¿SOBREVIVIRÁN NUESTROS DESCENDIENTES A LA DESTRUCCIÓN DEL UNIVERSO?

DV1Miles de millones de años a partir de ahora, el universo tal como lo conocemos dejará de existir. La buena noticia es, que nos da una gran cantidad de tiempo para prepararnos, y tal vez incluso encontrar una manera de engañar a la muerte cósmica. Aquí hay algunas maneras posibles en las que nuestros descendientes podrían sobrevivir a un apocalipsis cosmológico.

El universo, al igual que los organismos que viven dentro suyo, es una entidad mortal. Nacido en el Big Bang, con el tiempo se conoce su destino a través de un proceso igualmente catastrófico, ya sea en forma de un Big Rip, un Big Crunch, o una congelación eterna. En cualquier caso, toda la vida tal como la conocemos se extinguirá.

A menos, por supuesto, que nuestra descendencia muy avanzada pueda encontrar una manera de escapar de los confines del cosmos, o más radicalmente, cambiar las reglas del juego cosmológico.

La construcción de un universo subyacente

"En, a través de ... y más allá." El Agujero Negro (1977) de Disney: una buena idea, pero mal ejecutado.
“En, a través de … y más allá.” El Agujero Negro (1977) de Disney: una buena idea, pero mal ejecutado.

Nuestros tatara-tatara-tatara bisnietos, muchas veces, podrían dejar nuestro universo actual, migrando a un “universo subyacente” natural o creado artificialmente. Una civilización futura vincularía el nuevo universo al antiguo con un agujero de gusano, y lo utilizarían como espacio de vida, para la computación o para escapar de un viejo universo en descomposición.

Esto puede parecer extraño, pero esta idea ha sido explorada por algunos científicos serios, incluyendo físicos teóricos que toman la inmersión profunda ocasional en la teoría del agujero negro y la cosmología de la inflación.

El físico teórico Lee Smolin del Instituto Perimeter y el teórico sobre las cuerdas de Stanford Leonard Susskind han especulado que los universos generan otros universos en un proceso natural, evolutivo, conocido como la selección natural cosmológica (SNC). Argumentan que el cosmos no es sólo aleatoriamente ideal para el desarrollo y la proliferación de la vida inteligente, sino que de hecho nuestro universo puede haber evolucionado por ser así.

Smolin sugiere que los universos bebé se reproducen a través de los agujeros negros, y que nuestro universo no es más que un generador de agujeros negros glorificado. Hacer universos bebé a través de los agujeros negros es, pues, la “función de utilidad” del universo. Del mismo modo, la teoría de Susskind invoca a los agujeros negros, pero añade la naturaleza de la “inflación”, la fuerza que hace que el universo primitivo se expanda rápidamente.

Dado que los universos podrían surgir naturalmente de las singularidades de los agujeros negros, algunos teóricos han preguntado si podría ser posible que nosotros construyamos nuestros propios universos “subyacentes”. El proceso de crear artificialmente universos fue propuesto por primera vez por los físicos teóricos Edward Fahri y Alan Guth en 1987. Escribiendo en The New York Times, Malcolm W. Browne explica:

…Guth compara el universo en el que vivimos a la superficie bidimensional de una esfera que, debido a su inmenso tamaño, nos parece ser casi perfectamente plana. Hay circunstancias, dice, en el que un ”aneurisma” podría desarrollarse en esta superficie, una región en la que el espacio y el tiempo bombean como un tumor, con el tiempo pellizcándose a sí mismo fuera de su matriz en un nuevo universo.

Para un observador hipotético en el interior del bulto, las condiciones podrían inicialmente asemejarse a los de la explosión del Big Bang del que se piensa que nuestro propio universo podría haber surgido. Pero para los observadores en nuestro propio universo, dijo el Dr. Guth, el aneurisma simplemente se parecería a un agujero negro – un objeto supermasivo cuya gravedad inmensa impide el escape, incluso de la luz. Después de una cierta cantidad de tiempo el agujero negro se evaporaría, sin dejar rastro del lugar donde había nacido un nuevo universo.

Pero una vez que el bulto se separa del universo anfitrión, existirá el nuevo universo en un continuo espacio/tiempo totalmente separado. Cualquier comunicación entre los dos universos sería imposible.
dv3
En su artículo, “An Obstacle to Creating a Universe in the Laboratory”, Guth y Fahri tímidamente conceden que una enorme cantidad de densidad de energía tendría que ser adquirida para que esto suceda. Como escriben los autores en su artículo, “La exigencia de una singularidad inicial parece ser un obstáculo insuperable para la creación de un universo inflacionario en el laboratorio.”

Como señala Guth en el artículo del NYT, “Este logro está, obviamente, mucho más allá de nuestra tecnología, pero alguna civilización avanzada en un futuro lejano podría… bueno, nunca se sabe. Por lo que sabemos, nuestro propio universo puede haber comenzado en el sótano de alguien.”

Más alentador, el filósofo Nick Bostrom y el cosmólogo Milan M. Ćirković sacaron un documento en 2000 argumentando que una civilización avanzada en realidad podría ser capaz de no sólo participar en este tipo de ingeniería del universo, pero también podría ser capaz de transferir información directamente en este universo bebé. Esta información puede incluir concebiblemente a las mentes subidas o cargadas, lo que haría a la perspectiva de la inmortalidad muy tentadora, por cierto.

Transcension
dv4
Y no es una locura imaginar que podríamos enviar nuestras mentes a través de un agujero negro, una vez que se hayan subido a un ordenador.

Hace quince años, el físico Seth Lloyd argumentó que los agujeros negros son los dispositivos computacionales más densos y más eficientes, capaces de existir en nuestro universo. Su “última laptop” se compone de un kilogramo de materia comprimida encogida en un agujero negro absolutamente minúsculo. Debido a la radiación de Hawking, este motor computacional sólo durará una fracción de segundo (10-19 segundos para ser exactos), pero durante ese tiempo se llevaría a cabo sobre 1.032 operaciones en un 1016 bits.

Inspirado por esta idea y las de Smolin y Susskind, el futurista y teórico de los sistemas John Smart ha conectado la perspectiva de los universos bebé, ya sean naturales o artificiales, a la Paradoja de Fermi, es decir, la comprensión de que todavía tenemos que ver signos de inteligencias extraterrestres cuando deberíamos tenerlas ahora. Es concebible, dice, que toda la vida extraterrestre avanzada rechace su universo de origen, a favor de algo más interesante en el Más Allá. Smart llama a esto la hipótesis de la Transcension.

“Cuanto más estudiamos la historia universal, más se parece cada transición a una complejidad mayor, de las galaxias, de los planetas catalizadores de la vida, a los eucariotas, procariotas, a los seres humanos, a las ciudades, y ahora, a los ordenadores inteligentes, que se produce a través de un proceso que llamo de compresión STEM de la producción de la información”, dice Smart a io9.

Por “compresión STEM”, Smart se refiere a un proceso en el que los nuevos sistemas complejos son casi siempre los usuarios más densos y más eficientes del Espacio, Tiempo, Energía y Materia. Esto, a su vez, hace que la información, la complejidad y la inteligencia se desarrollen a un ritmo acelerado. Con el tiempo, estamos guardando más y más de nuestras cosas en espacios más pequeños, al tiempo que simultáneamente se hace un uso más eficiente de la información. Como resultado, la inteligencia siempre está corriendo al espacio interior, de los cuales hay dos tipos: el espacio interior y el espacio físico interno virtual.

“Nuestro destino es la densidad y la desmaterialización”, dice Smart.

Todo esto nos lleva de nuevo a la cuestión de nuestras perspectivas de supervivencia a largo plazo. Hay una posibilidad muy clara de que existirán nuestros descendientes posthumanos como seres digitales, los vástagos de las mentes subidas, o los productos de completamente nuevas mentes y tipos de mentalidades juntas. Fiel a la teoría de Smart, estas personas serían mucho más desmaterializadas e “inmortales” que los seres biológicos.

Pero ¿qué pasa con el futuro de la propia civilización humana?

“Si nuestras sociedades son cada vez más densas e informativas”, dice Smart, “y si sus almacenes de conocimientos básicos, si no sus cuerpos físicos, cada vez se verán como lo que los físicos llaman computronium (la materia de computación más densa y más eficiente disponible) entonces la hipótesis de la Transcension puede mantenerse para nuestro futuro, y la cuestión de lo que sucede a la información en los agujeros negros puede ser crítico para nuestra supervivencia a largo plazo”.

dv5Así que podríamos estar enviando a nuestros seres virtuales a través de un agujero negro, si la “teoría de la información del agujero negro” es correcta. Y el principio holográfico también ofrece algunas pistas sobre cómo esto podría suceder realmente. Pero Smart dice que quedan muchas preguntas.

“Si todas las civilizaciones universales en última instancia trascienden a los agujeros negros mientras nuestro universo muere, ¿vamos a ser como “semillas” de información o como entidades conscientes?”, se pregunta. Su preocupación es que, como una persona instanciada en medio de ser teletransportada en un transportador de Star Trek, una mente digitalizada podría terminar existiendo como pedazos inútiles de datos que flotan en el éter cosmológico por una eternidad.

“Los agujeros negros podrían por tanto ser algún tipo de soporte máximo de grabación denso y un transportador universal de inteligencia”, dijo a io9. “Si es así, ¿un transportador hacia dónde? ¿Para el multiverso, para encontrarnos con una miríada de otras civilizaciones y comparar lo que hemos aprendido? ¿Para otro universo, reiniciando nuestro ciclo de vida?”

Cambio de las reglas del juego
dv6
Si nuestra distante descendencia no puede encontrar una existencial “puerta de escape”, ya sea hacia un agujero negro o un nuevo universo, entonces puede ser que les incumba encontrar otra, incluso soluciones más radicales. La otra opción es cambiar las reglas del juego cosmológico y cambiar la estructura misma del Universo mismo. Al final, la inteligencia puede llegar a ser la fuerza más poderosa en el Universo.

La idea de que la inteligencia no es un aspecto aislado o epifenómeno del Universo no es nueva.

El filósofo jesuita, teólogo y científico Pierre Teilhard de Chardin creía que la humanidad era mayor que la suma de sus partes, y que algo profundo esperaba a nuestra especie en el futuro. Fiel a sus sensibilidades cristianas, Teilhard no estuvo de acuerdo con la convención científica de clasificar el animal humano de acuerdo a nuestras características físicas, que nos relega a una especie pequeña en todo el orden de los primates.

Teilhard observó que prácticamente todos los animales no humanos muestran una asombrosa capacidad de adaptarse a su entorno, mientras que los humanos han aprendido a fabricar herramientas que realmente nos separan de nosotros mismos. Con el establecimiento de la lengua escrita, las bibliotecas, y las poderosas herramientas de la comunicación, los humanos tuvieron saltos gigantescos que excedieron sus limitaciones físicas de manera dramática. La humanidad, pensó Teilhard, estaba en el proceso de convertirse en un organismo único con un único sistema nervioso, que extendía cada vez más su dominio sobre el planeta. Tomó el concepto de ir un paso más allá de la biosfera, dando lugar al concepto de la “noosfera”. Teilhard no vio ninguna razón para que el alcance de la humanidad no pudiera extenderse aún más que eso, inspirando a los filósofos, los futuristas y los científicos que siguieron en su despertar.

De hecho, la Tierra ha entrado recientemente en una nueva era geológica, una conocida como el “Antropoceno”. Los científicos finalmente han reconocido que la inteligencia humana es la fuerza de la naturaleza en sí misma, una que está remodelando el planeta, tanto para lo bueno y para lo malo. En el futuro, no hay razón para creer que la inteligencia no continuará modelando su entorno, ya sea un planeta o un cúmulo estelar completo.

dv9En The Age of Spiritual Machines, el futurista Ray Kurzweil especula que las características del universo no pueden ser fijas, y que la inteligencia en última instancia permea el universo y decide el destino del cosmos. Él escribe:
¿Entonces terminará el universo en un big crunch, o en una expansión infinita de estrellas muertas, o de alguna otra manera? En mi opinión, el principal problema no es la masa del universo, o la posible existencia de antigravedad, o de la llamada constante cosmológica de Einstein. Más bien, el destino del universo es una decisión que aún no se ha hecho, una que vamos a considerar de forma inteligente cuando sea el momento adecuado.

La inteligencia, predice Kurzweil, con el tiempo llegará a ser más poderosa que cualquiera de las grandes fuerzas “impersonales” de universo.

El biocosmos egoísta
dv7
El teórico de la complejidad James Gardner llevó esta idea a su extremo más alejado, con el argumento de que la naturaleza amistosa con la vida del universo puede ser explicado como el resultado predecible de los procesos naturales, incluyendo la vida y la inteligencia.

De acuerdo con su teoría del “biocosmos egoísta“, “la aparición de la vida y de formas cada vez más consumadas de la inteligencia está indisolublemente ligado al nacimiento físico, la evolución, y la reproducción del cosmos.” En otras palabras, existe la inteligencia en el Universo no por accidente ; más bien, es una fuerza deliberada e intencionada de la naturaleza.

Una consecuencia de la teoría de Gardner sería que la vida inteligente crea nuevos universos y sus propios sucesores. Podemos o no ser capaces de sobrevivir a la destrucción del universo, dice Gardner, pero nuestra descendencia vivirá en otro lugar. Él escribe:
[Nosotros] y otros seres vivos somos parte de una vasta comunidad transterrestre aún por descubrir, de vidas e inteligencias distribuidas en miles de millones de galaxias e incontables parsecs que participan colectivamente en una misión portentosa de importancia verdaderamente cósmica. Bajo la visión del biocosmos, compartimos un destino común con la comunidad para ayudar a dar forma al futuro del universo y transformarlo de una colección de átomos sin vida en una gran mente, trascendente.

La teoría de Gardner es interesante en que se aplica el Principio Antrópico Fuerte -la idea filosófica que las leyes del cosmos hacen que la vida no sólo sea posible, sino inevitable-, de tal manera que la vida misma se convierte en responsable de la presencia misma del universo.

Tanto Kurzweil y Gardner acuerdan en que la inteligencia avanzada se extenderá hacia el cosmos y convertirá la materia en una forma más utilizable. Pero mientras Kurzweil admite que la inteligencia no puede migrar más allá de sus confines galácticos locales, Gardner especula que la vida inteligente de alguna manera encontrará una manera de diversificar su actividad “a través de miles de millones de galaxias.”

El universo en constante despliegue
dv8
Pero la paradoja de Fermi podría sugerir lo contrario. Un llamado Gran Filtro puede ser, en efecto, que se oponga a que la vida inteligente avance más allá de cierto nivel de desarrollo. Y se podría argumentar que las leyes del universo, como se está estableciendo actualmente, en realidad evitarían que la vida avance a una fase futurista de viajes espaciales e ingeniería aplicada al universo.

Por improbable que parezca, sin embargo, la situación cosmológica podría cambiar miles de millones de años a partir de ahora. De manera similar a cómo nuestro sistema solar fue caótico y groseramente inhabitable durante miles de millones de años, el Universo puede asimismo ser “más seguro” y más hospitalario hacia las superinteligencia en el futuro lejano de lo que es hoy. Una vez alcanzado ese estadio de desarrollo, puede que no hayan límites a lo que las civilizaciones superinteligentes podrían hacer para asegurarse sus propias perspectivas a largo plazo.

Tristemente, es justo preguntarse si nuestra civilización no se presentó muy temprano en la historia del universo, para tomar ventaja de esta oportunidad para darle forma.

GEORGE DVORSKY IO9

Modificado por Orbitaceromendoza

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s