ENCUENTRO CON VALLÉE: DE LOS OVNIS A LAS MANIS (Manifestaciones Alquímicas No Identificadas)

RED PILL JUNKIE    La semana pasada mis amigos Darren y Graham, anfitriones del podcast Grimerica Show, me regalaron lo que es probablemente el mayor honor que un aficionado OVNI puede recibir: una oportunidad para entrevistar al Dr. Jacques Vallée, el investigador más renombrado en el campo.

De hecho tuve la oportunidad de conocer al Dr. Vallée en persona el año pasado, y conversé con él en compañía de mi buen amigo y colega Greg Bishop -puedes leer sobre ello aquí-, pero esta nueva oportunidad fue claramente diferente. Para empezar, en aquella ocasión dejé que Greg hablara la mayor del tiempo, ya que la principal excusa que tuvimos para reunirnos con el honorable astrónomo y científico informático fue entregarle una copia del libro de mi amigo, ¡It Defies Language! Estaba demasiado “deslumbrado” e intimidado por estar en presencia de tal leyenda. Además, esa había sido una conversación privada alejada de cualquier escrutinio público; como sabía que Vallée rara vez aceptaba entrevistas en estos días debido a su apretada agenda, tuve que prepararme una lista de buenas preguntas para él -el tipo de preguntas que rara vez se hacen en programas como Coast to Coast, si sabes a lo que me refiero-, que consulté con unas pocas personas cuya opinión sobre el tema OVNI valoro enormemente.

Hice mi tarea con diligencia, pero sin embargo la noche anterior a la entrevista estaba comprensiblemente nervioso, y no pude dormir hasta pasadas las 3 de la mañana. Traté de calmarme viendo Star Trek Generations, que había sido lanzado recientemente en Netflix, y la película me recordó mi amor olvidado por la serie de los 90’s ST: TNG y mis años universitarios; de cómo al mismo tiempo estaba empezando a hacer uso de los ordenadores en mi universidad para acceder a la Internet temprana con el fin de leer los foros monocromáticos de Ovnis, volvería a casa y trataría de no perderme las aventuras del Capitán Jean Luc Picard y la tripulación del USS Enterprise en la televisión por cable; de cómo me uniría a ellos en sus viajes en mi imaginación, y soñaría con la Frontera Final …

Es justo decir que por aquel entonces todavía estaba profundamente atrincherado en la Hipótesis Extraterrestre como la “mejor” solución para el dilema de los ovnis, y aunque mis pensamientos sobre el fenómeno han evolucionado dramáticamente en los últimos veintitantos años, decidí esa noche, por puro capricho, que empezaría a volver a ver toda la serie de The Next Generation, disponible en su totalidad en la plataforma de Netflix.

(Menciono esta anécdota aparentemente trivial por razones que resultarán claras más adelante, queridos colegas…)

Llegó la noche de la entrevista, y mis amigos de Grimerican tuvieron la amabilidad de permitirme ‘estar al frente’ de la discusión durante la mayor parte del tiempo que tuvimos el Dr. Vallée (pueden escuchar el episodio aquí). Grimerica Show se enorgullece de no tratar de copiar el anticuado modelo de radio, por lo tanto, no tiene patrocinadores o interrupciones comerciales, y los chicos han aprendido la delicadeza de dejar que sus invitados hablen y tratan de cortar lo menos posible. Este formato informal de podcast tiene sus pros y sus contras: las desventajas son que de la larga lista de preguntas que había preparado, creo que solo logro cubrir menos del 15% de lo que quería preguntarle a Vallée; los pros son que la conversación entró en avenidas que no había esperado ni anticipado. En absoluto.

Hay muchas cosas que cubrimos en la hora y media aproximada en la que tuvimos al Dr. Vallée en línea, pero el verdadero meollo de la conversación ocurrió cuando comenzamos a discutir lo que él llama ‘muestras físicas’, y la investigación que ha estado tratando de hacer con ellas. En primer lugar, hizo la distinción entre dos tipos diferentes de muestras relacionadas con la pregunta OVNI: existen los llamados “implantes extraterrestres” que se popularizaron a finales de los 90 gracias al trabajo del fallecido doctor Roger Leir; fue sorprendente escuchar al Dr. Vallée admitir cómo, después de ser muy escéptico inicialmente sobre la naturaleza de los objetos extraños que se extraen de los cuerpos de presuntos abducidos, justificadamente, dado que los dermatólogos están familiarizados con todo tipo de cuerpos extraños que se alojan inofensivamente bajo de la piel, de los que los pacientes no tendrán ningún recuerdo de cómo llegaron allí si tuvieron un incidente a una edad temprana; ahora está convencido de que algunos de estos implantes merecen un mayor escrutinio.Tal vez fue Jeremy Corbell y el trabajo que hizo con Leir justo antes de morir lo que provocara que Vallée cambiara su opinión, pero en cualquier caso fue refrescante una vez más corroborar que la razón por la que el Dr. Vallée es excepcional en este campo es porque no tiene miedo a reinventarse a sí mismo y cambiar de opinión sobre el fenómeno de vez en cuando; a diferencia de la mayoría de los investigadores que pueden comenzar presentando una teoría o caso interesante, y luego pasan el resto de su carrera DEFENDIENDO su posición frente a cualquier tipo de desacuerdo y crítica; pero una vez más, eso es lo que hacen los buenos científicos cuando se les presentan nuevos datos.

Las otras muestras que le interesan al Dr. Vallée, y en las que ha estado centrándose más recientemente, son lo que él llama Ejecta: trozos de escoria de metal supuestamente expulsados ​​por un OVNI en circunstancias inusuales, -como si el objeto sufriera algún tipo de ‘mal funcionamiento’ o pasara por algún tipo de problema-, y ​​luego el material ‘goteara’ hacia el suelo a temperaturas muy altas, que luego será recogido por el desconcertado testigo después de que se enfríe para guardarlo como un recuerdo curioso.

El Dr. Vallée mencionó el famoso caso Ubatuba de Brasil, que salió a la luz en 1957, pero para el campo OVNI de habla inglesa tal vez un ejemplo más reconocible sería el controvertido caso de Maury Island, que fue investigado por Kenneth Arnold y finalmente llevó a la muerte de dos miembros de la Fuerza Aérea mientras recuperaban una caja que contenía muestras de la escoria expulsada por un platillo volante.

Ese tipo de muestras habían sido analizadas hace décadas, tanto por la Fuerza Aérea como por investigadores independientes como el Prof. Sturrock de la Universidad de Stanford, y en varios laboratorios en Francia. En el caso de las muestras de Ubatuba, los investigadores descubrieron que estaban compuestas de magnesio de un nivel muy alto de pureza, lo que las hacía inusuales … pero no necesariamente convincentes si lo que estaban buscando era un elemento químico nuevo, -algo no es de este Tierra-, lo que probaría que los ovnis serían naves interplanetarias. Con el tiempo, tanto los fanáticos de los ovnis como los escépticos se olvidaron del material de eyección, que permaneció oculto en los cajones o armarios de los testigos aún desconcertados.

El tipo de equipo de espectrómetro que el Prof. Sturrock usó en su análisis es muy costoso y los investigadores universitarios lo utilizan constantemente. Lo que el Dr. Vallée ha estado haciendo pacientemente es recoger muestras que se le han proporcionado de casos de ovnis menos publicitados, y acudir a sus asociados en Silicon Valley, donde tienen espectrómetros más nuevos, más pequeños y asequibles.

“Encontramos algo muy curioso”, nos dijo. Al analizar las proporciones de isótopos de estas muestras de minerales, descubrieron que no se ajustaban a las proporciones terrestres esperadas, ni a las extraterrestres exhibidas por objetos meteóricos. En otras palabras, casi parecía como si los isótopos hubieran sido rediseñados, separándolos y otorgándoles una proporción exótica solo para reintroducirlos en la aleación de metal por alguna razón desconocida.

La separación de isótopos del uranio se realizó por primera vez en el proyecto Manhattan, pero separando los isótopos de metales “ordinarios” como el magnesio. Eso aún costaría millones de dólares, según Vallée. Pero incluso si pudieras hacerlo, ¿POR QUÉ lo harías, de todos modos?

Recientemente Vallée ha estado haciendo presentaciones en conferencias, y también ha dado entrevistas de radio en las que ha tratado de explicar este divertido negocio de isótopos, pero supongo que nadie realmente le ha prestado la atención necesaria. Quizás sea de esperar; después de todo, la mayoría de las personas interesadas en el fenómeno OVNI no son científicos o metalúrgicos, ¡incluyéndome a mí! Así que hablar de razones químicas se vuelve enseguida demasiado seco y técnico, y no es realmente lo que quieres escuchar de un hombre como el Dr. Vallée, ¿verdad? Quieren hablar de casos extraños, clásicos, el lamentable estado del campo de los ovnis en el siglo XXI -¡Tom DeLonge! – o sobre el tipo de actividad reportada dentro del famoso rancho Skinwalker, ¿no? En otras palabras, ¡la “actualidad” que mis buenos amigos a los que Ben y Aaron les encanta discutir en su podcast de Mysterious Universe!

Pero entonces me golpeó.

Esperé a que el Dr. Vallée terminara de hablar sobre cómo él y sus colegas están dispuestos a compartir sus muestras con quien quiera llevar a cabo sus propios experimentos, y yo salté con entusiasmo a preguntarle: “¿Estás diciendo que estos resultados sugieren que estamos tratando con una agencia no solo capaz de manipular el continuo espacio-tiempo -como tú y otros investigadores han documentado en muchos casos- sino TAMBIÉN capaz de transformar la energía en materia , ¿y viceversa?”

Casi salté de mi silla cuando me respondió con un resonante “¡Oh, sí!”

Y fue aún más lejos, especulando sobre cómo esto tiene más que ver con el supuesto ‘encubrimiento’ de la realidad OVNI por parte del gobierno de EE. UU., que con cualquier plan nefasto de la supuesta ‘civilización disidente’ o nuestros señores supremos ‘Illuminati’. Si asumimos que de hecho el gobierno recuperó platillos estrellados ​​u otro tipo de material a lo largo de los años, el encubrimiento podría haber tenido sentido en los años 50 si lo que intentaban era encontrar el secreto del ‘sistema de propulsión alienígena’ antes que los soviéticos. El Dr. Vallée cree firmemente que, como contribuyentes, el pueblo estadounidense tendría derecho a exigir una respuesta a aquellos que podrían haber mantenido estos objetos recuperados en secreto durante tanto tiempo.

Pero … ¿y si ellos aún no tienen una respuesta?

Imaginemos que los poderes fácticos han logrado recuperar 10, 50 o incluso 100 platillos estrellados. Descubren cómo abrirlos, solo para encontrarlos … vacíos. Sin sala de control, sin sistema de guía. Ni siquiera un motor o una fuente de poder discernible. Para nosotros, eso no tendría ningún sentido, de la misma manera que alguien que viviera en el siglo XVIII encontraría uno de nuestros automóviles igualmente absurdo; ¡abrirían el capó tratando de encontrar dónde está escondido el caballo!

No solo eso, sino que tampoco pueden aprender nada del hardware ‘alienígena’, porque tarde o temprano descubren lo que Vallée y sus colegas están descubriendo: que está compuesto de ‘materiales mundanos’. No hay Unobtanium o Vibranium para replicar para su I + D militar, y en ninguna parte para conocer el propósito detrás de esta reingeniería “absurda”.

Entonces … la comprensión bastante perspicaz que se mencionó durante la entrevista, ¿eh? A decir verdad, no me puedo dar palmaditas en la espalda por ello, y aquí es cuando volvemos a la “trivial” anécdota que mencioné al principio de este artículo. ¿Recuerdas que había decidido volver a ver ST: TNG en Netflix la noche antes de la entrevista? [¡Spoilers!] Ocurre que en los dos episodios piloto de la primera temporada ( Encounter at Farpoint ) el Enterprise encuentra un misterioso objeto -que inicialmente tiene el aspecto clásico de un platillo volador, BTW- y al final descubren que no están lidiando con un ‘recipiente’ lleno de alienígenas hostiles, sino con una entidad viviente capaz de manipular la realidad y ‘manifestar’ cualquier tipo de objeto a la existencia por puro pensamiento, de una manera similar a los ‘replicadores’ a bordo del Enterprise que fueron utilizados para convertir la energía en materia.

¿Sincrónico? Quizás no sea así. Pero al menos bastante afortunado

Pero volvamos a la entrevista de Vallée. Las implicaciones de este hallazgo, si él y otros investigadores lo confirman con éxito -y nos recuerda que aún no están listos para publicar sus resultados- son asombrosos. Más de cien años después del año en que Albert Einstein escribiera la ecuación de física más famosa del mundo (E = mc2), cualquier niño de la escuela primaria sabe que los átomos que forman la materia ordinaria se pueden dividir, y el proceso libera una enorme cantidad de energía. Este poder no solo es la base de la energía de fisión, sino que también es la razón por la cual nuestro clima geopolítico actual se está volviendo cada vez más … interesante, en el sentido chino de la palabra.

¿Pero invertir la ecuación y convertir la energía pura en materia? Eso todavía permanece en el dominio de la física teórica. Y, sin embargo, los antiguos precursores de nuestros científicos modernos ya tenían un nombre para dicho proceso: TRANSMUTACIÓN.

Los hombres que usaban esa palabra eran tan inteligentes como cualquier graduado del MIT; simplemente no tenían computadoras o grandes colisionadores de hadrones con los que trabajar, sino recipientes y retortas. Tampoco escribieron sus hallazgos usando ecuaciones matemáticas, sino que confiaron en símbolos arcanos entrelazados con el mito y la astrología, para proteger sus descubrimientos de la competencia o la mirada peligrosa de la Iglesia. Estos hombres eran alquimistas , siguiendo una tradición filosófica tan antigua que sus orígenes se perdieron en las arenas del tiempo.

En nuestros tiempos, la Alquimia no se considera más que una “proto-ciencia”, y aunque se atribuye a los alquimistas el fundamento básico sobre el que se erigieron los edificios modernos de la Química y la Física, todavía se los considera necios supersticiosos que desperdiciaron su vida en búsqueda de una sustancia imposible llamada ‘lapis’ o Piedra Filosofal, -algunos científicos incluso se regodean con el hecho de que con nuestro moderno equipo han logrado los sueños más descabellados de los alquimistas de ‘convertir el plomo en oro‘.

Pero el verdadero propósito de la Gran Obra era mucho más complicado que eso: no era la mera transmutación de los metales básicos, sino la transformación del Alquimista mismo. En la tradición occidental esotérica, los filósofos hablaban de la quintaesencia, el “éter” celestial o sustancia divina, diferente de los elementos comunes de la Tierra, el viento, el agua y el fuego. El éter era el “aire puro” que respiraban los dioses, y es del que se suponía que los cuerpos celestes estaban compuestos, similar al Akash hindú y otras tradiciones místicas. Sin la quintaesencia, ninguno de los otros elementos podría existir.

¿Podríamos usar un término diferente para describir este antiguo término alquímico, para hacerlo más accesible a nuestro pensamiento moderno? ¿Qué tal … la Matrix?

Vamos a especular sobre cómo una posible inteligencia (o grupo de inteligencias) puede “manipular la matrix” para manifestar lo que necesiten, donde y cuando quieran; ya sea una embarcación de metal … o un cuerpo, en caso de que necesites interactuar con los nativos por la razón que sea.

Los revolucionarios sistemas de propulsión y los materiales exóticos dentro de un OVNI solo tienen sentido desde la perspectiva de una nave alienígena que vino de otro lugar y llegó a nuestro planeta. Pero cuando juegas un videojuego de computadora, tú (el jugador) no necesitas ‘insertar’ nada en el sistema virtual, y ciertamente no necesitas ser físicamente transportado a ese reino digital. Aprietas unos botones y ¡Voilá! ‘engendras’ un avatar digital para interactuar con el entorno del juego. Y en algunos juegos también puedes manifestar todo tipo de sistemas de transporte. Esos transportes se componen de los mismos 1 y 0 que componen todo en el paisaje sintético, y los programadores no necesitan simular cada pequeña complejidad o componente en el vehículo para que funcione, ya que tienen acceso directo al ‘código fuente’ que controla la dinámica de todo el juego.

¿Absurdo? No, si estás dispuesto a aceptar las suposiciones del Dr. Vallée, y las mías, de que nuestro continuo espacio-tiempo es solo un subconjunto de una Realidad más grande, de la cual puede emanar el fenómeno OVNI. Y si eso te recuerda mucho al antiguo gnosticismo, querido colega, es porque lo es, -el mismo Dr. Vallée lo admitió también durante la entrevista.

Sé muy bien que todas estas especulaciones descabelladas han ido más allá de lo que Jacques Vallée y sus colegas podrían estar cómodos apoyando, y es cierto que lo que están descubriendo abre MÁS preguntas que las respuestas que puede proporcionar. Pero una cosa es segura: cuando se compara con la noción de manifestaciones alquímicas no identificadas (MANIS) invocadas por inteligencias capaces de controlar la Matrix de nuestra propia existencia, la HET (hipótesis extraterrestre) suena sumamente pintoresca … y aburrida.

Así que aquí está la esperanza de que Vallée se las arregle para involucrar a algunos expertos de Silicon Valley en su investigación (¡ejem, ejem! Elon Musk). Y si conoce a alguien que puede estar en posesión de posibles restos expulsados ​​por un OVNI, no se sienta molesto si un caballero francés de buen aspecto le pregunta al respecto. No seas duro con él y dale un poco de escoria.

RED PILL JUNKIE                       The Daily Grail

Un comentario en “ENCUENTRO CON VALLÉE: DE LOS OVNIS A LAS MANIS (Manifestaciones Alquímicas No Identificadas)

  1. Pingback: JACQUES VALLÉE Y EL MISTERIO DE LAS “ALEACIONES EXTRATERRESTRES” – Libertaliadehatali's Blog

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s