentar el poder de decisión económica (el poder real del Estado capitalista), sino la de cumplir funciones gerenciales (cuando están en puestos gubernamentales) o de hacer lobbys  (impulsar leyes favorables a sus representados) cuando están en la cámaras legislativas.

Para que esto se entienda mejor: Todo el desarrollo de la carrera
de un político (sin excepción a la regla) está marcado por su condición de lobbysta de algún grupo económico.

La relación empieza cuando inicia su carrera en el escalón más bajo de la pirámide política, pasando por distintos puestos, desde concejal, diputado, intendente, gobernador hasta Presidente, según la suerte que le toque en el negocio.

Las empresas y bancos pagan de dos maneras por los “servicios” institucionales de un político: Financian sus campañas y lo habilitan con un porcentaje de los contratos que consiguen con el Estado.

Si llegan a los puestos más altos (presidente, gobernador o alcalde), sirven al poder colocando a los operadores de los grupos económicos como funcionarios o asesores claves en los gabinetes gubernamentales.

Esta dinámica es la que le permite a los políticos transformar el gerenciamiento de “cosa pública” en una empresa comercial paralela realizada con el control del Estado. Esta actividad capitalista privada (ejecutada con el Estado como herramienta) es lo que le permite al político convertirse en un próspero millonario y manejar cuentas secretas en los paraísos fiscales.

O sea que, al amparo de la representatividad institucional que le otorga el “voto popular”, el político construye su propio negocio capitalista haciendo lobby y gerenciando “cosa pública” para los pulpos económicos y financieros que controlan y se reparten áreas de influencia en el Estado capitalista.

Si las mayorías tomaran conciencia de esta macroestafa con el Estado dejarían de legitimar a los políticos con su voto en la urna.

Y eso no sucede por una sencilla razón: Los medios de comunicación (guardianes y protectores del sistema) imponen y nivelan la idea de que si la gente no vota se puede ingresar al caos y al “vacío” de poder.

Lo que no tiene ningún sustento lógico, dado que el Estado de las corporaciones económicas funciona al margen del formalismo de las instituciones que le otorgan barniz  “democrática” al macro-robo capitalista de trabajo social y de recursos naturales.

Donde el “voto popular” solo cumple el papel de legitimación social de la estafa institucionalizada con las elecciones y la participación masiva.

El poder oculto

Los que toman las decisiones estratégicas (a través de los políticos) son los factores del poder económico que hacen lobby de presión e influencia sobre el gobierno y los parlamentos.

Esta estrategia (de presentar al gerente como si fuera el patrón) está orientada a hacer desaparecer la estructura del poder real que controla los hilos del Estado por encima de los gobiernos y los sistemas parlamentarios y jurídicos.

Por encima del poder político se sitúa un supra poder (de naturaleza oculta) fundamentado en un  trípode: Las  grandes cámaras empresariales, las embajadas extranjeras y los monopolios de medios de comunicación..

Las embajadas extranjeras (principalmente las de EEUU y la UE) cumplen función de “lobbystas” de sus bancos y empresas en el país en que se encuentren.

Las grandes cámaras empresariales, su vez,  nuclean a los grandes bancos y empresas multinacionales que mantienen la hegemonía y el control de toda la actividad económico productiva, y a su vez manejan el mercado interno y el comercio exterior (las áreas clave de la economía).

Los grandes consorcios mediáticos (aparte de integrar el sistema como una corporación más) son ultradependientes de los grandes bancos y empresas que pautan el grueso de sus facturación con la publicidad comercial.

A su vez, presionan al gobierno nacional y a los provinciales para el otorgamiento de la publicidad institucional de Estado, que complementa su facturación y su rentabilidad por ingresos publicitarios.

Este trípode estratégico constituido por las embajadas (el poder imperial trasnacional), las grandes cámaras empresariales (el poder económico) y los consorcios de la comunicación (el poder mediático) constituye el centro del poder estratégico  que controla el Estado capitalista, tanto en los países centrales como en los de la periferia dependiente.

Cuando la prensa otorga (a través de la información)  el poder de decisión a los políticos y a los gobiernos de turno, lo que hace es diluir la comprensión y sacar el poder real de la vista de las mayorías.

Y hay una explicación de fondo: Los políticos no son nada más que un fusible.

Además de su función gerencial al servicio de los grandes grupos económicos, están para preservar el anonimato de los centros de decisión que controlan el poder real.

 

MANUEL FREYTAS

Manuel Freytas es periodista, investigador, analista de estructuras del poder, especialista en inteligencia y comunicación estratégica. Es uno de los autores más difundidos y referenciados en la Web.
Ver sus trabajos en Google y en IAR Noticias

manuelfreytas@iarnoticias.com
IAR Noticias

UNA EMPRESA PLANEA OFRECER INTERNET GRATUITO A TODO EL MUNDO

Una compañía sin ánimo de lucro planea comprar un satélite de telecomunicaciones avanzado para que Internet esté al alcance de todos en todas las regiones del mundo y sin necesidad de pagar por él.

El grupo que palanteó esta iniciativa se llama ‘A Human Right’ (‘Un derecho humano’). La compañía parte de la idea de que el acceso a la información y la posibilidad de comunicación que Internet nos proporciona, es un derecho humano universal. Sin embargo cerca de dos tercios de la población del globo no tienen acceso a la red global. Por ello la misión de la organización es mejorar la condición de las personas abogando por el acceso global a la información como un derecho humano y asegurándolo, informa Discovery News.

Lo que el fundador de la compañía, Kostas Grammatis, está construyendo, no son castillos en el aire. Su plan, explicado en la conferencia TED en Grecia el pasado mes de diciembre, presupone el uso del TerreStar-1, un satélite puesto en órbita en julio de 2009. La compañía propietaria del artefacto recientemente se declaró en bancarrota. Para que algo bueno no se pierda en vano, Grammatis propuso recaudar dinero para comprar el TerreStar-1 y suministrar Internet a las regiones de la Tierra donde el acceso a la red es limitado.

La iniciativa, denominada ‘Buy This Satellite’ (‘Compra este satélite’) tendrá tres etapas. Primero habrá que recolectar 150.000 dólares para determinar un plan de negocios para los grandes inversores e iniciar el proceso de compra. El siguiente paso prevé el desarrollo de un sistema de comunicación de código libre para la transmisión de datos con el satélite, así como la adquisición de la órbita y de la onda. Y por fin, habrá que trasladar el satélite a la órbita espacial correspondiente sobre los países socios del proyecto e iniciar el servicio.

No queda claro todavía cuál será el precio final del TerreStar-1, aunque se calcula que inicialmente tuvo un precio de unos 300 millones de dólares. Sin embargo, los entusiastas promotores del proyecto son optimistas. Un ejemplo alentador citado en su página web, es el caso de la venta de toda la flota de satélites Iridium en 2000, tras declararse su empresa operadora en bancarrota. Con un valor estimado de 6.000 millones de dólares, fue comprada por un grupo inversor que refundó la compañía, por apenas 23 millones de dólares. Por lo que comprar este satélite a un precio asequible parece algo posible.

En su página de Internet, ‘Un Derecho Humano’ proclama que el acceso a la información y a Internet “es una necesidad básica de cada ciudadano del mundo, y queremos solucionar la desigualdad que existe entre quienes pueden acceder y quienes no pueden hacerlo”.

RussiaToday

LAS CLAVES DEL LIBRO MÁS MISTERIOSO DEL MUNDO

Resuelven uno de los misterios del libro que nadie puede leer

Investigadores de la Universidad de Arizona (UA) en Estados Unidos lograron resolver uno de las interrogantes del manuscrito Voynich (ver Libertaliadehatali), considerado el libro más misterioso del mundo, cuyo autor y contenido son desconocidos.

A través de la técnica de radio carbono, un equipo del departamento de física de la UA encabezado por Greg Hodgins, determinó que los pergaminos del manuscrito datan de comienzos del siglo XV, cien años antes de lo que los expertos habían estimado.

El Voynich es un fascinante libro repleto de dibujos y escritos que nadie ha podido descifrar hasta ahora. El misterio que rodea su origen y contenido hace ver a “El código de Da Vinci” como algo ordinario.
El manuscrito fue descubierto en 1912 en la Villa Mondragone, cerca de Roma, Italia, por el comerciante de libros antiguos Wilfrid Voynich, cuando estaba seleccionando de un baúl unos libros que habían sido puestos a la venta por los jesuitas.

A primera vista parecía como una obra en pergamino, con texto escrito e ilustraciones no muy distintos de los incunables en un anticuario.

Sin embargo, tras una mirada más detallada, el tomó reveló ser como nada antes visto.

Extraños caracteres

El manuscrito Voynich está escrito con caracteres extraños -algunos parecidos al latín y otros de un lenguaje desconocido-, aparentemente ordenados en palabras y oraciones, con la excepción que no se parecen a nada escrito o leído por seres humanos.

En varias páginas el texto se entrelaza con complejos dibujos de plantas, diagramas astronómicos y figuras humanas, algunas bañándose en lo que podría ser una fuente de la juventud.

Voynich se dedicó el resto de su vida a revelar los misterios del origen del libro y a descifrar su significado. Murió 18 años más tarde, sin haber podido arrancarle siquiera uno de sus secretos.

El libro pasó a ser propiedad de la Biblioteca Beinecke de Libros y Manuscritos Raros de la Universidad de Yale, en Estados Unidos.

Carbono-14

En 2009, Greg Hodgins viajó a las bóvedas de la biblioteca para tomar muestras de los pergaminos que pudieran servir para datar el documento mediante el método de radio carbono.
Todos los seres vivientes, plantas y animales, tienen en sus tejidos diminutas cantidades de un isótopo de carbono conocido como carbono-14. Una vez la planta o animal muere, el contenido de carbono-14 va disminuyéndose a un ritmo predecible, de manera que puede utilizarse para calcular en tiempo que ha pasado desde la muerte del ser.

Lo que es cierto para plantas y animales también resulta ser cierto para los productos provenientes de estos. Como los pergaminos del manuscrito Voynich fueron hechos de piel animal, también pueden datarse vía el carbono-14.

Hogdins cortó delicadamente con un escalpelo muestras de cuatro páginas que medían 1 x 6 milímetros para llevarlas de regreso a los laboratorios en Arizona.

Tenía que asegurarse de que las muestras no fueran de los márgenes donde se acumula la grasa de los dedos al pasar las páginas, ni que estuvieran cerca del lomo del libro donde pueden estar contaminadas por el pegante.

“Los métodos modernos para datar materiales son tan sensibles que los rastros de la contaminación moderna pueden dañarlo todo”, explicó el investigador.

Tintas y pinturas

Después de un complejo proceso de preparación y análisis que involucró arqueólogos, bioquímicos, químicos, físicos, ingenieros y estadísticos, el equipo pudo determinar que el manuscrito era 100 años más viejo de lo estimado anteriormente, cambiando algunas hipótesis que existían sobre su origen e historia.

En otros laboratorios se analizaron las tintas y las pinturas que se utilizaron para escribir el texto y dibujar las imágenes.
Aunque éstas no pueden ser sometidas a pruebas de carbono-14 para establecer su edad, sí son consistentes con los pigmentos que se utilizaban durante el Renacimiento.

Aunque Greg Hodgins resalta que su conocimiento se limita a datar el libro, reconoce que está tan fascinado como el resto de los expertos que han tratado de resolver su misterio.

“El texto tiene características muy extrañas, como el uso repetido de una palabra el cambio de un carácter por otro en una secuencia. Estas extrañezas lo hacen muy difícil de entender”, señala.

Hodgins dice que el secreto está asociado con la alquimia, de manera que sería consistente con esa tradición si el contenido del libro estuviera en código.

En cuanto a los dibujos e imágenes, es imposible decir si son botánicas, organismos marinos o astrólógicos.

“Encuentro que este manuscrito es una ventana fascinante hacia una mente muy interesante. Es un gran rompecabezas que nadie ha podido armar y, ¿quién no ama un rompecabezas?, concluyó.

BBCNews

CRONOSTESIA: NUESTRA MENTE NAVEGA A TRAVÉS DEL TIEMPO

Científicos confirman la habilidad de nuestra mente para viajar a través del tiempo, retomando el pasado y proyectándose hacia el futuro para crear una percepción continua

Nuestro cerebro es una especie de jardín secreto que guarda un sinfín de neuroflores. Su capacidad resulta, paradójicamente, casi imposible de concebir aún para nuestra propia mente (¿Puede nuestro cerebro autopercibirse?) y en este sentido nos remite a la paradoja que cuestiona desde una perspectiva filosófica la perfección de Dios: si dios es perfecto puede crear una piedra tan pesada que ni el mismo pueda mover, si no la puede crear, entonces no es perfecto. Si la crea y no la puede mover… tampoco.

Pero más allá de estas neuro divagaciones lo cierto es que el diseño del cerebro humano es, a pesar del escepticismo filosófico, una manifestación perfecta, incluso divina. Y por más que las neurociencias lo estudien, lo incentiven, y lo catalicen, siempre mantendrá secretos que sorprenderán a la mente que, aparentemente, lo controla.

Por lo pronto un grupo de investigadores han descubierto una nueva cualidad impresa en distintas regiones de nuestro cerebro que le permiten viajar a través del tiempo: la cronestesia. Esto se refiere a la habilidad de percibir el pasado, presente, y futuro, y de trasladarse mentalmente a través del tiempo subjetivo.

La capacidad de recordar eventos pasados o imaginar sucesos futuros influye de manera determinante en la acción de elegir, en las decisiones que un individuo adoptará a lo largo de su vida. Apoyados en imagenología de resonancia magnética, científicos han detectado regiones específicas de nuestra corteza cerebral que permiten, a través de mecanismos de neurocorrelación, el viajar mentalmente a través del tiempo.

Científicos de las universidades de Umea (Suecia) del Sur de Illinois, y de Toronto, han publicado los resultados de su investigación sobre las aptitudes cronestésicas del cerebro humano en el diario Proceedings of The National Academy of Science. “El viajar a través del tiempo con la mente consiste en dos series independientes de procesos: unos son los que determinan el contenido de cualquier acto o “viaje” como qué es lo que ocurre, quiénes son los actores, dónde ocurre la acción; es algo parecido al contenido en una película –todo aquello que ves en la pantalla-; y en segundo lugar están aquellos que determinan el momento subjetivo en el tiempo, dentro del cual ocurren las acciones –pasado, presente, y futuro-. Afirma Endel Tulving de la Universidad de Toronto en entrevista con Physorg.

“Dentro de la ciencia neurocognitiva, sabemos bastante sobre el espacio percibido, recordado, conocido, e imaginado. Pero esencialmente desconocemos todo sobre el tiempo percibido, recordado, conocido, e imaginado. Cuando recuerdas algo que hiciste la noche anterior estás conciente no solo de que el suceso ocurrió y de que tu estabas “ahí”, como un observador o participante activo (¿memoria episódica?), pero también sabes que sucedió ayer, es decir, en un tiempo que ya no es más. La pregunta que estamos haciendo es ¿Cómo sabes que ocurrió en un momento que no es el ahora?”

El punto del estudio es develar cual es, específicamente, la habilidad que tiene nuestro cerebro para navegar a través del tiempo subjetivo sin perder la brújula temporal. Y al parecer la respuesta esta en su capacidad cronestésica. Cuando transmitimos información a través de neuroconexiones esto se hace de manera indistinta, hablando desde un punto de vista totalitariamente objetivo. Pero entonces ¿Cómo es nuestro cerebro capaz de percibir y posteriormente indicarnos que esa escena o sensación que estamos proyectando es parte de un episodio pasado, presente, o futuro? ¿Cómo dilucida en un fascinante proceso automatizado si se trata de una percepción impresa en el ahora, o si por el contrario es un recuerdo archivado o una proyección futura? La respuesta, según este grupo de investigadores es relativamente sencilla: nuestra mente puede viajar en el tiempo y regresar al “ahora” para compartirnos la información que recavó en otros puntos de la dimensión temporal… todos somos crononautas!

PijamaSurf

METI, UN IDIOMA PARA COMUNICARSE CON LOS EXTRATERRESTRES

Un grupo internacional de astrofísicos presentó su proyecto del idioma universal METI (por sus siglas en inglés, Messaging to ExtraTerrestrial Intelligence, o Mensajes a Inteligencia Extraterrestre), destinado a proveer una comunicación exitosa con otras civilizaciones del Universo.

Desde 1974 la humanidad está transmitiendo mensajes dirigidos a posibles civilizaciones extraterrestres. Entre los proyectos más famosos se encuentran los discos enviados a bordo de las Voyager y los mensajes a través del radiotelescopio de Arecibo, en Puerto Rico. Sin embargo, jamás ha llegado una respuesta. Los creadores de METI examinaron todos estos tipos de mensajes y concluyeron que tenían un carácter antropogénico muy explícito y no podían ser entendidos desde fuera.

Intentaron resolver este problema y crear un protocolo que fuera más simple y más universal. Desarrollaron un sistema que tiene en cuenta factores como el método de codificación de la señal del mensaje, la longitud del mismo y su contenido. Para transmitir los mensajes está programado usar dos longitudes principales, la de 1,42 GHz y de 4,46 GHz, que corresponden a las emisiones electromagnéticas naturales. Así, la de 1,42 GHz corresponde a la frecuencia natural de resonancia del hidrógeno. El proyecto prevé instalar ‘un faro’ que transmite la radioseñal con ciertos intervalos.

Para averiguar de algún modo si este idioma puede ser comprensible para las civilizaciones extraterrestres, los autores van a organizar una prueba a nivel mundial con representantes de diferentes nacionalidades, culturas y religiones. A través de una página web, los participantes en el experimento van a intercambiarse mensajes en METI y el sistema, analizando las notificaciones sobre las descodificaciones exitosas, compondrá un mensaje ‘supercomprensible’ para los extraterrestres.

RussiaToday

EGIPTO AL BORDE DEL BAÑO DE SANGRE

El presidente Mubarak treinta años en el poder y al servicio del neocolonialismo

Los grandes medios de difusión se apasionan por las manifestaciones egipcias y predicen la llegada de la democracia occidental a todo el Medio Oriente. Thierry Meyssan desmiente esa interpretación, señala la existencia de fuerzas opuestas en pleno movimiento y precisa que el resultado va en sentido contrario del orden estadounidense en la región.
Ayer por ejemplo, alrededor de dos millones de personas marcharon por la calles de El Cairo, la capital del país, para exigir la salida inmediata del presidente, de su recientemente nombrado vice-presidente, el general Suleiman y de todos aquellos que representan el viejo orden estatal al servicio del neocolonialismo occidental.

Hace una semana que los medios de prensa occidentales vienen haciéndose eco de las manifestaciones y de la represión en marcha en las grandes ciudades egipcias. Esos medios establecen un paralelismo entre estos hechos y los que desembocaron en la caída de Zine el-Abidine Ben Ali, en Túnez, y hablan de un aire de rebelión que recorre el mundo árabe. También según esos medios, este movimiento puede extenderse a Libia y a Siria y debe beneficiar a los demócratas laicos, no a los islamistas, según dicen, porque la administración Bush sobreestimó la influencia de los religiosos y el «régimen de los ayatolas» que reina en Irán no es bien visto. Se cumpliría así el deseo expresado por el presidente estadounidense Barack Obama en la universidad del Cairo: la democracia reinará en el Medio Oriente.
Este análisis es falso en todos sus aspectos.

 En primer lugar, las manifestaciones de Egipto comenzaron hace meses. Los medios de prensa occidentales no les prestaban atención porque pensaban que no llegarían a nada. Los tunecinos no contagiaron a los egipcios sino que les abrieron los ojos a los occidentales sobre lo que está sucediente en la región.

 En segundo lugar, los tunecinos se rebelaron contra un gobierno y una administración corruptos que poco a poco comenzaron a expoliar a toda la sociedad, privando así de toda esperanza a un número cada vez mayor de categorías sociales. La rebelión egipcia no está dirigida contra ese modo de explotación sino contra un gobierno y una administración que están tan ocupados en servir a los intereses extranjeros que no les queda energía para responder a las necesidades básicas de su propia población.
Numerosos motines se han producido en Egipto durante los últimos años, ya sea contra la colaboración con el sionismo o provocados por el hambre. Estos dos temas están íntimamente vinculados. Los manifestantes se refieren simultáneamente a los acuerdos de Camp David, el bloqueo contra Gaza, los derechos de Egipto sobre las aguas del Nilo, la división de Sudán, la crisis de la vivienda, el desempleo, la injusticia y la pobreza.

Además, Túnez era administrado por una dictadura policial, mientras que Egipto es administrado por un régimen militar. Digo «administrado», y no «gobernado», porque en ambos casos se trata de Estados que se encuentran una bajo tutela postcolonial, privados de política exterior y de defensa independiente. Como consecuencia, en Túnez, el ejército logró interponerse entre el pueblo y la policía del dictador, mientras que en Egipto la cuestión tendrá que resolverse a golpe de fusil automático entre militares.

 En tercer lugar, si lo que está sucediendo en Túnez y en Egipto constituye un estímulo para los pueblos oprimidos, la realidad es que esos pueblos no son los que los medios occidentales se imaginan. Para los periodistas de esos medios, los “malos” son los gobiernos que se oponen –o que parecen oponerse– a la política occidental. Sin embargo, para los pueblos, los tiranos son quienes los explotan y los humillan. Es por eso que no creo que veamos revueltas similares en Damasco.
El gobierno de Bachar el-Assad es el orgullo de los sirios. Se ha puesto del lado de la resistencia y ha sabido preservar sus intereses nacionales sin ceder nunca ante las presiones. Lo más importante es que ha sabido proteger a su país del destino que Washington le reservaba: el caos, como en Irak, o el despotismo religioso, como en Arabia Saudita. Aunque ciertos aspectos de su administración son muy criticados, está desarrollando una burguesía y los procesos de decisión democrática que la acompañan. Por el contrario, Estados como Jordania y Yemen son inestables, en lo que concierne al mundo árabe, y el contagio puede extenderse también al África negra, por ejemplo, a Senegal.

 En cuarto lugar, los medios de difusión occidentales están descubriendo tardíamente que el peligro islamista no es más que un espantapájaros. También deberían admitir que quienes lo activaron fueron los Estados Unidos de Clinton y la Francia de Mitterrand, durante los años 1990 en Argelia, y que la administración Bush lo infló después de los atentados del 11 de septiembre, mientras que los gobiernos neoconservadores europeos de Blair, Merkel y Sarkozy se dedicaban a alimentarlo.
Tendrían que reconocer además que nada tienen en común el wahabismo saudita y la Revolución islámica del ayatola Khomeiny. Calificar a ambas tendencias de «islamistas» no sólo es simplemente absurdo, sino que equivale a prohibirse a sí mismo la comprensión de lo que está pasando.
La familia Saud ha financiado, en colaboración con Estados Unidos, a grupos sectarios musulmanes que predican un regreso a la imagen que ellos tienen de la sociedad del siglo VII, la época del profeta Mahoma. Pero su impacto en el mundo árabe es similar al de los amish, con sus carretas de caballos, en Estados Unidos.
La Revolución de Khomeiny no tiene como objetivo la instauración de una sociedad religiosa perfecta, sino el derrocamiento del sistema de dominación mundial. Afirma que la acción política es para el hombre un medio de sacrificarse y de superarse a sí mismo y que es por lo tanto posible encontrar en el Islam la energía que se necesita para lograr el cambio.

Los pueblos del Medio Oriente no aspiran a reemplazar las dictaduras policiales o militares que los oprimen por dictaduras religiosas. No existe un peligro islamista. Simultáneamente, el ideal revolucionario islámico, que ya dio lugar al nacimiento del Hezbollah en el seno de la comunidad chiíta libanesa, está influenciando ahora al Hamas en la comunidad sunnita palestina. También puede ser capaz de desempeñar un papel en los movimientos que ya se encuentran en marcha, y ya lo está haciendo en Egipto.

 En quinto lugar, aunque no sea del agrado de ciertos observadores, y aunque estamos asistiendo a un regreso de la cuestión social, no se puede reducir este movimiento a una simple lucha de clases. Por supuesto, las clases dominantes tienen miedo de las revoluciones populares, pero las cosas son mucho más complicadas. Así que no tiene nada de sorprendente que el rey Abdullah de Arabia Saudita haya telefoneado al presidente Obama para pedirle que pare el desorden en Egipto y que proteja a los gobiernos ya establecidos en la región, sobre todo el suyo. Pero ese mismo rey Abdullah acaba de favorecer un cambio de régimen en el Líbano a través de la vía democrática. Abandonó al millonario líbano-saudita Saad Hariri y ayudó a la coalición del 8 de Marzo, incluyendo al Hezbollah, a poner en su lugar como primer ministro a otro millonario líbano-saudita, Najib Mikati. Los diputados que habían elegido a Hariri representaban al 45% del electorado libanés, mientras que Mikati acaba de ser electo por parlamentarios que representan al 70% del electorado.
Hariri respondía a los intereses de París y de Washington, mientras que Mikati anuncia una política de apoyo a la resistencia nacional. La cuestión de la lucha contra el proyecto sionista es en la actualidad extraordinariamente determinante en relación con los intereses de clase. Además, más que la repartición de la riqueza, los manifestantes protestan contra el sistema capitalista seudoliberal impuesto por los sionistas.

 En sexto lugar, y volviendo al caso de Egipto, los medios occidentales se precipitaron a aupar a Mohamed El Baradei, nombrándolo como líder de la oposición. Esto da risa. El señor El Baradei es una personalidad que goza de una agradable reputación en Europa por haber resistido por algún tiempo a las presiones de la administración [Bush], sin oponerse a ella completamente. Representa por lo tanto la buena conciencia que pretende tener ante Irak la Europa que, después de oponerse a la guerra, acabó apoyando la ocupación. Sin embargo, objetivamente, El Baradei es el hombre de los paños tibios al que le dieron el premio Nóbel de la Paz para no dárselo a Hans Blix. Se trata, sobre todo, de una personalidad sin influencia en su propio país. Existe políticamente porque los Hermanos Musulmanes lo convirtieron en su vocero ante los medios occidentales.
Estados Unidos ha fabricado opositores más representativos, como Ayman Nur, que Washington seguramente no tardará en sacar del sombrero, aunque sus posiciones a favor del seudoliberalismo económico lo descalifican ante la crisis social que está atravesando el país.

Como quiera que sea, en realidad sólo existen dos organizaciones de masas, implantadas en la población, que se oponen desde hace mucho a la política actual: los Hermanos Musulmanes por un lado y la iglesia cristiana de los coptos por el otro (aunque S. B. Chenudda III ve una diferencia entre la política sionista de Mubarak, a la que él se opone, y el rais, al que él se adapta). A los medios occidentales se les escapa ese detalle porque les han hecho creer al público que eran los musulmanes quienes perseguían a los coptos, cuando en realidad es la dictadura de Mubarak quien lo hace.

No resulta inútil hacer un paréntesis en este punto. Hosni Mubarak acaba de nombrar vicepresidente a Omar Suleiman, un gesto que busca evidentemente hacer más difícil su posible eliminación física por parte de Estados Unidos.
Mubarak se convirtió en presidente porque había sido designado vicepresidente y Estados Unidos eliminó al presidente Annuar el-Sadat a través del grupo de Ayman al-Zawahiri. Así que Mubarak se negó siempre a designar un vicepresidente por temor a ser asesinado a su vez. Al designar al general Suleiman, Mubarak escoge ahora a uno de sus cómplices, el mismo con quien él se manchó las manos en la sangre de el-Sadat. En lo adelante, para tomar el poder, no bastará con matar al presidente sino que habrá que ejecutar también a su vicepresidente. Pero Omar Suleiman es el principal artífice de la colaboración con Israel, así que Washington y Londres van a protegerlo como la niña de sus ojos.

Además, Suleiman puede apoyarse en el ejército israelí frente a la Casa Blanca. Y ya trajo francotiradores y equipamiento israelíes que se encuentran listos para abatir a los elementos más activos (líderes o cabecillas) durante las manifestaciones callejeras.

En séptimo lugar, la situación revela las contradicciones de la administración estadounidense. En su discurso de la universidad del Cairo, Barack Obama tendió la mano a los musulmanes y exhortó a la democracia. Pero ahora hará lo que sea para impedir elecciones democráticas en Egipto. Él puede tolerar un gobierno legítimo en Túnez, pero no en Egipto. Unas elecciones beneficiarían a los Hermanos Musulmanes y a los coptos. De ellas saldría un gobierno que abriría la frontera con Gaza y que liberaría al millón de personas allí encerradas.
Los palestinos, con el apoyo de sus vecinos, el Líbano, Siria y Egipto, romperían el yugo sionista.

Hay que señalar aquí que durante los dos últimos años, estrategas israelíes han analizado la posibilidad de orquestar una maniobra. Considerando que Egipto es una bomba social, que la revolución es allí inevitable, han estudiado la posibilidad de favorecer un golpe de Estado militar a favor de un oficial ambicioso e incompetente.
Este último emprendería entonces una guerra contra Israel y fracasaría en ella. Tel Aviv recuperaría así su antiguo prestigio militar y recuperaría también el monte Sinaí y sus riquezas naturales. Se sabe que Washington se opone resueltamente a ese escenario, demasiado difícil de controlar.

En definitiva, el Imperio anglosajón sigue anclado a los principios que él mismo fijó en 1945: es favorable a las democracias que toman «la decisión correcta» (la del servilismo) y se opone a los pueblos que toman «la mala» (la de la independencia).

Por consiguiente, si les parece necesario, Washington y Londres no tendrán reparos en apoyar un baño de sangre en Egipto, con tal de que el militar que salga ganador sobre los demás se comprometa a mantener el statu quo internacional.

THIERRY MEYSSAN       RedVoltaire