ONCE DE LAS MÁS EXTRAÑAS SOLUCIONES A LA PARADOJA DE FERMI

fermipara1La mayoría de la gente da por sentado que aún no hemos hecho contacto con una civilización extraterrestre. El problema es que los números no cuadran. Nuestra galaxia es tan vieja que todos los rincones deberían haber sido visitadas muchísimas veces hasta ahora. Ninguna teoría hasta la fecha ha explicado satisfactoriamente este Gran Silencio, así que es hora de romper los esquemas. Aquí están once de las más extrañas soluciones a la paradoja de Fermi.

No hay escasez de soluciones a la paradoja de Fermi. Los estándares son bastante conocidos, y nosotros no los vamos a examinar aquí, pero incluyen la Hipótesis de la Tierra Rara (la sugerencia de que la vida es excepcionalmente rara), la noción de que el viaje espacial es demasiado difícil, o las distancias demasiado grandes, la Hipótesis del Gran Filtro(la idea de que todas las civilizaciones suficientemente avanzadas se destruyen antes de ser intergalácticas), o que simplemente no somos lo bastante interesantes.

Pero para el propósito de esta discusión, vamos a ver algunas de las soluciones más extrañas y misteriosas a la Paradoja de Fermi. Porque a que a veces se necesita una explicación extraña para responder a una pregunta extraña. Así que, como Enrico Fermi hizo su famosa pregunta: “¿Dónde están todos?”

1. La Hipótesis Zoológico

fermipara2Aunque suena como a un episodio de Dimensión Desconocida, es muy posible que estemos atrapados en el interior de una especie de jaula celestial. Inteligencias Extraterrestres pueden haber tropezado con nuestra diminuta canica azul hace mucho tiempo, pero, por alguna razón, nos están observando desde lejos. Podría ser que fuéramos un entretenimiento para ellos (como observar a monos en un zoo), o que nos estén estudiando para fines científicos. De todos modos han invocado una política de no interferencia y nos están dejando solos.

Esta idea fue propuesta por primera vez por John Ball en 1973 , quien argumentó que la vida inteligente extraterrestre puede ser casi ubicua, pero que la “falta de contacto de tal vida con nosotros puede ser entendida en términos de la hipótesis de que nos han dejado a un lado como parte de una reserva salvaje o zoológico.” Podríamos formar parte de una gran reserva natural que se ha establecido fuera de los límites, libres para crecer inalterados por vida inteligente. Es una idea algo relacionada con la Principal Directiva de Star Trek en la que las civilizaciones son dejadas solas hasta que alcanzan una determianda capacidad tecnológica. También es una idea de la que en parte participan los ufólogos: la sugerencia de que los extraterrestres están realmente aquí, pero nos observan desde la distancia.

2. Cuarentena Autoimpupesta

fermipara3Esta es casi la contraria a la hipótesis zoo. Los extraterrestres son potencialmente peligrosos. Aun extremadamente peligrosos. Así que más “fastidiar” por la galaxia en naves y esperar que todos sean superamistosos, las inteligencias extraterrestres podrían haber colectiva e independientemente decidido dejar el infierno en casa y no llamar la atención sobre sí mismos.

¿Y porqué no? Sería perfectamente razonable concluir, sobre todo a la luz de la Paradoja de Fermi, que el cosmos está lleno de peligros, -ya sea una civilización imperialista, o una oleada de sondas Berseker dispuestas para esterilizar todo a su paso. Y para asegurarse de que nadie les moleste, una avanzada IET  podría establecer un perímetro de sondas Sandberg (sondas policiales autoreplicantes) para que lo traspase.

3. La Hipótesis Guacamole*

fermipara4Imagínese que en efecto existiera una especie de Directriz Suprema, pero que una IET se cierne sobre nosotros con un martillo gigante listo para golpear hacia abajo en caso de que de repente no le guste lo que vea. Estas IETs serían como Gort The Day the Earth Stood Still*, intentando preservar la paz galáctica. “No hay límite a lo que Gort podría hacer”, dijo Klaatu, “Él podría destruir la Tierra.” Entonces, ¿a qué es lo que Gort u otra avanzada IET están esperando, exactamente?
Una posibilidad es la singularidad tecnológica. En el espacio de posibles Singularidades de supervivencia, una buena parte de ellas podría dar lugar a una muy peligrosa Superinteligencia Artificial (SIA). La clase de SIA que podría destruir toda la galaxia. Por lo tanto el Club Galáctico vigila para prevenir que afloren los malos mientras ofrecen a los buenos una oportunidad para empezar.

whackamole

* [Toma su nombre de la atracción de feria en la que surgen unos topillos de unos agujeros y hay que golpearlos rápidamente con un mazo para que desaparezcan. Quien le puso el nombre a la atracción hizo ese juego de palabras con el término de la comida mexicana guacamole. LIBERTALIADEHATALI]

4. Estamos hechos de carne

Del nominado al Premio Nebula de historia corta, “Están hechos de carne”, de Terry Bisson:

“Están hechos de carne.”

“¿Carne?”

“Carne. Están hechos de carne.”

“¿Carne?”

“No hay duda de ello. Hemos recogido varios de diferentes partes del planeta, los llevaron a bordo de nuestras naves de reconocimiento, y los investigaron por completo. Son enteramente carne.”

“Eso es imposible. ¿Qué pasa con las señales de radio? Los mensajes a las estrellas?”

“Usan las ondas de radio para hablar, pero las señales no vienen de ellos. Las señales provienen de máquinas”.

“Entonces, ¿quién hizo las máquinas? Eso es a quién queremos contactar”.

“Ellos hicieron las máquinas. Eso es lo que estoy tratando de decirte. Carne hizo las máquinas”.

“Eso es ridículo. ¿Cómo puede la carne hacer una máquina? Me estás pidiendo que crea en la carne consciente.”

“Yo no te lo pido, te lo estoy diciendo. Esas criaturas son la única raza inteligente en ese sector y que están hechos de carne.”

Un momento más tarde:

“En realidad sí hablan, entonces. ¿Usan palabras, ideas, conceptos?”

“Oh, sí. Salvo que lo hacen con la carne.”

“Pensé que me acababas de decir que usaban la radio.”

“Lo hacen, pero ¿qué es lo que piensas que es la radio? Sonidos Carne. Ya sabes que cuando das una palmada o agitas la carne hace un ruido. Hablan agitando su carne el uno al otro. Incluso pueden cantar por chorros de aire a través de su carne. “

“Dios mío. Canción de carne. Todo esto es demasiado. “Entonces, ¿qué me aconsejas?”

“¿Oficial o extraoficialmente?”

“Ambos”

“Oficialmente, estamos obligados a ponernos en contacto, dar la bienvenida y registrar cualquiera de  las razas inteligentes o multiseres en este cuadrante del Universo, sin prejuicios,  miedo o favor. Extraoficialmente, le aconsejo que borremos los registros y olvidar todo el asunto.”

“Esperaba que dijeras eso”.

“Parece duro, pero hay un límite. ¿Realmente queremos hacer contacto con carne?”

“Estoy de acuerdo al cien por cien. ¿Qué hay que decir? ‘Hola, carne. ¿Cómo va eso?'”

5.La Hipótesis de la Simulación

fermipara5No hemos recibido la visita de nadie porque estamos viviendo dentro de una simulación por ordenador – y la simulación no está generando ningún compañero extraterrestre para nosotros.

Si es verdad, implicaría una de estas tres cosas. En primer lugar, los cabrones, -quiero decir los Dioses-, que ejecutan la simulación la han manipulado de tal manera que somos la única civilización de toda la galaxia (o incluso del Universo). O en realidad no existe un verdadero Universo ahí fuera, sólo nos parece así a nosotros dentro de nuestra burbuja simulada (es algo como “si un árbol cae en un bosque y no hay nadie alrededor para escucharlo, ¿hace ruido?”).

Otra posibilidad más extraña es que la simulación se ejecuta por una civilización post-humana en busca de una respuesta a la Paradoja de Fermi, o algún otro asunto científico.
Tal vez, en un intento por contemplar varias hipótesis (tal vez incluso de forma reventiva en consideración de una acción propuesta), están ejecutando mil millones de simulaciones ancestrales diferentes para determinar cuántas de ellas producen civilizaciones espaciales, o incluso civilizaciones en la etapa post-Singularidad como ellos.

6. Silencio Radio

Esta es similar a la Hipótesis de la Cuarentena, pero no tan paranoica. Pero aún así es bastante paranoica. Es posible que todo el mundo esté escuchando, pero nadie está transmitiendo.

Y por una buena razón. David Brin ha argumentado que el ensayo SETI sería como gritar en la jungla (SETI es la deliberada transmisión de radioseñales de alta potencia hacia potenciales sistemas estelares). De similar modo, Michael Michaud ha escrito: “Seamos claros acerca de esto. Se trata de un intento deliberado de provocar una respuesta de una civilización alienígena cuyas capacidades, intenciones y distancia no son conocidos por nosotros.” Esto la hace una cuestión política. “El problema, por supuesto, es que podemos llamar una atención innecesaria sobre nosotros mismos antes de tiempo. Es concebible, por tanto, que nuestros gobiernos colectivos un día pudieran decidir cancelar los esfuerzos de SETI. Deberíamos contentarnos con escuchar. Pero ¿y si cada civilización en el cosmos adoptara la misma política? Eso implicaría que todo el mundo estaría en radio silencio.

Como acotación, también podría ser peligroso escuchar: SETI podría estar en riesgo de descargarse un virus malicioso desde el espacio exterior.

7. Todos los alienígenas son hogareños

Esta no es tan rara ya que en realidad podría ser posible. Una avanzada IET, graduada en el grado II de la escala de civilizaciones de Kardashev, podría perder todas las ambiciones a escala galáctica. Una vez lanzada una esfera Dyson o un cerebro Matrioska, una civilización extraterrestre tendría más acción y aventura en sus proximidades donde sabría que hacer.  Enormes supercomputadores serían capaces de simular universos dentro de universos, y vidas dentro de vidas, -y a velocidades y variaciones muy alejadas de lo que se exhibe en el viejo y cansado mundo analógico. En comparación, el resto de la galaxia parecería como un lugar aburrido y desolado. El espacio podría ser mucho mejor en el espejo retrovisor.

8. No podemos leer las señales

fermipara6Ahora es del todo posible que las señales de una IET estén rodeándonos pero seamos incapaces de verlos. O somos demasiado estúpidos para darnos cuenta, o todavía tenemos que desarrollar nuestras tecnologías para detectar las señales. De acuerdo con el actual enfoque SETI, deberíamos estar escuchando radioseñales. Pero una civilización mucho más avanzada que la nuestra podría estar utilizando una técnica totalmente diferente. Podrían estar haciéndolo con láser, por ejemplo. Los láseres son buenos porque concentran haces con un excelente ancho de banda de información. También son capaces de penetrar nuestro medio galáctico de polvo interestelar.

O la IET podría usar “tarjetas de visita”, explotando el método de transmisión de detección (por ejemplo, mediante la construcción de una enorme estructura perfectamente geométrica, como un triángulo o un cuadrado, y puesto en órbita alrededor de su estrella anfitriona).

Y ya como Stephen Webb ha señalado , también existe la posibilidad de las señales electromagnéticas, señales gravitacionales, señales de partículas, señales de taquiones, o algo completamente más allá de nuestra comprensión de la física. También es muy posible que, de hecho usen señales de radio, pero no sabemos en qué frecuencia sintonizar (el espectro electromagnético es muy amplio). Como concepto, podríamos finalmente encontrar un mensaje escondido en el lugar donde menos podíamos esperarlo: dentro del código de nuestro ADN.

9. Todos están (pasando el rato) al borde de la galaxia.

Esta interesante solución a la Paradoja de Fermi fue postulada por M. Milán Cirkovic y Robert Bradbury.

“Sugerimos que las regiones externas del disco galáctico son los lugares más probables para los objetivos avanzados de SETI”, escribieron. La razón de esto es que las sofisticadas comunidades inteligentes tenderán a migrar hacia el exterior a través de la Galaxy tanto como se incrementen sus capacidades de aumento de procesamiento de información. ¿Por qué? Debido a que las civilizaciones basadas en máquinas, con sus grandes supercomputadoras, tendrán enormes problemas manejando su calor residual. Van a tener que establecer un campamento que sea superfrío. Y el borde exterior de la galaxia es exactamente eso.

Ulteriormente, podría haber una diferente zona galáctica habitable para una IET post-Singularidad que para la vida basada en la carne. En consecuencia, IET avanzadas no tendrían interés en explorar zonas habitables bioamistosas. Lo que significa que estamos buscando a ET en el lugar equivocado. Curiosamente, Stephen Wolfram me dijo una vez que la computación libre de calor será algún día posible, por lo que no cree que esta sea una solución plausible a la Paradoja de Fermi.

10 Panspermia Dirigida

O tal vez no nos hemos puesto en contacto con ETI, porque nosotros somos los alienígenas. O al menos, lo son nuestros antepasados. De acuerdo con esta teoría, que fue postulada por primera vez por Francis Crick (sí, ese Francis Crick), los extranjeros esparcieron la vida en otros planetas (enviando esporas a planetas potencialmente fértiles), y después largarse. Para siempre. O tal vez en un futuro lejano volver.

Esta idea ha sido abordada ampliamente en la ciencia ficción, incluyendo Star Trek: La Siguiente Generation, en el episodio, “La Caza(The Chase)” en el que el  humanoide supergenérico Salome Jens explica que su especie es responsable de toda la vida en el Cuadrante Alfa; o en Prometheus de Ridley Scott, en la que puede verse a un alienígena sembrar vida en la Tierra primordial. Incluso Arthur C. Clarke en 2001 toma esta idea, con los monolitos instigando enormes saltos evolutivos.

11. La Hipótesis de la Transición de Fase

Esta es similar a la hipótesis de la Tierra Rara, pero sugiere que el universo está todavía evolucionando y cambiando. Posteriormente, las condiciones para sostener  inteligencia avanzada sólo se han producido en los últimos tiempos. Esto es a lo que el cosmólogo James Annis se refiere como el modelo de transición de fase del universo, -lo que encuentra que es una explicación astrofísica para el Gran Silencio.

De acuerdo con Annis, un posible mecanismo regulador que pueda dar cuenta de esto es la frecuencia de los estallidos de rayos gamma, super-cataclísmicos acontecimientos que, literalmente, pueden esterilizar grandes franjas de la galaxia.

“Si se supone que en realidad son letales para la vida basada en la tierra a lo largo de la galaxia”, escribió, “uno tiene un mecanismo que impide el surgimiento de la inteligencia hasta que el tiempo medio entre estallidos es comparable a la escala de tiempo para la evolución de la inteligencia. “En otras palabras, los estallidos de rayos gamma son demasiado frecuentes, y la vida inteligente está constantemente siendo aniquilada antes de que se desarrolle su capacidad para ser interestelar. Mirando hacia el futuro, sin embargo, dado que los estallidos de rayos gamma están disminuyendo en frecuencia, las cosas van a cambiar. “La galaxia se encuentra actualmente en una fase de transición entre un estado de equilibrio carente de vida inteligente a un estado de equilibrio diferente, donde esté lleno de vida inteligente”, dice Annis.

Lo que en realidad serían buenas noticias.

GEORGE DVORSKY        Io9

Artículos Relacionados:

EL CABALLERO NEGRO: EL SATÉLITE ESPÍA ALIENÍGENO

BASURA LUNAR. BÚSQUEDA DE RESTOS DE CIVILIZACIONES EN LA LUNA

COSMOLOGÍA EXTRATERRESTRE: CUÁNTO SE PARECERÍAN LOS ALIENÍGENAS A NOSOTROS

ESCRUTANDO LAS ESTRELLAS: CÓMO LOS HUMANOS ENCONTRARAN PRUEBAS DE VIDA EXTRATERRESTRE

VIDA EXTRATERRESTRE: OTRA HIPÓTESIS

VIVIMOS EN UNA SIMULACIÓN INFORMÁTICA

ÉRASE UNA VEZ UN VAMPIRO….

cazadores de vampirosLa verdadera historia del “ataúd maldito” y otros vampiros literarios

Se trata de uno de los casos más clásicos de la historia del misterio en España. Constantemente programas de radio y televisión, revistas especializadas, libros y web sobre anomalías, rescatan de los archivos la sugerente historia del “ataúd maldito”. Hoy J. J. Montejo y V. Orozco resuelven para siempre el misterio.

I.- De vampiros mediterráneos y madrileños

Las leyendas de vampiros no sólo se registran en paisajes centroeuropeos, bosques balcánicos o castillos en los Cárpatos… La investigación que sigue a continuación se refiere a uno, o varios, no-muertos mucho más cercanos.
Todo comenzó en el verano de 1993, cuando el equipo formado por los tres inseparables (Jordi Ardanuy, Martí Fló y Valentín Ferrán), en busca de historias de vampiros para publicar, hablaron con el investigador Ángel Gordon. Éste les dio una nota mecanografiada por Miguel Gómez Aracil, donde se narraba una historia ocurrida en 1915, sobre un ataúd llegado a Cartagena desde Yugoslavia, carga que luego sería mandada por carretera a Santillana del Mar, cerca de Santander.
Tal nota, con fecha 7 de octubre de 1983, llevaba el pomposo título de Resumen de la investigación realizada por el abogado D.A.M. a Miguel Aracil, entre las fechas 1 de septiembre y 6 de octubre. Por ello, los tres colegas acudieron a ver a Gómez Aracil, pero éste, molesto porque le venían con un papel que les fue entregado sin su permiso, respondió desabridamente “que él no sabía nada más de lo que decía el escrito”.
55He aquí la historia contada en la nota: en una determinada fecha del citado año de 1915, había llegado al puerto de Cartagena un ataúd típico; allí quedó depositado un tiempo, hasta que lo reclamó un particular de La Coruña. Tras las formalidades habituales, le fue enviado por carretera a tierras gallegas, con paradas en diferentes localidades. En esos días se habrían producido ataques vampíricos en Alhama de Segura, Almería, Toledo, Santillana del Mar, Comillas y La Coruña. En Bórox, pueblecito de la provincia de Toledo, se habló del “vampiro de Bórox”. Lo curioso fue que el ataúd se devolvió a Cartagena, haciéndose cargo de él un noble servio con escasos recursos económicos que se alojaba en una pensión de la calle Mayor de Alhama de Segura, al cual solamente se le veía por las noches.
Según les contaron a nuestros investigadores, un anciano del pueblo aseguró conocer a un aristócrata polaco muy parecido al balcánico. Al parecer el polaco se esfumó al poco tiempo, igual que el serbio, y el ataúd fue enterrado en uno de los cementerios de Cartagena; sobre la tumba alguien puso la inscripción con el nombre y detalles del difunto.
Pero dicha historia ya era conocida, pues el mismo Gómez Aracil la citaba en uno de sus libros: Vampirismo: magia póstuma de los no-muertos (Arbor, Barcelona, 1986), allí mencionaba “un caso ocurrido en Cartagena”, y posteriormente, en 1992, en la revista Ritos, dirigida también por él, un tal Miguel Montero de Espinosa contó la historia de unos ocultistas que, en 1917, se reunieron para combatir a un vampiro en Cantabria mediante una sesión de espiritismo. Según la narración, al realizar la invocación, la estancia se llenó de un hedor tremendo, a carne putrefacta, y la temperatura bajó hasta el punto de congelación.
Los tres amigos leyeron la historia y acudieron en demanda de información a la Asociación Catalana de Estudios Forteanos, cuyo director era… Gómez Aracil. Un miembro de este grupo contestó que “respecto al vampiro aparecido en diferentes lugares de España en el primer tercio de este siglo, sabemos que la documentación está en el archivo de Santillana del Mar (Cantabria)”. Y como Aracil amenazó con deportarles a las antípodas si les volvía a ver, a ellos y a su mugriento trozo de papel, el trío investigador optó por prescindir de él como fuente y centrarse en localizar al abogado D.A.M., supuestamente el origen de la información inicial; también decidieron buscar la documentación guardada en Santillana del Mar. No lograron localizar al abogado tras una paciente búsqueda en la guía telefónica, así que hicieron las maletas y se lanzaron a la carretera en busca de las pistas que la suerte les tenía reservadas para llevarles al “vampiro de Bórox”. Pero antes se les ocurrió que podrían encontrar algo en Cartagena, lugar del “desembarco” del misterioso ataúd.
Un deus ex machina madrileño
Llegaron a Cartagena, pero aunque indagaron en los dos cementerios municipales de la localidad, el de Nuestra Señora del Remedio y el de San Antonio Abad, no hallaron referencia alguna, como por otra parte era lógico al no conocer el nombre del difunto, así que tras pasear por las necrópolis buscando alguna inscripción que acompañara a un nombre exótico, acudieron a la Aduana Marítima de Cartagena, y no descubrieron nada tampoco. Una consulta posterior a la Cámara Oficial de Comercio de Murcia, arrojó el mismo resultado negativo.
ruta-ataud-boroxSiguieron el ya señalado recorrido del macabro objeto hacia el norte de España, pero a la inversa, comenzaron por el norte. En Santillana del Mar, en el archivo municipal, ni documentos ni nada. En Comillas, ídem de ídem. Y en La Coruña, aunque preguntaron en su Cámara de comercio, ni siquiera encontraron referencia del receptor del dichoso ataúd, o sea, menos todavía.
En Bórox, pueblo toledano situado en la comarca de La Baja Sagra, a 50 km. al sur de Madrid y entonces (1994) con 1.000 habitantes, todo evocaba viejas glorias taurinas. Fue Ardanuy quien viajó hasta allí, logrando interesar al secretario municipal, quien ofreció su colaboración en la barra del bar “Los Toriles”. En el club social, ninguno de los viejos del lugar recordaba una historia parecida, pero el secretario localizó a una anciana que les habló de un hombre “que chupaba la sangre a sus congéneres”, lo que parecía confirmar la historia. [La expresión “un chupasangres” se refería también a un usurero. En los pueblos, antes y a veces ahora, el usurero era un personaje relevante, hasta el punto de que podía tener más poder que el alcalde, el juez de paz, el médico y el párroco juntos.]

vampiros_flo_ferran_ardanuyConvencidos de la inutilidad de sus viajes, decidieron escribir un libro sobre el tema: Vampiros: magia póstuma dentro y fuera de España (Luna Negra Eds., Barcelona, 1994), uno de cuyos capítulos, escrito por Jordi Ardanuy, se dedicaba al vampiro borosino y los hallazgos gracias al eficiente secretario del Ayuntamiento. Pero resultó una sorpresa poco agradable que la publicación
del libro provocara que en España y Sudamérica se empezase a hablar del “viaje del ataúd maldito”, aceptado finalmente como un hecho real. El equipo se dispersó, pero el asunto siguió en vigor, y así, en 1998 Sebastián Arbonés, o profesor D’Arbó en los círculos paranormales, publicó en Karma.7 otro artículo sobre el vampiro de Bórox, de enfoque similar, pero exagerando los datos disponibles, bautizando al vampiro como Ugarés y mezclando en la acción hombres lobos y hombres locos.
Mientras tanto, en Madrid, uno de los autores de este trabajo (Montejo) consiguió conocer gracias a Juan Carlos Menéndez (experto en historias y leyendas sobre mundos subterráneos) al mencionado abogado D.A.M., en realidad de nombre A. M. García, al hilo de la correspondencia que Menéndez y él mantuvieron años atrás. Como ya conocía la historia del vampiro de Bórox por haberla leído en trabajos del investigador Luis García Chapinal[Como los publicados en las revistas Karma.7 y Enigmas. También es autor de Vampirismo. Entre la realidad y la leyenda, Ed. Éride, Madrid, 2000.], e interesado por un caso de vampirismo tan próximo a Madrid, Montejo, residente en esta capital, pidió a su colega de profesión A. M. García que le contase cómo fue aquello. El abogado explicó que en 1983 había contactado con Miguel Gómez Aracil después de leer un artículo suyo en Karma.7 donde relataba un viaje a Rumanía tras las huellas de Vlad Tepes “el Empalador”, personaje histórico que dio pie a la leyenda del conde Drácula, iniciándose entre ambos una relación epistolar. Dada la compartida pasión por las historias de vampiros, García refirió a Aracil una que había leído “en un libro cuyo título no recordaba”, basándose en lo que recordaba y dándole visos de credibilidad.
– ¿Cómo se llamaba el autor? –preguntó Montejo.
– Era un relato corto… esto… lo firmaba Juan Perucho.
Juan Perucho era un notable escritor catalán, muy aficionado a las historias lovecraftianas, hasta el punto de escribir cuentos sobre los dioses primordiales[Juan Perucho: “Con la técnica de Lovecraft”, en Los mitos de Ctulhu, selección de Rafael Llopis, Alianza Editorial, Madrid, 1976.]. Aunque el abogado García no logró recordar el título del libro en cuestión, uno de nosotros (Orozco) envió al otro un folleto, en italiano, del crítico y especialista en cine de terror Carlos Aguilar[Carlos Aguilar: Fantaespaña, Lindau S.R.L., Turín, Italia, 2002.]. En la bibliografía anexa, se citaba “una obra indispensable para tener una idea sobre la abundante y variada literatura fantástica española”[Antología de la literatura fantástica española, selección de José Luis Guarner, Libro Amigo, Ed. Bruguera, Barcelona, 1969.].
Una vez confirmados el título y año de edición (que A. M. García recordaba por aproximación), Montejo cogió el primer autobús que paraba en la Biblioteca Nacional, subió los escalones de la entrada dos a dos bajo la divertida mirada de San Isidoro, Alfonso X el Sabio, Lope de Vega[Para quienes no conozcan Madrid ni sus principales edificios, son algunas de las estatuas colocadas en las escaleras de acceso a la Biblioteca Nacional]…, y pidió a la amable funcionaria el anhelado libro. Sí, disponían de un ejemplar. En la sala de lectura siguió el índice de la Antología con la uña del meñique y allí encontró el relato de Perucho, titulado “El vampiro de Pratdip”, en la página 773, pero ¡oh desilusión!, el argumento no tenía nada que ver con la historia narrada por Miguel G. Aracil. Decepcionado, iba a dejarlo cuando pensó en una posible equivocación de García, y revisó otra vez el índice. Entonces se detuvo en otro relato, titulado “Historia popular de los vampiros Zarco y Amalia”, que empezaba en la página 656 y firmado por Alfonso Sastre, dramaturgo de conocida filiación izquierdista y perteneciente a la llamada “generación del ‘55”.
En el relato de Sastre, un tal Ramiro Civil Inglés, natural de Alcoy (Alicante), conocido en su barrio como “El Chancaichepa”, jorobado y trapero de profesión, exponía su triste y miserable vida así como sus conocimientos en “ciencia vampírica”, de los que está muy orgulloso, a los contertulios en una taberna suburbial de Madrid, entre humo de tabaco y coñac Veterano. Los verdaderos protagonistas son dos convecinos, el señor Zarco y la señora Amalia, un matrimonio sin recursos que para sobrevivir en un ambiente hostil se han hecho donantes profesionales de sangre.
Tales oyentes son don Antonio, profesor jubilado y escritor, un quinqui llamado Román el Falso, y un tercero, El Gangrena, tipo de naturaleza enfermiza.
En la primera parte del relato, Chancaichepa repasa su vida laboral: fue pinche de cocina en un trasatlántico de lujo, y luego diserta sobre el vampirismo, “culturita” adquirida gracias a los ratos libres pasados en la biblioteca del barco, leyendo sobre vurdalaques, vrucolaques, vroloques y vlokoslaques, pero haciendo hincapié en las historias de los sacamantecas, cuando el padre rico compraba la sangre del hijo del padre pobre para prolongar así la vida de su hijo tuberculoso[Hasta 1960 aproximadamente, la tuberculosis era en España la primera causa de mortandad; en esta década comienza a ser desplazada por el cáncer]. Y en la segunda parte, desgrana la historia de una novia de su juventud, una tal Amalia que “olía a muerto” y era muy aficionada a hincarle los dientes en la garganta.
Finalmente, El Chancaichepa huye de las “caricias dentales” de su novia Amalia e investiga un poco sobre ella, averiguando lo siguiente: “Que el 1º de mayo de 1915, en plena guerra europea, murió en Alhama de Murcia y fue enterrada al día siguiente, Amalia Franco Calderas… natural de la ciudad y de profesión sus labores (…) Que en la policía de Cartagena, gracias a un amigo de la B.I.C., alcoyano como yo, hay un atestado sobre la desaparición de algunos cadáveres en los cementerios de Alhama, Lorca y Mazarrón, caso achacado a un vicioso llamado ‘el Capitán Saltatumbas’ (…) Que se sabe que en el 1898, el año de Cuba, fue desembarcado, en el puerto de Cartagena, un ataúd yugoslavo, cuyo contenido se ignora y que muy bien pudo ser –según dice Francisco Pérez Navarro, especialista en ciencias del demonio- la semilla del vampirismo que parece extenderse hasta Almería por el sur y cruzar la península hasta La Coruña, como un ramalazo, señalándose casos en la provincia de Toledo –p.ej., el vampiro de Bórox-, mientras que por el norte se extiende una rama lateral hasta Santillana del Mar y Comillas (…) Que la familia de Amalia tenía una pensión de viajeros y estables en Alhama de Murcia, y que en ella se sabe que vivió algún tiempo un conde o aristócrata yugoslavo o polaco que muy bien pudo ser el gachó del ataúd de Cartagena (…) Que el 14 de mayo de 1915, Amalia se pone a servir en casa de un coronel de Artillería, el cual fallece anémico perdido al año de convivencia…”
Después de leer el relato, Montejo hizo fotocopias de las páginas correspondientes y las remitió a Jordi Ardanuy, a quien había conocido, igual que a Martí Fló, durante una reunión en 1994 del colectivo Cuadernos de Ufología en Navacerrada. Todo parecía claro, pues A. M. García había contado esta historia a Gómez Aracil basándose en sus recuerdos y olvidando que no se trataba más que de un cuento,ya publicado en 1964 por Alfonso Sastre[Alfonso Sastre: Las noches lúgubres, Ed. Horizonte, Madrid, 1964. No censurada] en
un volumen dedicado al humor negro. Pero en 2003, sin tener en cuenta estos datos, Aracil reescribió la historia para una colección de libros auspiciada por Íker Jiménez[Los expedientes X españoles (Ed. EDAF, Madrid, 2003)]. Ardanuy y sus compañeros comprendieron que la cosa no acabaría si no se ponían serios, y el primero se dedicó a localizar a Alfonso Sastre para que arbitrase la cuestión, consiguiéndolo finalmente a través de medios abertzales que le condujeron hasta la editorial Argiletxe HIRU, de Fuenterrabía (Guipúzcoa), en la que el dramaturgo colaboraba y que seis años antes había reeditado Las noches lúgubres, ahora sin censura[Si bien ya en la segunda edición de la obra (Ed. Júcar, Madrid, 1973), se incluyeron todos los textos anteriormente suprimidos, tal y como se afirmaba en la contraportada].
Jordi Ardanuy explicó lo sucedido en una detallada carta al escritor, pidiendo le informase si se había basado en alguna historia, leyenda o similar. La respuesta en forma manuscrita llegó al poco tiempo:
“24 Noviembre 2005(…)
Querido amigo: Todo es imaginario! Cordialmente,
(fdo.) Alfonso Sastre”[Esta carta, así como el informe final del trío investigador, se publicó en 2006 bajo el título El caso del vampiro de Borox y la historia del ataúd maldito en la web site de la CEEV (Sociedad Española de Estudios sobre Vampiros)]
El Chancaichepa y otras dudas
Tras el desmentido de Sastre, el caso podía considerarse cerrado. Sin embargo, uno de los firmantes (Montejo), que había seguido tratando el tema con A. M. García y ocasionalmente con Luis García Chapinal, empezó a pensar que había gato encerrado. Un mero examen visual de la carta sugería, por la asaz garabatosa letra, que Alfonso Sastre, octogenario, sufriría algún grave problema de salud, como Parkinson o una artritis torturante. Por tanto, era difícil contar con él y menos todavía molestarle[Los autores preferimos utilizar la sutileza para obtener la información en vez de molestar a una persona mayor. Y además, ¿habría respondido Alfonso Sastre de haber sido preguntado visto la escueta contestación que envió a Ardanuy?]. Aparentemente, el trapero cheposo apodado El Chancaichepa sería producto de su fértil imaginación, pero supimos que también aparecía, bajo meras alusiones, en otra obra de Sastre más conocida, La taberna fantástica (1967), un sainete sobre marginados sociales y quinquilleros.
El argumento de esta última obra es el siguiente: al fallecer la madre de un quinqui, El Rojo, éste junto a un grupo de conocidos visitan una taberna de mala muerte llamada, a lo Allan Poe, “El gato negro”[Este detalle no es casual, ya que otra taberna de igual nombre pero en plural (Los Gatos Negros) figura en Las noches lúgubres, y el propio Sastre declaró que si escribió dicha obra fue también “por gusto, placer y admiración a Edgar Allan Poe”.], donde, bajo la influencia de los licores de garrafón, airean sus trapos sucios. Paulatinamente la tensión va subiendo, entre gritos e injurias. De pronto, El Carburo mata a El Rojo de un navajazo, y todo se
convierte en un esperpento, con canciones y coplas en honor a las virtudes del muerto. Uno de los personajes recuerda a los parroquianos que días atrás se hallaban en otra tasca de la zona llamada “El Gurugú”, dando una lista donde se incluye al Chancaichepa y otros apodados El Caca, El Piloto,El Zambombo, El Canillas, etc. Cabía suponer que todos o algunos de estos personajes hubieran sido de carne y hueso y no meras creaciones literarias, ya que Alfonso Sastre residió durante años en la zona de Madrid donde situaba la acción de estas dos obras, en Las Ventas del Espíritu Santo y los barrios de San Pascual y la Concepción.
Otro punto a favor de posibles personajes “de carne y hueso” llegó tras hablar con el investigador Luis Puicercús, autor de dos obras históricas sobre los barrios de Ventas y Ciudad Lineal: en la primera[Luis Puicercús: Ventas-Ciudad Lineal en el recuerdo: la otra historia del barrio contada por los vecinos, Eds. Vosa, Madrid, 2005.] de ellas habíamos visto citado al Chancaichepa, al parecer identificado gracias a la paciente labor de dicho investigador, que accedió a álbumes familiares y archivos de antiguas tiendas de fotografía para documentar la parte gráfica de esos libros. Por desgracia en ninguno de los pies de las fotos de época, estampas familiares o individuales de antes y después de la guerra, se mencionaba a nadie apodado El Chancaichepa, pero cuando en 2008 uno de los autores (Montejo) pudo entrevistarse con él, en compañía de A. M. García y Luis García Chapinal, Puicercús confirmó la veracidad de aquella cita y que sólo había publicado una parte de la abundante documentación gráfica que había recopilado.
Así que no todo era tan imaginario en la obra de Sastre… Aurora de Albornoz, autora del prólogo en la segunda edición de Las noches lúgubres, expone la técnica narrativa utilizada por el ilustre escritor: “Para lograr esta fusión de imaginación y realidad el autor se vale de una técnica que utiliza muy bien: el contraste visible de datos muy concretos con elementos imaginarios –a veces puramente fantásticos- (…) En la historia de Amalia las alusiones a la circunstancia concreta son frecuentísimas: se hace alusión a periódicos, revistas –“Cuadernos Hispanoamericanos”-, (…) a escritores –Vicente Aleixandre, Luis Rosales…-, a figuras políticas del momento –Fraga Iribarne-, etc.”
Como la propia prologuista se pregunta, ¿se trata nada más que de historias puramente fantásticas?, y finalmente ella misma se sumerge en la duda: “La historia de la Amalia, a la vez que fantástica, es el relato crudamente real de la vida de unos seres pertenecientes a una sociedad marginada, que se dedican a vender su sangre a varios hospitales públicos y privados para poder subsistir. Dentro del grupo en que vive, la mujer –delgada, amarilla, con postizos dientes larguísimos- es la vampiro; para el autor los bancos de sangre son los actuales castillos de los Cárpatos, donde el vampirismo moderno se refugia. Una sociedad que hace que un ser humano tenga que vivir de vender su sangre es, pues, el verdadero vampiro. Esto está claramente sugerido. Más todo es tan intencionadamente confuso que, desde el principio hasta el final, vemos la figura de la Amalia como un ser extraño que nos produce una gran inquietud. Y hasta llegamos a pensar, con sobresalto, que esa legendaria raza existe…”
Si una especialista en la obra de un autor expresa dudas como las anteriores, los demás no podemos sino hacernos las mismas preguntas: es cierto que la historia del “ataúd maldito” está inspirada o copiada de un cuento escrito por Alfonso Sastre, pero también es cierto que los límites entre la realidad y la ficción aparecen tan desdibujados en dicho relato, que ni la persona que mejor conoce Las noches lúgubres después del autor supo a qué carta quedarse. La investigación, en nuestra modesta opinión, sigue abierta.

II.- La literatura de vampiros española

Parafraseando a Juan Antonio Bardem, podemos decir que es “intelectualmente ínfima, estéticamente nula e industrialmente raquítica”[El cineasta que, al igual que Sastre, militó en el PCE, se refería al cine español.]. En el libro de Sastre se nos presenta a otro vampiro cuya peripecia corre en paralelo a las desventuras de Zarco y Amalia: esta vez es un vampiro típico y decadente, llamado Arpad Vászary y de origen húngaro, obligado a huir de su país por motivos políticos y que al llegar a Madrid establece en el barrio de la Concepción un banco de sangre clandestino (del que es asiduo el desdichado matrimonio), y cuyas amistades son ciertamente peculiares: un famoso ex coronel de la Wehrmacht, un alto personaje de los gobiernos de Vichy… Da la impresión que la existencia clandestina del vampiro se identifica con la de esa pléyade de personajes entre oscuros y siniestros procedentes de los países derrotados del Eje, que pululaban por el Madrid de la postguerra mundial. Y como mandan los cánones, Vászary va a visitar a su amada… al panteón de un cementerio.
La producción más abundante es la de Juan García Atienza, destacado profesional de la máquina de escribir, adalid de la SF española junto a Antonio Ribera, Domingo Santos y Luis Vigil, poeta áulico de atlantes y templarios españoles, y también director y guionista de cine y televisión.
La obra terrorífica de Atienza es menos conocida, como El autobús de las 23h 15, relato de apariciones fantasmales en un autobús de línea regular. En el apartado vampírico, destacaremos Sangre fresca para el muerto[Relatos de Terror nº 26, Ediciones Dronte, Barcelona, 1974.], relato ubicado en el ambiente pequeñoburgués de una familia mallorquina: el padre, la madre, el hijo que trabaja pero sin aumento de sueldo, la hija enfermera pero en prácticas y sin remuneración, el hijo pequeño que se ha “doctorado” en vampirología a fuerza de ver las películas de la Hammer, ambas tías que comen mucho y no aportan nada… Y un pariente que llega de improviso, un primo, de nombre Pepe que en vez de irse a Alemania se marchó a Bulgaria, y ahora regresa con una importante cantidad de dinero recibida del gobierno comunista, al expropiarle su castillo para convertirlo en hogar juvenil y gimnasio.
Se reúne el consejo de familia y deciden que el dinerito les vendrá de perlas, pues tienen problemas económicos diversos. Cuando el primo Pepe se instala es bien acogido, pero se comporta de forma extraña. Trae consigo varias cajas de tierra, y un perro de aspecto monstruoso, enorme como un doberman. Su comportamiento (sólo sale de noche, duerme de día, no comparte la cena con ellos) intriga a la familia, hasta que el hijo menor lo descubre todo: ¡el primo Pepe es un vampiro y sólo le gusta la sangre!
Como hay que mimarlo, por los billetes, después de muchas discusiones y enfados, la madre toma cartas en el asunto: la sangre no es problema, ella hablará con el carnicero de la esquina, y se la servirán a su gusto; con un poco de orégano, claro. Mientras, en el barrio y en la playa se producen extraños asesinatos, que traen de cabeza a la policía y a los médicos de la clínica donde trabaja la hija. Todas las víctimas son jóvenes turistas rubias, alemanas o suecas, y en los cadáveres no queda ni gota de sangre. Pero la hija ha visto al perrazo del primo rondando cerca del lugar donde se cometió el último crimen, aunque se calla porque no quiere enfrentarse a la helada mirada del inspector de policía…
Del ya mentado Juan Perucho tenemos “El vampiro de Pratdip”, un cuento que nos narra, en tono serio pero no exento de humor, la trampa que el castellano del lugar tiende al vampiro que noche tras noche viene a chupar la sangre de su hija. Llenan de ajo la habitación, dejan la ventana abierta, la chica fingirá dormir para atraerlo… y así liberar al valle de Pratdip de la esclavitud que sufre[José Luis Guarner, op. cit.].
También el prolífico Alfonso Paso[Es significativo cómo abordaron el tema del vampirismo dos figuras tan contrapuestas de la escena española, y que no sólo compartían el nombre de pila, sino que además fueron camaradas de milicias universitarias: mientras que Sastre utiliza los vampiros y el submundo que les rodea para denunciar abusos e injusticias sociales, Paso se limita a presentarlos en clave humorística.] tocó en tono paródico el tema de los vampiros en una obrita en tres actos que tituló Los otros Münster, estrenada en el Teatro Alcázar de Madrid en 1972, y protagonizada por la pareja cómica del momento, Tomás Zori y Fernando Santos. Comienza en la tétrica mansión del inquietante doctor Beyuti (Santos), bajo una tormenta. El infeliz Indalecio (Zori) llega a su consulta, indispuesto. El doctor le curará en una sesión, pero ¿le duele la garganta? Sí, sí, la garganta precisamente. De la boca de Beyuti surgen unos colmillos afiladísimos y le muerde en el cuello. Indalecio ya se encuentra perfectamente y paga las 500 pesetas de la consulta. Volverá otro día y regresa a casa; allí le espera Pepa, su mujer, que al verle tan pálido cree que se ha ido de juerga. Indalecio jura y perjura que fue al médico, y que está como un toro, aunque le duelen algo las encías…
Pepa visita a Beyuti para confirmar lo dicho por Indalecio. El doctor lo confirma, y como a Pepa le duele un poco el cuello, la horrible transformación se apodera del doctor. Mordisco y 500 pesetas, señora. Vuelva otro día. Ya de vuelta, Indalecio está lloroso, porque “me ha puesto los dientes largos”. A Pepa también, por lo que el matrimonio, con sus respectivos dientes, regresa a la consulta de Beyuti…
Dada la escasa trascendencia de estos relatos, nos preguntará el lector: ¿y cuál es, entonces, la mejor obra sobre vampiros de la literatura española? En nuestra opinión, y a sabiendas del riesgo asumido, diremos que es el relato de Miguel de Unamuno titulado La novela de don Sandalio, jugador de ajedrez[Incluido en la antología San Manuel Bueno, mártir, y tres historias más, de Miguel de Unamuno, Espasa-Calpe, Madrid, 1942; la historia de don Sandalio fue escrita por don Miguel en Diciembre de 1930.]. Para aclarar acto seguido que no se trata de una historia clásica de vampiros sino más bien de una obsesión vampírica que va minando la salud del protagonista.
El cuento, narrado en primera persona por un atormentado burgués, acaso el propio don Miguel, arranca en el verano de 1910 con la llegada del protagonista a un lugar no identificado de la costa cantábrica[Recuérdese que es el mismo escenario y época en que habría cruzado por varias localidades santanderinas el “ataúd maldito”, y pocos años antes de la extraña sesión espiritista realizada en una de ellas. Más casualidades, sin duda.], para reponerse de un ataque de misantropía y escapar del mundo y de la estupidez humana. Con el fin de entretenerse escribe una serie de cartas a un amigo llamado Felipe, refiriéndole el día a día y hablando de lo divino y lo humano. Harto de pasear por bosques y laderas de montañas batidas por las grandes olas, lo cual ya no le divierte, se hace socio del Casino y allí encuentra a un individuo gris, de traje gris y vida todavía más gris, sentado y solitario frente a un tablero de ajedrez. Le acepta como rival y, rodeados de curiosos, juegan una partida. Al día siguiente, a la misma hora, nueva partida, y así durante días, semanas, meses… Hasta que un mal día, don Sandalio deja de acudir al local. ¿Qué le habrá pasado? Le espera toda la tarde, pero ni rastro, y ahora es cuando el narrador se da cuenta de que, ciertamente, no sabe nada de él, ni quiso saberlo, ni le importó en absoluto. Jamás le vio en otro lugar excepto en la partida de cada día.
Venciendo su natural timidez, se decide a buscarlo, pero pronto se echa atrás: si lo hace, se romperá el hechizo que sobre él ejerce “su” don Sandalio, su jugador de ajedrez idealizado… Le obsesiona de tal modo que, paulatinamente, va aislándose de la compañía humana, sin más consuelo que el recuerdo fantasmal de “su” don Sandalio. Rechaza hasta a quienes, compadecidos de él, se acercan a ofrecerle información:
“- Ya sabrá usted, por supuesto, lo de don Sandalio…
– No, ¿qué?
– Pues que le han metido en la cárcel.
– ¡En la cárcel!
– Pues claro, ¡en la cárcel! Ya comprenderá usted…
– ¡No, no comprendo nada! (…)
– ¿Sabe usted que don Sandalio se murió ayer?
– ¿Dónde?
– En la cárcel. (…)
– Vengo a verle para ponerle al corriente de la historia de mi pobre suegro…
– No siga usted. No quiero saber nada de lo que usted va a decirme, no me interesa nada de lo que pueda decirme de don Sandalio. No me importan las vidas ajenas, no quiero meterme en las vidas de los demás…”
Y el narrador huye del Casino, volviendo a sus largos paseos por las playas y los bosques, pero nos quedamos sin saber si seguirá “vampirizado” por la sombra de su antiguo amigo o si se habrá liberado por fin de ella…

La mejor historia española de vampiros clásicos, a nuestro juicio, hay que buscarla en el cómic, es una aventura de “El Corsario de Hierro”, titulada El antro del vampiro[Publicada como episodio completo en el monográfico Mortadelo – Extra Piratas, Ed. Bruguera, Barcelona, 1975.]. Las correrías de este personaje suceden en el siglo XVII, y dicho episodio comienza en las llanuras de Hungría bajo una terrible tormenta y, entre los remolinos de nieve, desafiando al viento helado, viajan a caballo el heroico Corsario y sus fieles amigos, el hercúleo escocés Mac Meck y el escuálido mago e ilusionista italiano Merlini. El frío les obliga a buscar refugio, hasta que divisan las formas de un castillo a lo lejos. En una de las ventanas del torreón se ve una luz; es una bella dama, de largos colmillos y semblante preocupado.
– ¡Están en peligro, debo avisarles!
La joven desciende las escaleras alumbrándose con un candelabro, pero la sorprende un tipo fornido.
-¿Qué hacéis aquí, condesa? ¡Volved inmediatamente a vuestro puesto!
El viento lanza un torbellino de nieve contra los tres caminantes, que se aproximan a la puerta y golpean un curioso llamador que representa un murciélago de expresión feroz.
La puerta se abre y les recibe el hombre fornido, que les invita a pasar. El anfitrión ordena a su criado sordomudo Zankar que sirva vino de Tokay a los ilustres huéspedes, pero el Corsario de Hierro se sorprende al ver que le llama “profesor Duchesne”, sin que el otro le deje aclarar el error respecto a su identidad.
Entonces, les guía hasta la cripta del castillo y allí, en un ataúd iluminado por la fantasmal luz de los cirios, yace la dama que vimos en el torreón. Exultante, grita:
– ¡Un vampiro auténtico, la condesa Karola Ronay!
Hace una pausa y prosigue:
– Todos los de su estirpe han ido pereciendo, sea bajo la estaca de madera, sea por la bala de plata… pero ella ha caído en nuestras manos y, gracias a cierta pócima, está fuertemente aletargada… ¡y seguirá en ese estado durante muchos días!
Y sonríe:
– ¡Y la podréis trasladar sin dificultad a vuestro hospital de París, y así realizar por primera vez una minuciosa descripción anatómica de un vampiro!
– Un momento, no me habéis dejado aclarar que…
– ¿Cómo? –exclama el individuo, cambiando el gesto-. ¿No trae el dinero, las diez mil monedas de oro? ¿No se lo dijo Szegedy? ¡Si no hay dinero, no hay vampiro!
Se oye abajo un alarido, y el Corsario, Mac Meck y el anfitrión bajan a toda velocidad la escalera, dejando a un tembloroso Merlini vigilando a la “vampira”. Encuentran a Zankar muerto, y de entre los cortinajes saltan hombres de aspecto patibulario, armados con pistolones, espingardas y yataganes. Son los bandidos de la puszta húngara.
– ¡Szegedy! –grita el dueño del castillo, reconociendo al cabecilla.
– Sí, Miklos –responde Szegedy, delatando así a su jefe-. Hemos decidido quedarnos con el dinero.
– Pero… –exclama asombrado Szegedy al ver al Corsario-, ¡si éste no es el profesor Duchesne!
La sorpresa de los asaltantes permite al Corsario desenvainar, mientras Mac Meck pone en juego su fuerza poderosa. La refriega se generaliza. Arriba, Merlini, al escuchar el ruido de la pelea, se asoma, sin notar que el ataúd se está abriendo.
– ¿Qué sucede? ¿Qué es ese ruido de pelea? –oye a sus espaldas.
Pero… ¿quién ha hablado? Lentamente, Merlini se vuelve y ve a la joven vampira de pie, ante él. Los
cabellos se le erizan y las entrañas se le disuelven, echando a correr escaleras abajo.
– IL VAMPIRI, IL VAMPIRI!! –grita.
Perseguido por la vampira, llega al salón, donde sus amigos se baten con valor.
– IL VAMPIRI! ¡Que me agarra, que me muerde!
Al escuchar esto, los supersticiosos bandidos huyen a la carrera, gritando despavoridos.
Poco después, con Miklos y Szegedy a buen recaudo, el Corsario de Hierro pide explicaciones a la dama, la cual se quita los colmillos de yeso.
– Esos dos montaron el timo del vampiro, contando con la credulidad de un tal profesor Duchesne, al que se proponían desplumar… Necesitaban un caserón y una persona que se prestara al engaño, por eso secuestraron a mi abuelo y amenazaron con matarle si no me prestaba a su juego…
El Corsario la tranquiliza, galante:
– Muy bien condesa, ahora les obligaremos a decir dónde retienen a vuestro pariente.
Y mientras, afuera, la tempestad sigue y tres hombres viajan a caballo. Son el anciano profesor Duchesne y sus acompañantes, ateridos de frío. Sobre una loma ven a un individuo alto y delgado, envuelto en su capa, y le preguntan por el castillo de los Ronay.
– Ignoro dónde está esa mansión, caballeros, pero mientras dure la tormenta puedo daros alojamiento en la mía. Dignaos seguirme.
– ¡Oh, gracias! ¡Estamos helados!
Y se ponen en camino, con el desconocido abriendo la marcha; éste sonríe… de manera inquietante… pero, como dice el texto, ¡tal vez no sea más que una ilusión!
Es de destacar que lo mejor de la literatura vampírica española (el relato de Unamuno) sea obra de un escritor no vinculado al género de terror, así como el cómic que acabamos de resumir, obra del guionista Víctor Mora y el dibujante Ambrós (creadores de “El Capitán Trueno”), cuya producción terrorífica es nula. Ambrós (en realidad, Miguel Ambrosio Zaragoza), con su característico estilo al pincel logra unas viñetas llenas a la vez de vitalidad, movimiento y un goticismo exacerbado: en resumen, una pequeña obra maestra digna de ser conocida por los aficionados al género, e incluso formalmente superior al cómic de terror americano que en aquellos días inundaba los quioscos de toda España.
Para acabar estos comentarios, mencionaremos la novela Góthika, de Clara Tahoces (Ed. Minotauro, Madrid, 2007), un competo cambio respecto al relato de Alfonso Sastre: si éste es en lenguaje “quinqui”, aquélla lo es en “goti”. Resulta francamente divertido imaginar a la joven Anne-Liese (los nombres de los vampiros quedan mejor en alemán o polaco) convertida en heroína del dos de mayo yugulando a la soldadesca napoleónica, superviviente de las epidemias de peste bubónica de 1834 y 1835 con sus matanzas de frailes (los vampiros son inmunes a las enfermedades de los humanos), aniquilando facciosos en los frentes de El Pardo y del Jarama durante la guerra del ’36, o bien vaciando de sangre los pellejos de opulentos estraperlistas y de sus mimados hijos en la postguerra. Desde luego, los monstruos clásicos están ya cansados y gastados, y no es de extrañar que hayan dado paso a fantasías para consumo de teenagers como las sagas tipo Crepúsculo, Amanecer, Luna Nueva, etc.

J. J. MONTEJO Y V. OROZCO

El Ojo Crítico (nº 72)

Dimensión Límite

INFILTRACIÓN ALIENÍGENA versus JUEGOS MENTALES

blackops-585x306Cuando, a mediados de 1980, se anunciaron por el régimen de mano de hierro de la entonces Primera Ministra Thatcher por los que se establecían misiles nucleares “Cruise” en bases militares estratégicas en las Islas Británicas, esto provocó manifestaciones masivas por parte del público en general, sobre todo frente a un establecimiento militar llamado Greenham Common.

Como resultado de la prevista colocación de misiles en Greenham Common, un gran grupo de mujeres pacifistas, manifestantes, acamparon fuera de la base. No pasó mucho tiempo, sin embargo, antes de que muchas de las mujeres comenzaran a experimentar una serie de molestos síntomas, incluyendo una profunda depresión, ataques de ansiedad abrumadora, intensos dolores de cabeza como la migraña, pérdidas alarmantes de memoria a corto plazo, y un carácter mucho más desequilibrado.

Como consecuencia directa de este hecho sospechoso y alarmante, comenzaron a circular con rapidez teorías en el sentido de que las mujeres estaban siendo atacadas específicamente con armas electromagnéticas, como parte de un esfuerzo intensivo para conseguir un final abrupto y permanente a sus manifestaciones, que habían generado una gran cantidad de apoyo.

No era el caso de un cándida teoría de la conspiración: incluso el muy respetado diario The Guardian trataría la historia de una manera seria. En un artículo del 10 de marzo 1986 artículo para el periódico titulado Mujeres Pacifistas temen ataque electrónico, se informó de que el ejército poseían “… un sistema de detección de intrusos llamado BISS, que opera en una frecuencia lo suficientemente alta para hacer rebotar ondas de radar de un cuerpo humano en movimiento en las proximidades de un cerco perimetral”.

¿Es posible que tecnologías similares, pero mucho más sofisticadas, se pudieran aplicar en relación con el fenómeno de la abducción alienígena? Casi todo el mundo, estoy seguro, que esté familiarizado con estos temas  también se dará cuenta de por lo menos algunas de las controversias relativas a los relatos de la llamada abducción alienígena. Y, en su mayor parte al menos, todo comenzó en la noche del 19 de septiembre de 1961.

En esa noche, Betty y Barney Hill , un matrimonio se dirigían desde New Hampshire a su casa de Canadá cuando fueron sometidos  a una experiencia aterradora. Sin embargo, hasta su llegada a casa, había pocos indicios de que nada malo hubiera sucedido en el  transcurso del viaje.

Después de algunos meses de angustia emocional inexplicable, la pareja no pudo más, y buscaron la ayuda de Benjamin Simon, psiquiatra y neurólogo radicado en Boston. Sometidoa a rigurosas regresiones hipnóticas, tanto Betty como Barney recordaron lo que les había pasado durante dos horas perdidas. Sorprendentemente, dieron cuenta de encuentros cercanoscon seres extraterrestres aparentemente, que habían llevado a la pareja a bordo de una cierta clase de nave, y los habían sometido a una serie de angustiosos exámenes físicos.

Desde ese día, cientos, -tal vez miles-, de relatos similares han surgido en todo el mundo. Un punto de inflexión llegó en 1981 con la publicación del libro de Budd Hopkins Tiempo Perdido. Detallando varios de dichos relatos, Hopkins propuso una teoría que sugiere que al menos una especie extraterrestre estaba involucrada en el secuestro sistemático de seres humanos. Un trabajo posterior Hopkins reveló un vínculo potencialmente mucho más siniestro de las abducciones, a saber,  que los extraterrestres estaban secuestrando a personas como parte de una operación genética, cuyo objetivo era la producción de una raza híbrida medio-alieníegan, medio humana.

Hay, sin embargo, otro aspecto del misterio de las abducciones alienígenas que es, en cierto modo, aún más polémica que la hipótesis extraterrestre. Hay aquellos investigadores y los testigos oculares (o tal vez “las víctimas” sería un término mejor) que creen que las abducciones alienígenas nada tienen que ver con las actividades de los verdaderos extraterrestres, sino que son, en realidad, el resultado de un trabajo clandestino llevado a cabo por las agencias militares y ministerios.

Así dice la teoría, personal adscrito a proyectos militares utilizan el tema de las abducciones alienígenas como una cobertura cuidadosamente camuflada para permitir la continuación de los ensayos de las nuevas tecnologías, como drogas que alteran o controlan la mente, y sofisticadas ténicas de hipnosis.

Un ejemplo de un caso de presunto secuestro alienígena que parece haber sido parte de una sofisticada operación de control mental es eldescrito por Alison, una mujer de Arizona, que vive en un rancho no muy lejos de la ciudad de Sedona. Desde los veintisiete hasta los treinta y un años, Alison sufrió por lo menos cinco secuestros que llevaban todas las características del escenario de la abducción extraterrestre clásica.

En cada ocasión, ella estaba en su sala de estar, ya fuera leyendo o viendo la televisión, cuando sus dos perros, – Lucy y Verano-, comenzaban a actuar de manera angustiada, daban vueltas por la habitación y gemían. En ese momento, las cosas siempre se emborronaban, y Alison más tarde se encontraba en una parte diferente de la casa habiendo pasado varias horas. Ella siempre despertaba sintiéndose mareada, con un terrible dolor de cabeza y la boca seca.

Durante varios días después de las experiencias extrañas, ella soñaba con el momento en que las cosas empiezan a torcerse, -que siempre resultaban en una pérdida total de energía eléctrica en el interior de la casa, un zumbido profundo que emanaba de fuera de ventana de la gran sala de estar y potentes e intensas luces brillantes que envolvían a la habitación.

En su estado semiconsciente, Alison vería pequeñas figuras oscuras escabulléndose por la habitación. Luego la llevaban afuera en una pequeña nave donde era sometida a un examen ginecológico y algún tipo de sondeo nasal. Luego ella volvía a otra parte de la casa y los alienígenas se iban. Sólo después de que los alienígenas parteran que el intenso zumbido cesaba.

Sin embargo el que Alison cree que fue el quinto secuestro, el misterioso zumbido se detuvo repentinamente, sólo unos pocos segundos después de que sus visitantes cósmicos hubieran entrado en la habitación. En este punto, recordó Alison,
-significativamente, esta vez no en un sueño posterior sino en tiempo real-, ella comenzó a recuperar poco a poco sus sentidos. Y, muy sorprendentemente, también lo hicieron los alienígenas. No eran un grupo de “Grises” frágiles, calvos, de ojos negros, sino en su lugar una serie de hombres grandes y fornidos llevando lo que  sospechosamente parecía un negro uniforme militar.

Según Alison, de repente los hombres comenzaron a retroceder lentamente. Y, como Alison comenzó a recuperar sus sentidos, uno de ellos levantó la mano  “como si dijera: ‘Quédate donde estás’,” y continuó haciéndolo hasta que hubieron salido de la casa.

Alison se dirigió, aún ligeramente atontada, a la ventana del salón,  justo a tiempo para ver al grupo de hombres saltar a bordo no de una nave espacial extraterrestre, sino a un helicóptero negro muy terrestre. A una altura de varios cientos de pies, un potente foco desde el helicóptero iluminó el cielo oscuro alrededor de su propiedad.

Hoy en día, Alison ha dejado de lado sus creencias ufológicas, y está convencida de que, como resultado de una combinación de hipnosis subliminal, tecnologías que alteran la mente, y tal vez incluso armamento no letal diseñado para desactivar temporalmente el sistema nervioso y el movimiento corporal, ella fue ingeniosamente inducida a pensar que era una abducida extraterrestre. Pero  en realidad, ella no fue más que una cobaya para las pruebas de armamento sofisticado diseñado para afectar y manipular la mente y el cuerpo.
Quizá tenga razón …

NICK REDFERN

NUESTRA HISTORIA OCULTADA

marrsbook1. Jim podrías compartir con nuestros lectores cuál fue su principal motivación para tu nuevo libro Nuestra Historia Ocultada, ¿Oculta la Elite Global Antiguos Alienígenas?

Jim Marrs:Únicamente siempre he querido saber la verdad de lo que está pasando. Si la Mafia, Barack Obama o incluso los alienígenas están tratando de gobernar el país, entonces que así sea. Yo sólo quiero saber la verdad e informar para que así podamos actuar adecuamente. Se han realizado investigaciones serias sobre los temas de Antiguos Astronautas, así como el intento de controlar el planeta, el llamado el Nuevo Orden Mundial. Simplemente me preguntaba si podría haber una conexión. He encontrado que hay muchas, empezando por los más antiguos mecanismos de control, la religión y el dinero.

2. ¿Un ejemplo de la forma en que la elite global oculta el concepto de antiguos alienígenas? ¿Y exactamente porqué lo quieren así?

JM: Los aspirantes a gobernantes mundiales no pueden controlar físicamente a seis y medio millones de seres humanos. Por lo tanto, deben utilizar el secreto y el engaño. Mantenga el rebaño humano ignorante y luchando entre sí. Divide y vencerás, -es la táctica más vieja. Y es relativamente fácil si se controlan las instituciones académicas más importantes, los partidos políticos y los grandes medios de comunicación (sólo cinco empresas multinacionales con directivas conectadas que controlan todo lo que hoy vemos y oímos.)

3. ¿Podrías compartir algunas pruebas de los sitios prehistóricos sagrados que están conectados a las estrellas y qué señalan a una pasada guerra cósmica?

JM:  La mayor parte de los sitios más antiguos y sagrados del mundo que se han encontrado son calendarios astronómicos basados ​​en la alineación de las estrellas. Las pirámides halladas no sólo en Egipto, sino en América Central y del Sur, Europa del Este, e incluso en China y en Marte, todas evidencian una correlación con el sistema de estrellas, sobre todo Orión y Sirio. La formación de cráteres y la devastación en los planetas de nuestro sistema solar, combinadas con leyendas antiguas, apoya a la idea de una guerra interplanetaria prehistórica.

4. ¿Quieres entrar en el saqueo de Iraq en 2003, y tus pensamientos sobre nuestro gobierno aumentando el control sobre los artefactos y la tecnología?

jmarrsJM: A diferencia de las tácticas militares, -apoderarse de un objetivo, consolidarlo y luego pasar al siguiente objetivo-, el ejército de los de EE.UU. en el año 2003 realizó una “línea de abejas” hacia Bagdad, dejando amplias partes del país sin control. Una vez en la ciudad, y a pesar de las promesas a los directores de museos en el mundo sobre su protección, miles de objetos fueron saqueados del venerable Museo Nacional de Irak. Muchos de éstos se han encontrado y devuelto. Pero recientemente han sido señalados objetos y no catalogados del sótano que siguen desaparecidos y ha sido denunciado como “un trabajo interno” de un comandante de EE.UU.. Estos objetos procedían de excavaciones arqueológicas de científicos alemanes y franceses,
-los dos países que más se opusieron a nuestra entrada en Irak-, que en 1999 y 2001 anunciaron “nuevos descubrimientos increíbles.” Se cree que estos hallazgos incluían antiguos secretos de manipulación de energía que podrían implicar la energía libre, nuevas armas, tratamientos médicos, incluso viajes interdimensionales o temporales dejados para nosotros por antiguos astronautas.

5. ¿Cuáles son tus pensamientos sobre los tipos de sangre RH negativo? He visto estudios que sugieren estos tipos de sangre coinciden en los abducidos o contactados por extraterrestres más de lo que la mayoría de los otros tipos de sangre.

JM: Sólo el 15% de la población mundial tiene sangre RH negativo, una aberración singular en el cruce de especies, como cuando un caballo y un burro son cruzados para obtener una mula. Los seres humanos y las mulas son las únicas especies conocidas en la Tierra con el tipo de sangre Rh negativo. Este cruce no es natural. Sólos en la naturaleza, los caballos y los burros nunca se cruzarían. Este hecho le da un fuerte apoyo a la idea de que en algún momento en el pasado distante, los seres humanos se cruzaron con otra especie, tal vez no de este mundo.

6.  En cuanto extraterrestres, quienes yo creo que casi seguro crearon a la humanidad, ¿cuál es tu opinión sobre nuestros orígenes extraterrestres?

JM: Si la raza humana se originó con extraterrestres, tendremos que repensar casi todo lo que creemos saber acerca de la religión de la historia, la ciencia y uniforme. Y la prueba para esto es sustancial. Sin embargo, la gente debe entender que los alienígenas no crearon a los seres humanos. Cabe señalar que las antiguas tablillas de los sumerios describen debates entre los antiguos astronautas con respecto a la pertinencia de interferir con otra raza. Una facción, como muchos harían hoy, argumentó que sólo Dios puede crear seres vivos. El argumento contrario es que mediante la manipulación del ADN, nada se crea, sólo se ajusta para que sea mejor. Fue simplemente la mejora de la raza, tal como lo hacemos hoy en día con los caballos, los perros y gatos y otros animales. Si este hecho se produjo, sería ir muy lejos en la explicación de la falta de un registro fósil continuo de la humanidad, así como cualquier eslabón perdido.

7.  He visto ovnis y hasta algunos seres extraños de otros lados a mis veinte años después de la muerte de mi padre y poco después de ser sanado de cáncer a través de la ciencia. Sé que están aquí y siempre han estado. Me gusta que tu libro trate de avistamientos antiguos de la literatura védica hindú y los escudos voladores reportados por los romanos. Pero ¿cuáles son tus pensamientos sobre nuestro gobierno usando la agenda alienígena para manipularnos y alejarnos de sus propios manejos tecnológicos? ¿La usan para encubrir la tecnología de drones, etc.? Así no sólo lo estarían ocultando sino que usarían el escenario alienígena en su beneficio, ¿qué opinas?

JM: Al Nuevo Orden Mundial de los posibles controladores no le importa si nos enteramos de que hay extraterrestres fuera de la Tierra. Después de todo, pequeños extraterrestres verdes se han convertido en un lugar común en nuestra sociedad. De las películas y la literatura a la publicidad. La negación se mantiene porque si todos los seres humanos todos conociéramos la existencia de extraterrestres, nuestras estructuras sociales,  -en concreto las religiones-, podrían sufrir. Más importante aún, si todos supiéramos que los extraterrestres existen, entonces sabríamos también que existe tecnología avanzada, lo que podría sacudir los monopolios de la élite dirigente sobre la energía, el transporte, la medicina y las comunicaciones. ¿Por qué gastar dinero y recursos en cohetes de autopropulsión cuando podríamos montar campos de fuerza a las estrellas?

8.  Siendo un superviviente de un cáncer testicular, como he mencionado antes, veo en tu libro que mencionas que utiliza flúor   y permitiendo productos químicos agresivos en nuestro suministro alimentario en un intento de controlar y despoblar la población humana. Yo tenía 17 años cuando ocurrió y un vecino detrás de mi casa lo también lo tuvo. Con seguridad, fue medioambiental . ¿Cuál es tu punto de vista sobre esto?

JM: Es dolorosamente evidente a partir de sus propios escritos el deseo de los aspirantes a gobernantes del mundo la reducción de la población. Cuando este hecho se suma la evidencia de que esta élite también controla los gobiernos y la industria, es muy posible que tanto la mala alimentación y el agua(envenenada) de lo que oímos hablar continuamente, así como las guerras y la degradación ambiental, son el resultado de un programa consciente y más bien siniestro que simplemente la ignorancia y la avaricia corporativa. ¿Por qué cualquier persona en su sano juicio mataría a la gallina de los huevos de oro? Esto debería llevar a preguntarnos si “ellos” somos nosotros. Se debe hacer que nos preguntemos si “ellos” son ni siquiera nosotros.

9.¿Quieres compartir con nosotros algunas de las conclusiones extrañas del Smithsonian que van en contra de la historia convencional?

JM: Esqueletos gigantes, herramientas y “ooparts” (objetos fuera de su lugar) que indican un origen no humano, han desaparecido en los sagrados recintos del Instituto Smithsonian. Especialmente interesante fue el descubrimiento de artefactos egipcios en el Gran Cañón como se informó en 1909. Este y otros descubrimientos han sido negados por funcionarios del Smithsonian, que la mayoría de las personas no se dan cuenta es una institución del gobierno federal.

10. Voy a hacer de esto una cuestión comodín. ¿Qué información del libro te gustaría compartir con el público que desde el corazón consideres que es importante en este momento?

JM:  La humanidad se mantiene dividida y conquistada por las continuas luchas internas entre liberales contra conservadores, republicanos contra demócratas, blancos contra negros contra marrones; las distintas clases, incluso los hombres frente a las mujeres. Por no hablar de una variedad de temas como la investigación con células madre, el matrimonio del mismo sexo, el aborto y las políticas económicas. Tal vez es hora de mirar más allá de estos temas del día y echar un buen vistazo a los individuos y empresas que han expoliado nuestro maravilloso planeta volviéndole en un mundo potencialmente utópico en lugar de las guerras, la muerte, la enfermedad y el descontento.

Entrevista de JEFFERY PRITCHETT

Artículos relacionados:

DIOSES DE LA CAZA: LEYENDAS DE GIGANTES DE OJOS RASGADOS

DISNEY Y LOS OVNIS

ovniEn marzo de 1995, un interesante documental OVNI salió al aire en la televisión. El especial, llamado “Encuentros extraterrestres” fue producido por Disney y transmitido sin ninguna promoción o publicidad. Aún más interesante, el documental no pone en duda la existencia de los ovnis, sino que promueve los ovnis y los extraterrestres como una realidad.

La singularidad de este documental ha llevado a algunos a especular que fue producida para “tantear el terreno” para medir cómo las personas responderían a la idea del contacto extraterrestre.

Según se cuenta, el especial salió al aire sólo una vez, y aún así fue transmitido en sólo cinco ciudades. El especial no está actualmente disponible en video o DVD, pero por suerte, alguien se las arregló para grabar una copia en VHS cuando se emitió originalmente. Gracias a las maravillas de Internet y YouTube, si te perdiste la emisión original, ahora puedes ver el documental completo:

http://www.youtube.com/watch?feature=player_embedded&v=Z-gP51lssbg

 

“La humanidad se encuentra en medio del evento más grande de la historia: El contacto real con vida inteligente de otros planetas. Durante casi 50 años, las autoridades han estado documentando encuentros habituales con alienígenas aquí en la Tierra, y miles de personas han visto o experimentado esa presencia extraterrestre. Sin embargo, muchos otros siguen negándose a reconocer la obvia evidencia a su alrededor. Desde más allá de los límites de nuestras percepciones, los seres inteligentes están llamando a la humanidad para unirse a la comunidad galáctica. ”
Del especial de Walt Disney “Encuentros Extraterrestres”.

TwoCrowsParanormal

DEMONIOS, ALMAS, MATRIX Y EL PENTÁGONO

DevilPentagonA principios de 2007, llevé a cabo una serie de entrevistas con Ray Boeche, un sacerdote anglicano y antiguo director de MUFON del estado de Nebraska. El tema era el contacto de Ray, -desde 1991 en adelante-, con un par de físicos del Departamento de Defensa de los EEUU que trabajaban en un programa clasificado en contacto con lo que ellos denominaban entidades no humanas, o NHE. Muchos dentro del campo de la ovnilogía podrían llamarlos extraterrestres o ETs. El grupo de informantes para los que Ray estuvo trabajando los definen como algo más, algo muy diferente, y algo mucho más controvertido y siniestro: demonios.

Fue gracias a las revelaciones de Ray, de una manera indirecta, que me puse tras la pista de la llamada Elite Collins, cuyas actividades detallé en mi libro Final Events. La Elite Collins fue (y, posiblemente, aún es) un cuasi-oficial grupo del estilo think-tank(grupo de expertos) en el gobierno que cree que el fenómeno OVNI no se origina en el corazón de algún sistema estelar lejano, sino en los abismos del infierno.

Pero, lo que es interesante es que durante el curso de mi investigación sobre la Elite Collins, encontré evidencias de lo que suena sospechosamente como un segundo grupo en el gobierno de los EE.UU. que estaba estudiando la “teoría demoníaca” para los ovnis. Este grupo, sin embargo, parece haber estado operando a un nivel aún mayor de secretismo que la Elite Collins. Además, parece que este grupo parece haber sido cuidadoso y tomó medidas para mantener su existencia lejos de los ojos y oídos de la Elite Collins. Quizás aún lo está haciendo.

Que ambos grupos parecían cubrir muy similares áreas de investigación podría hacer que muchos se preguntaran por qué no comparten sus datos, o incluso unificarse en un sólo proyecto. Dentro del mundo del secreto y la burocracia, sin embargo el secretismo, y una “necesidad de saber” (o, en este caso, ¡la necesidad no saber!) es el reino supremo. Por lo tanto, en ese sentido, la idea de los dos grupos siguiendo una agenda casi idéntica puede no ser tan extraña, después de todo.

Sobre la cuestión misma de este otro grupo, -que por descgracia todavía no he sido capaz de identificar-, tuve la oportunidad de realizar una entrevista cara a cara con el ya retirado profesor universitario en el campo de la teología que parece haber tenido contacto directo con ellos hace más de 40 años.

“Dos personas del gobierno” le consultaron discretamente en 1972 sobre algunos de los temas principales que yo abordé en Final Events. La primera consulta se produjo en el lugar de trabajo del profesor, y el razonamiento detrás de la consulta era simple, pero también inquietante.

Los dos hombres se identificaron como empleados del Departamento de Defensa, dijeron que “conocían” su trabajo, y representaban a un grupo dentro del gobierno que creía que muchos relatos de visitas extraterrestres que habían surgido desde la década de 1940 eran en realidad la evidencia de la presencia de fuerzas satánicas implicadas en un engaño mundial, y con dos objetivos fundamentales.

Esos objetivos eran: (A) alentar y atraer a la raza humana para seguir sus caminos oscuros, y (B) entrampar las almas de todos y cada uno por razones que ni siquiera la Biblia trata, pero que parecen estar relacionada con la “ingestión” de la fuerza vital humana de alguna manera no entendida exactamente.

BatteryLo que el profesor describe cuando me entrevisté con él era algo escalofriante como las escenas en la primera película de Matrix, cuando el personaje de Keanu Reeves, Neo, “despierta” para encontrar que todos estamos viviendo en un mundo de ensueño. Es un mundo en el que estamos “cultivados” por máquinas que, en esencia, lo hacen para producir energía. Como la película sugiere memorablemente, somos el equivalente de las baterías: una fuente de energía, combustible, y nada más.

El Departamento de Defensa, -o, al menos, algunos dentro del mismo-, en 1972 había llegado a la conclusión de que lo que se ha conocido como el infierno no era un pozo de fuego supervisado por Satanás, sino algún tipo de reino extra-dimensional habitado por entidades oscuras con un odio profundo por la raza humana, y que “cultivan” nuestra “alma-energía” después de la muerte, por razones que se han conjeturado y sospechado, aunque nunca se han demostrado en última instancia.

Por supuesto, esto sucedió años antes de que The Matrix llegara a la pantalla grande. Sin embargo, las únicas diferencias importantes fueron que (A) en la película somos ordeñados por máquinas, mientras que en las mentes de algunos jugadores en el Pentágono, eran entidades extra-dimensionales las que estaban haciendo el ordeño, y (B) en Matrix son nuestros cuerpos los que están siendo utilizados, mientras que para el Departamento de Defensa era nuestra fuerza vital, nuestra alma.

Después de haber sido advertido suavemente para no hablar sobre esto con los colegas, los medios de comunicación, amigos y familiares, le preguntaron al profesor si estaría dispuesto a preparar un informe detallado para el grupo sobre sus conocimientos de una amplia investigación en tres temas específicos: las teorías relativas a la naturaleza del alma humana, el concepto y la agenda de los demonios, y el papel desempeñado por los ángeles caídos con respecto al engaño como se describe en la Biblia.

Estuvo de acuerdo y se le dio un número de teléfono donde localizar a la pareja. Seis semanas más tarde, más o menos, con su informe completado, el profesor realizó la llamada, y los dos hombres regresaron de nuevo. Le dieron las gracias por su tiempo, y recogieron su documento, -el cual constaba de a cerca de 130 páginas a doble espacio-, y por el que recibió una “muy bonita” suma por sus esfuerzos, por cortesía del Tío Sam.

Debido a la naturaleza clandestina de la experiencia, el profesor un tanto irónicamente tituló el documento, “A quien pudiera interesar”.

Antes de que los dos hombres se marcharan, le preguntaron si estaría dispuesto a hablar sobre el tema en una ponencia para el grupo. Aunque el profesor se mostró abierto a presentar en una conferencia su informe al final nunca se llegaría a producir esta oferta.

Curiosamente, de los trece miembros y antiguos componentes de la Elite Collins con quien tuve la oportunidad de hablar cuando  yo estaba investigando Final Events, y que estaban muy familiarizados con los muchos y variados aspectos de la labor del grupo de la década de 1950, todos afirmaron que cualesquiera que fuesen los dos “hombres del gobierno” en este caso de 1972, ciertamente no pertenecían a la Elite Collins. Pero, la gente de la Elite Collins admitirían que las preguntas realizada al profesor, y las teorías que estos personajes seguían, sugieren fuertemente la existencia de un otro cuerpo en círculos oficiales que estaba implicado en el ángulo demoníaco del fenómeno OVNI.

¿Realmente existen los demonios? Si fuera así, ¿podrían no ser realmente los secuaces de Satanás y los habitantes de un infierno literal, sino, en vez de eso, serían peligrosas y mortales entidades que existen en algún reino extraño que los antiguos interpretaron como el infierno, pero que, hoy en día, podríamos considerar una dimensión más allá de nuestro mundo 3-D?

Las respuestas, -hasta el punto en que realmente nada podemos probar  con una certeza del cien por cien-, se nos escapan. Pero, al parecer, dentro del del Pentágono y del gobierno hay algunos que llegaron a la conclusión que el fenómeno OVNI y las historias del diablo y del infierno van como anillo al dedo. Y no son sólo los miembros de la Elite Collins. Alguien más en la burocracia también sigue el punto de vista de “platillos y Satanás”…..

NICK REDFERN

Artículos relacionados:

DIOSES DE LA CAZA: LEYENDAS DE GIGANTES DE OJOS RASGADOS

Casey-and-I1-585x306Viajando hacia el oeste de Asheville, Carolina del Norte, y cruzando la frontera con el condado de Jackson, uno puede rastrear el río Caney Fork junto a la pequeña comunidad de Tuckasegee, siguiendo la carretera NC 107 al salir de la ciudad, cerca del campus de Cullowhee. Allí, frente a un camino de tierra que discurre entre dos pastizales, está una de las más infravaloradas, -y a menudo pasada por alto-, maravillas de cualquier parte del este de Estados Unidos.

Conocido hoy como “Judaculla Rock”, sobresale de la tierra el montículo de piedras extrañas, tal como lo hizo hace siglos, mucho antes incluso que los indios Cherokee comenzaran a habitar la región. Según la mayoría de las estimaciones de los geólogos, las marcas de la piedra se remontan  a unos 3000 años, aunque hace unos años un grupo de Raliegh supuso que algunos de los petroglifos que cubren la roca podrían ser el doble de antiguos que las estimaciones previas, si no más.

De todos los curiosos símbolos que aparecen a lo largo de la superficie de la piedra, una imagen en particular se destaca entre las demás, se asemejándose vagamente a la huella de una mano. Según la leyenda, esta parte de la piedra marca el lugar donde un antiguo dios de la caza Cherokee, conocido como Tsul’Kalu, había saltado desde una montaña cercana, y aterrizado en el valle inferior, se había fijado en lo que es ahora Judaculla Rock. Esto es, de hecho, sólo una de las varias leyendas acerca Tsul’Kalu que todavía existen, muchas de las cuales tienen muy notables lazos con los misteriosos descubrimientos de supuestos “gigantes” que habrían existido en la América antigua.
stone
Lo que me hizo pensar en esto inicialmente fue una reciente entrevista con el investigador Mike Mott, en la que discutió las reiteradas denuncias sobre que el Instituto Smithsonian haya participado en el encubrimiento con respecto a los descubrimientos anómalos en las Américas. Al menos en algunos casos, éstos implicaban los huesos de lo que parecía ser  cuerpos “gigantes” recuperados de una serie de túmulos funerarios en todo el este de Estados Unidos. Si bien muchos de estos descubrimientos han sido reportados, y se discutieron incluso en los informes del departamento de la  Etnología del Smithsonian Institute a lo largo de finales de 1890, sin embargo resulta muy extraño que esa información, parece que simplemente “desapareció” del registro después de ese período. Explicaciones convencionales actuales afirman que el desplazamiento y la erosión del suelo han causado que huesos de tamaño normal hayan crecido con el paso del tiempo, pero parece extraño que los capacitados científicos del Smithsonian hubieran sido capaces de tal juicio defectuoso en los informes oficiales que ofrecieron, aunque fuera más de 100 años atrás.

Entonces, ¿qué tiene todo esto que ver con Tsul’Kalu, un mítico dios Cherokee de la caza, y la, -en raras ocasiones discutida-, piedra del oeste de Carolina del Norte que supuestamente tiene la huella de una mano? En el libro del antropólogo James Mooney  Mitos de los Cherokee, en la página 391 de las ediciones modernas detalló una extraña historia de “Los Gigantes del Oeste“:

“James Wafford, de los Cherokee occidentales, que nació en Georgia en 1806, dice que su abuela, que debe haber nacido a mediados del siglo pasado, le dijo que ella había oído de los ancianos que mucho antes de su tiempo un grupo gigantes había venido una vez a visitar a los Cherokees. Eran casi dos veces más altos que los hombres comunes, y tenían los ojos rasgados, de modo que los Cherokees les llamaron Tsunil’kälû, “las personas de ojos rasgados”, porque se parecían al gigante cazador Tsul’kälû….. Dijeron que estos gigantes vivían muy lejos en la dirección en la que el sol se pone. Los Cherokees les recibieron como amigos, y se quedaron algún tiempo, y luego regresaron a su hogar en el oeste. El relato puede ser una tradición histórica distorsionada.”

Tsul’kalu, por supuesto, se decía que era el gigante mítico con ojos rasgados asociado con la leyenda inicial de Judaculla Rock (Judaculla también es una variante occidentalizada del anterior nombre Tsul’kalu). Pero encontré muy interesante que hubiera una leyenda adicional asociada con “gigantes de ojos oblicuos” que también tenía que ver con esta región. Además, algunos folcloristas modernos han trazado un paralelismo entre Tsul’kalu y las variedades orientales de encuentros de supuestos “Bigfoot” y han señalado que el dios de la caza Cherokee se creía que vivía cerca de la cima de las montañas escarpadas, y con frecuencia en cuevas que, tiene semejanzas con los informes del Sasquatch y las leyendas más importantes del noroeste del Pacífico.
Casey-III
Izquierda: El investigador Casey Fox y Micah Hanks escalan la ladera de la montaña por encima de Judaculla Rock en busca de cuevas que se rumorea existen allí. Foto por Brian Irish.

Si bien es bastante fácil de aceptar estas historias como simples mitos o leyendas del pueblo Cherokee, me sigue pareciendo extraño que, junto con historias tan raras, siguen existiendo estos alarmantes informes de esqueletos “desaparecidos” que se dice que Smithsonian Institute ha recuperado una y otra vez …. esqueletos de  grandísima estatura. ¿Podría haber algo más en las historias referentes a la posible existencia de gigantes en la Antigua América, algunos de los cuales eran bien conocidos por los atrás Cherokees cientos de años atrás? Aún más preocupante, si estos seres realmente existieron, ¿cuál sería la razón del Smithsonian para guardar esta información a la opinión pública, si de hecho se hubieran recuperado tan grandes y anómalos especímenes?

MICAH HANKS